¿Qué es el THCA? Descubre sus Efectos  

THCA Molecula química del cannabinoide

El ácido tetrahidrocannabinólico, más conocido como THCA, es un compuesto que se encuentra en la planta de cannabis y que ofrece una variedad de propiedades y posibles beneficios terapéuticos distintos de su homólogo más famoso, el tetrahidrocannabinol (THC)

Hoy en Cannactiva explicamos qué es el THCA, examinando su origen, síntesis y en qué se diferencia de otros cannabinoides como el cannabidiol (CBD) y el THC.

¿Qué es el THCA?

El THCA es un cannabinoide precursor del THC, que se encuentra en las plantas de cannabis crudas, es decir, sin combustión o antes de aplicarles calor. 

Las variedades de cannabis más altas en THCA son las que tienen alto contenido de THC, ya que el THCA es la forma en la que el THC se encuentra en el cannabis. La concentración exacta puede variar según el cultivo y las condiciones de crecimiento.

El THCA no es psicoactivo, es decir, no induce el efecto euforizante típico del THC.

El THCA se convierte en el cannabinoide psicoactivo THC por acción del calor. Este proceso químico se conoce como descarboxilación o activación de los cannabinoides.
El THCA se convierte en el cannabinoide psicoactivo THC por acción del calor. Este proceso químico se conoce como descarboxilación o activación de los cannabinoides.

Formula del THCA

La fórmula química del THCA es C22H30O4.

Transformación del THCA en THC

El THC se encuentra en la planta del cannabis en forma de THCA. Popularmente, se dice que el THCA es la forma “inactiva” del THC, porque es su precursor.

El THCA se transforma en THC cuando se aplica calor. Por ejemplo, al encender un porro.  

El THCA se convierte en THC cuando se calienta a través de un proceso llamado descarboxilación, como al fumar o vaporizar cannabis. Por tanto, al encender un porro de cannabis, el calor convierte el THCA en THC psicoactivo. 

Mientras que el THCA no presenta psicoactividad, el THC sí produce efectos mentales. 

Esta transformación de THCA en THC también se produce eficazmente al vaporizar o al cocinar comestibles con marihuana (1). 

A pesar de que el THCA se convierte en THC mediante el calor aplicado en el procesamiento para el consumo de la marihuana, este proceso es parcial. Investigaciones han evidenciado la presencia de THCA en fluidos corporales, como en la sangre y la orina de usuarios de marihuana (2).

Origen y síntesis del THCA

El THCA se produce de forma natural en el cannabis, concretamente en los tricomas glandulares, esos pequeños cristales que recubren las hojas y flores de la planta, a través de una reacción enzimática que lo produce a partir del ácido cannabigerólico (CBGA).

Extracciones de THCA

La obtención de extractos de THCA implica métodos de extracción con solventes y cristalización. Inicialmente, se utiliza un solvente como butano, propano, o CO2 para obtener un producto concentrado en cannabinoides y terpenos. 

Posteriormente, mediante técnicas de purificación y separación, se elimina el solvente, obteniéndose concentrados de THCA. Este concentrado es sometido a un proceso de cristalización para formar cristales de THCA, llamados diamantes de THCA cuando se presentan en su forma más pura.

Los cristales se separan de la “salsa de terpenos”, resultando en extractos ricos en THCA puros o el cannabinoide aislado, listo para consumo mediante vaporización, dabbing, o incorporación en productos comestibles y tópicos. 

Diferencias entre THCA, CBD y THC

El THCA no es psicoactivo y no interactúa con los receptores CB1 del cerebro del mismo modo que lo hace el THC, por eso sus efectos son distintos. El THCA se encuentra en el cannabis que no ha sido combustionado o sometido a temperatura, y tiene propiedades terapéuticas únicas.

El THC es otro principio activo del cannabis que produce euforia y otros efectos psicoactivos. A diferencia del THCA, el THC activa directamente los receptores CB1 en el cerebro.

El CBD (cannabidiol) es otro cannabinoide no psicoactivo con una amplia gama de aplicaciones terapéuticas, distinta del THCA en su estructura química y efectos en el organismo.

¿Cómo se toma el THCA?

El THCA se encuentra en la forma cruda de la planta de marihuana. Al consumirse, en forma de vaporizaciones de cannabis o porros, el THCA se convierte en THC tras el calentamiento del cannabis, dejando sólo trazas de THCA en el producto final.

Además de en forma de cogollos, otra forma popular de consumirlo son los diamantes de THCA, o cristales de THCA puro, destinados al consumo vaporizado o fumado (en el que el THCA se convertirá en THC psicoactivo). Sin embargo, este producto solamente es legal en países donde la marihuana está legalizada, por ejemplo en algunos Estados de Estados Unidos.

También existen en el mercado gominolas con THCA, en algunos países donde es legal añadir cannabinoides en productos comestibles (no en la Unión Europea). 

¿Se puede fumar el THCA?

