Receptores cannabinoides: clave para comprender los efectos del cannabis

receptores cannabinoides

¿Qué son los receptores cannabinoides?

Los receptores cannabinoides son unos componentes de la pared de las células que interactúan con los cannabinoides. Estos receptores están involucrados en la transmisión de señales y desempeñan un papel crucial en los efectos y las propiedades terapéuticas de los cannabinoides, incluido el cannabidiol o CBD y el tetrahidrocannabinol o THC. Al unirse a los receptores cannabinoides, los cannabinoides pueden modular diversas funciones fisiológicas y bioquímicas en el cuerpo humano.

Estos receptores forman parte del sistema endocannabinoide, junto con los cannabinoides y las enzimas cannabinoides.

Es posible que nunca hayas oído hablar de los receptores celulares o que te suenen vagamente de las clases de biología en el instituto. Sin embargo, comprender los receptores cannabinoides es fundamental para entender ciertas noticias sobre el cáñamo y la farmacología cannábica. A continuación, te explicaremos qué son, cómo funcionan y qué efectos tienen los diferentes tipos de receptores cannabinoides.

Definición de receptores cannabinoides

Los receptores de cannabinoides son proteínas de la membrana celular a las cuales se unen los cannabinoides. Su función es activar el sistema endocannabinoide y producir todos sus efectos.

Sin los receptores cannabinoides, ni el CBD, ni el THC, ni ningún otro cannabinoide tendría efectos en el organismo. Por lo tanto, son una parte esencial del sistema endocannabinoide.

Este sistema desempeña un papel esencial en numerosos procesos fisiológicos, como la modulación de la liberación de neurotransmisores, la regulación de la percepción del dolor y la función cardiovascular. Los receptores cannabinoides son fundamentales para el funcionamiento de este sistema.

Funciones de los receptores cannabinoides

Los receptores cannabinoides presentan una estructura específica que les permite unirse a los cannabinoides. Puedes imaginarlos como cerraduras en las membranas de las células, que solo pueden abrirse mediante las “llaves” adecuadas, que son los endocannabinoides producidos por el cuerpo.

También se ha descubierto que los cannabinoides del cannabis actúan como llaves, activando estos receptores cannabinoides. Cuando los receptores cannabinoides se activan, se producen diversos cambios en nuestro organismo que dan lugar a los múltiples efectos de los cannabinoides.

Importancia de los receptores de cannabinoides

Los receptores cannabinoides son de gran importancia en la investigación de los efectos de los cannabinoides. Dependiendo del tipo de receptor que se active, los cannabinoides tendrán diferentes efectos. Esto marca la diferencia entre un cannabinoide como el THC y otro como el CBD. Aunque ambos son psicoactivos y afectan al sistema nervioso central, solamente el THC tiene efectos psicoactivos significativos, mientras que el CBD no coloca.

Además, cada vez se conocen más sustancias que modifican los efectos de los cannabinoides al actuar sobre los receptores cannabinoides. Estas sustancias pueden potenciar o bloquear los efectos de los cannabinoides. Por ejemplo, se habla de las sinergias entre terpenos y cannabinoides en el aceite de CBD de espectro completo. Otro ejemplo interesante es cómo el CBD reduce la toxicidad del THC.

Es decir, los cannabinoides no actúan solos: sus efectos son el resultado de una compleja interacción entre receptores cannabinoides, enzimas y los propios cannabinoides. Los receptores cannabinoides, tanto CB1 como CB2, desempeñan un papel importante en el organismo y son responsables de los diferentes efectos de los cannabinoides. ¡E aquí el apasionante mundo de los receptores de cannabinoides y todo lo que implica sobre el sistema endocannabinoide!

Tipos de receptores cannabinoides

Existen dos tipos principales de receptores cannabinoides: CB1 y CB2. La complejidad del tema de los receptores cannabinoides recae en que cada tipo de receptor está distribuido en el organismo de diferente forma, y cada uno se encarga de funciones distintas (1).

Receptores cannabinoides CB1

Los receptores cannabinoides CB1 se encuentran principalmente en el cerebro y están estrechamente relacionados con los efectos psicoactivos del THC.

Los receptores cannabinoides del tipo CB1 se encuentran distribuidos principalmente en el cerebro, pero también en muchas otras partes del cuerpo.