El THCA está presente en concentrados y cogollos de cannabis, en diferente cantidad, según la variedad. Al calentar (como al fumar), gran parte del THCA presente en el cannabis se convierte en THC, el compuesto psicoactivo. Particularmente, la marihuana tiene altas concentraciones de THCA, que cuando se fuma, se convierte en THC y produce los efectos mentales característicos.

¿El THCA da positivo en una prueba de drogas?

Dado que las pruebas de drogas estándar detectan THC, no THCA, es poco probable que consumir cannabis crudo que contenga THCA dé positivo en una prueba de drogas. Sin embargo, los productos con THCA, incluyendo concentrados y cannabis, habitualmente se consumen vapeados o fumados. Cualquier aplicación de calor o combustión, convertirá el THCA en THC, lo que representaría obtener una prueba positiva en test de drogas.

¿Cuál es la dosis óptima de THCA?

Hasta la fecha, no se han definido las dosis óptimas de THCA debido a la limitada investigación clínica existente. Los estudios disponibles se han realizado en cultivos celulares y modelos animales, cuyas dosis no son directamente trasladables al uso humano. La dosificación podría variar según el método de consumo y los objetivos buscados.

Efectos del THCA sobre el sistema endocannabinoide

El THCA interactúa con el sistema endocannabinoide de manera diferente que el THC. Aunque no se une de manera significativa a los receptores CB1 o CB2, puede afectar el sistema endocannabinoide y otras rutas celulares mediante su estructura molecular única. 

Aunque el THC ejerce su efecto psicoactivo al unirse a los receptores CB1 (3), se sugiere que el THCA también podría interactuar con estos receptores, sin embargo, se desconoce el porqué el THCA no produce la sensación de “subidón” (4).

Beneficios del THCA: Investigación actual 

Las investigaciones actuales indican que el THCA tiene el potencial de ser beneficioso en el manejo de diversas condiciones, tales como la inflamación, enfermedades neurodegenerativas, náuseas y ciertos tipos de cáncer. No obstante, se necesitan ensayos clínicos para profundizar en el entendimiento de la utilidad y efectividad terapéutica del THCA.

Estudios realizados en cultivos celulares (in vitro) sugieren que el THCA tiene propiedades útiles en el alivio de ciertas dolencias. Entre éstas, se destacan sus potenciales efectos antiinflamatorios (5), antieméticos (6), antitumorales (7, 8), moduladores del sistema inmunológico (9) y neuroprotectores (10).

Además, se ha observado que el THCA podría mejorar los síntomas relacionados con el síndrome metabólico vinculado a la obesidad (11) y ofrecer protección cerebral al activar receptores implicados en la protección de las neuronas (12).

Efectos secundarios del THCA

Dado que el THCA no es psicoactivo, generalmente se considera que tiene menos efectos secundarios en comparación con el THC. Sin embargo, las reacciones individuales pueden variar y se necesita más investigación para comprender completamente los posibles efectos adversos.

El consumo de concentrados, cristales o diamantes de THCA producirá los mismos efectos adversos que el THC, dado que mediante calentamiento, el THCA se convierte en THC. Esto aplica a cuando los cristales de THCA son vaporizados, fumados o cocinados, produciendo efectos mentales o psicoactivos y pudiendo llevar a efectos secundarios similares a los del THC, como mareos, boca seca, munchies, y alteraciones en la percepción y el estado de ánimo.

Un estudio ha sugerido la importancia de considerar que la absorción y eliminación del THCA podrían diferir significativamente de las del THC. Comparativamente, se han registrado concentraciones más elevadas en sangre de THCA que de THC cuando ambos fueron administrados en iguales cantidades a animales en estudios preclínicos (13).

THCA en España: ¿Es legal?

En España, el THCA no está específicamente regulado, pero cualquier producto que pueda convertirse en THC, como el THCA, cae bajo la normativa general del cannabis. Esto significa que su venta es ilegal. Lo mismo se extiende en otros países de la Unión Europea.

Conclusión

El THCA es el cannabinoide precursor del THC, el componente psicoactivo de la marihuana, la sustancia ilegal más conocida en el mundo. Los usos y potenciales beneficios del THCA representan un área interesante de investigación. Su naturaleza no psicoactiva lo convierte en un compuesto prometedor para el alivio de un amplio espectro de afecciones médicas. Así, su potencial terapéutico será descubierto poco a poco mientras la comprensión científica del cannabis continúe evolucionando. Desde Cannactiva, seguiremos informando de estas y más novedades del mundo cannábico. ¡Hasta pronto!

Referencias
  1. Moreno-Sanz G. (2016). Can You Pass the Acid Test? Critical Review and Novel Therapeutic Perspectives of delta-9-Tetrahydrocannabinolic Acid ACannabis and cannabinoid research1(1), 124–130. https://doi.org/10.1089/can.2016.0008
  2. Jung, J., Kempf, J., Mahler, H., & Weinmann, W. (2007). Detection of Delta9-tetrahydrocannabinolic acid A in human urine and blood serum by LC-MS/MSJournal of mass spectrometry : JMS42(3), 354–360. https://doi.org/10.1002/jms.1167
  3. Ketcherside, A., Noble, L. J., McIntyre, C. K., & Filbey, F. M. (2017). Cannabinoid Receptor 1 Gene by Cannabis Use Interaction on CB1 Receptor Density. Cannabis and cannabinoid research2(1), 202–209. https://doi.org/10.1089/can.2017.0007
  4. Rosenthaler, S., Pöhn, B., Kolmanz, C., Huu, C. N., Krewenka, C., Huber, A., Kranner, B., Rausch, W. D., & Moldzio, R. (2014). Differences in receptor binding affinity of several phytocannabinoids do not explain their effects on neural cell cultures. Neurotoxicology and teratology46, 49–56. https://doi.org/10.1016/j.ntt.2014.09.003
  5. Ruhaak, L. R., Felth, J., Karlsson, P. C., Rafter, J. J., Verpoorte, R., & Bohlin, L. (2011). Evaluation of the cyclooxygenase inhibiting effects of six major cannabinoids isolated from Cannabis sativa. Biological & pharmaceutical bulletin34(5), 774–778. https://doi.org/10.1248/bpb.34.774
  6. Rock, E. M., Kopstick, R. L., Limebeer, C. L., & Parker, L. A. (2013). Tetrahydrocannabinolic acid reduces nausea-induced conditioned gaping in rats and vomiting in Suncus murinusBritish journal of pharmacology170(3), 641–648. https://doi.org/10.1111/bph.12316
  7. De Petrocellis, L., Ligresti, A., Schiano Moriello, A., Iappelli, M., Verde, R., Stott, C. G., Cristino, L., Orlando, P., & Di Marzo, V. (2013). Non-THC cannabinoids inhibit prostate carcinoma growth in vitro and in vivo: pro-apoptotic effects and underlying mechanisms. British journal of pharmacology168(1), 79–102. https://doi.org/10.1111/j.1476-5381.2012.02027.x
  8. Ligresti, A., Moriello, A. S., Starowicz, K., Matias, I., Pisanti, S., De Petrocellis, L., Laezza, C., Portella, G., Bifulco, M., & Di Marzo, V. (2006). Antitumor activity of plant cannabinoids with emphasis on the effect of cannabidiol on human breast carcinoma. The Journal of pharmacology and experimental therapeutics318(3), 1375–1387. https://doi.org/10.1124/jpet.106.105247
  9. Verhoeckx, K. C., Korthout, H. A., van Meeteren-Kreikamp, A. P., Ehlert, K. A., Wang, M., van der Greef, J., Rodenburg, R. J., & Witkamp, R. F. (2006). Unheated Cannabis sativa extracts and its major compound THC-acid have potential immuno-modulating properties not mediated by CB1 and CB2 receptor coupled pathways. International immunopharmacology6(4), 656–665. https://doi.org/10.1016/j.intimp.2005.10.002
  10. Moldzio, R., Pacher, T., Krewenka, C., Kranner, B., Novak, J., Duvigneau, J. C., & Rausch, W. D. (2012). Effects of cannabinoids Δ(9)-tetrahydrocannabinol, Δ(9)-tetrahydrocannabinolic acid and cannabidiol in MPP+ affected murine mesencephalic cultures. Phytomedicine : international journal of phytotherapy and phytopharmacology19(8-9), 819–824. https://doi.org/10.1016/j.phymed.2012.04.002
  11. Palomares, B., Ruiz-Pino, F., Garrido-Rodriguez, M., Eugenia Prados, M., Sánchez-Garrido, M. A., Velasco, I., Vazquez, M. J., Nadal, X., Ferreiro-Vera, C., Morrugares, R., Appendino, G., Calzado, M. A., Tena-Sempere, M., & Muñoz, E. (2020). Tetrahydrocannabinolic acid A (THCA-A) reduces adiposity and prevents metabolic disease caused by diet-induced obesityBiochemical pharmacology171, 113693. https://doi.org/10.1016/j.bcp.2019.113693
  12. Nadal, X., Del Río, C., Casano, S., Palomares, B., Ferreiro-Vera, C., Navarrete, C., Sánchez-Carnerero, C., Cantarero, I., Bellido, M. L., Meyer, S., Morello, G., Appendino, G., & Muñoz, E. (2017). Tetrahydrocannabinolic acid is a potent PPARγ agonist with neuroprotective activity. British journal of pharmacology174(23), 4263–4276. https://doi.org/10.1111/bph.14019
  13. Wakshlag, J. J., Schwark, W. S., Deabold, K. A., Talsma, B. N., Cital, S., Lyubimov, A., Iqbal, A., & Zakharov, A. (2020). Pharmacokinetics of Cannabidiol, Cannabidiolic Acid, Δ9-Tetrahydrocannabinol, Tetrahydrocannabinolic Acid and Related Metabolites in Canine Serum After Dosing With Three Oral Forms of Hemp Extract. Frontiers in veterinary science7, 505. https://doi.org/10.3389/fvets.2020.00505

Masha Burelo
Investigadora en cannabinoides | Doctoranda en Neurociencia

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)