Se distribuyen en diversas regiones cerebrales (como el hipocampo, los ganglios basales, el córtex, el cerebelo y otras regiones tanto del telencéfalo como del diencéfalo), y también se encuentran en otros órganos y tejidos del cuerpo como adipocitos (células grasas), el hígado, los pulmones, el tejido muscular liso del tracto digestivo, las células beta pancreáticas (responsables de la liberación de insulina y la regulación de la glucosa en sangre), el endotelio vascular (el que recubre nuestras arterias y venas), así como los órganos reproductores, en el sistema inmunitario y en los nervios sensoriales periféricos y los nervios simpáticos de otras partes del cuerpo.

Los receptores cannabinoides CB1 parecen implicados en actividades biológicas relacionadas con el sistema cardiovascular, gastrointestinal y sobre el hígado. Concretamente, en el hígado, influye sobre la lipogénesis de novo (3). Además, parecen tener un papel importante sobre la sensación de dolor, la memoria olfativa y la respuesta al estrés (4567). Estos receptores también son los responsables de los efectos euforizantes y anticonvulsivos del cannabis.

La presencia de receptores cannabinoides CB1 en el sistema cardiovascular explicaría uno de los efectos secundarios más conocidos producidos por el THC: la lipotimia. La lipotimia es una pérdida de conciencia breve que se produce cuando disminuye el riego sanguíneo al cerebro, y se puede producir por fumar mucha marihuana, al ejercer el THC un efecto sedante sobre las paredes de los vasos sanguíneos (con muchos receptores CB1).

El sistema digestivo contiene receptores cannabinoides CB1 y CB2, lo que explicaría el uso del cannabis medicinal en casos de anorexia.

Por otra parte, la presencia de receptores cannabinoides CB1 y CB2 en los órganos digestivos, que regulan la absorción de nutrientes y el equilibrio energético, explican algunos de los efectos terapéuticos de los cannabinoides. El THC es ampliamente reconocido en medicina por inducir un aumento del hambre y por ello es utilizado en tratamientos para combatir la anorexia y enfermedades debilitantes como el VIH y el cáncer.

Receptores cannabinoides CB2

Por otro lado, los receptores cannabinoides CB2 se localizan principalmente en el sistema inmunológico y en tejidos periféricos, incluido el sistema endocannabinoide de la piel. Estos receptores están asociados con propiedades antiinflamatorias y pueden tener un papel en el alivio del dolor y la modulación de la respuesta inmune.

Los receptores CB2 se encuentran en tejidos periféricos, sobre todo en el sistema inmunitario, y se ha visto que tienen una fuerte capacidad para modular la respuesta de las células defensivas.

Concretamente, los receptores CB2 están presentes en las células de la médula ósea, timo, bazo, amígdalas, linfocitos T y B, monocitos, células NK, PMN y mastocitos; todos ellos, partes fundamentales del sistema inmune. La estimulación de los receptores CB2 se ha asociado sobre todo al alivio del dolor y a efectos antiinflamatorios.

El 71% de los receptores de cannabinoides CB2 han sido localizados en los ganglios linfáticos.

A diferencia de los CB1, los receptores CB2 están casi ausentes en el sistema nervioso central (SNC). Aunque se han detectado CB2 en las células gliales y los astrocitos del cerebro, su presencia en las neuronas no está clara. Investigaciones recientes sugieren que el receptor cannabinoide CB2 puede modular las emociones y estar relacionado con la esquizofrenia, la ansiedad, la depresión y la memoria.

CBD y receptores cannabinoides

En cuanto al CBD, aunque no se une directamente a los receptores cannabinoides CB1 o CB2, se ha descubierto que puede modular la actividad de estos receptores y de otros receptores relacionados (101112). Esto explica en parte por qué el CBD puede tener efectos terapéuticos diversos y cómo puede influir en la respuesta del organismo a los cannabinoides.

Cómo pueden interaccionar las sustancias con los receptores cannabinoides

Hay diferentes sustancias que actúan sobre los receptores cannabinoides. Estas interacciones pueden ser de diferentes tipos:

  • Agonistas naturales: Los endocannabinoides son los ligandos agonistas naturales de los receptores cannabinoides, porque son las sustancias fisiológicas o endógenas (que produce nuestro cuerpo) para las que está “diseñado” el receptor celular.
  • Agonistas: Los cannabinoides del cannabis y cannabinoides artificiales son ligandos agonistas de los receptores cannabinoides. Un agonista es una sustancia capaz de unirse a un receptor celular y provocar una acción determinada en la célula, generalmente similar a la producida por una sustancia fisiológica. Aunque los fitocannabinoides son estructuralmente muy distintos a los endocannabinoides, pueden unirse a sus mismos receptores. Esta unión puede ser total o parcial.
  • Moduladores alostéricos: Algunos cannabinoides (y otras sustancias, como los terpenos) pueden unirse parcialmente a un receptor, modificando la forma del receptor y su unión con los cannabinoides. Es lo que se denominan moduladores alostéricos. Los moduladores pueden ser positivos (aumentan la afinidad de los cannabinoides por el receptor, y potencian sus efectos) o negativos (disminuyen la afinidad de los cannabinoides por el receptor, y aminoran sus efectos).

El CBD es un ejemplo de modulador alostérico negativo del receptor CB1. Eso significa que su unión no activa el receptor, sino que disminuye su actividad. Por ello, el CBD disminuye los efectos psicoactivos del THC.

Receptores cannabinoides cb1 y cb2
Tipos de interacciones entre sustancias y receptores cannabinoides CB1 y CB2. Adaptado de fuente.
  • Antagonistas: Finalmente, existen los ligandos antagonistas de los receptores de cannabinoides, que son moléculas que bloquean el receptor, impidiendo que se unan los cannabinoides. Se trata de un sistema natural de autorregulación de las células, para limitar el exceso de activación de estos receptores, pero se puede usar también a nivel farmacológico para mitigar los efectos de los cannabinoides. Los antagonistas pueden ser competitivos (que compiten con los cannabinoides para unirse a los receptores) o no competitivos. También pueden ser reversibles o no…

Hasta aquí las principales interacciones con los receptores de cannabinoides. Similares interacciones ocurren también con los cannabinoides, y con las enzimas que los degradan. En este punto, el lector se podrá imaginar la complejidad de las investigaciones sobre nuevas sustancias cannabinoides…

En conclusión…

Los receptores cannabinoides son componentes clave en el sistema endocannabinoide y desempeñan un papel crucial en la modulación de funciones fisiológicas y bioquímicas en el cuerpo humano. Su distribución y funciones específicas, tanto en el cerebro como en el sistema inmunológico y otros tejidos, son fundamentales para comprender los efectos de los cannabinoides y su potencial terapéutico.

Preguntas frecuentes sobre receptores cannabinoides (FAQ)

¿Cuál es la diferencia entre los receptores cannabinoides CB1 y CB2?

La diferencia entre los receptores cannabinoides CB1 y CB2 se encuentra en su diferente distribución en el cuerpo y funciones. En general, los receptores cannabinoides CB1 se encuentran principalmente en el sistema nervioso central y desempeñan un papel importante en las funciones cerebrales y nerviosas, mientras que los receptores cannabinoides CB2 se encuentran principalmente en el sistema inmunológico y están asociados con la regulación de la respuesta inmunitaria y la inflamación.

¿Qué medicamentos afectan a los receptores de cannabinoides?

Los receptores de cannabinoides abren un nuevo enfoque farmacoterapéutico. Varios medicamentos han sido desarrollados para afectar los receptores de cannabinoides, como Sativex y Epidiolex, que contienen cannabinoides naturales y se utilizan para tratar la espasticidad y formas raras de epilepsia respectivamente. Otros medicamentos como Marinol y Cesamet contienen cannabinoide sintético y se utilizan para tratar náuseas, vómitos y estimular el apetito. Otro ejemplo fue el Rimonabant, un medicamento que actuaba como antagonista de los receptores cannabinoides CB1 y se utilizaba para el tratamiento de la obesidad y el síndrome metabólico. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios relacionados con la depresión y un mayor riesgo de suicidio, fue retirado del mercado. El uso de esta clase de medicamentos supone un desafío debido a la complejidad de la regulación de estos receptores en el cuerpo.

¿Existen otros receptores de cannabinoides además de CB1 y CB2?

Además de los receptores cannabinoides CB1 y CB2, se ha sugerido la existencia de otros tipos de receptores de cannabinoides en el cuerpo humano, como el receptor GPR55, GPR18 y GPR119. Estos receptores están siendo investigados en relación con funciones como la regulación del dolor, la respuesta inflamatoria y los procesos metabólicos. Sin embargo, su clasificación precisa y su interacción con los cannabinoides aún están en debate, se necesita más investigación para una comprensión completa de cómo los cannabinoides interactúan con el organismo y su potencial terapéutico. Este descubrimiento sugiere que el sistema endocannabinoide es más complejo de lo que se pensaba inicialmente y podría tener implicaciones en el desarrollo de nuevas terapias.

Laura Salas
I+D Cannactiva | Cosmetóloga Cannábica. Experta en cannabis y cosmética natural con CBD

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)