Vistando Praga: El destino para los amantes del cannabis y el CBD

Praga CBD

En los últimos meses, la República Checa ha sido noticia en el mundo del cannabis por sus audaces planes de crear un mercado regulado y acabar de hecho con la prohibición del cannabis en el corazón de Europa. Pero estos esfuerzos llevan su tiempo e incluso si todo va según lo previsto, es muy posible que pasen dos años más antes de que cualquiera pueda comprar cannabis rico en THC legalmente. Entonces, ¿Qué opciones tienes si decides visitar este hermoso país y su impresionante capital, Praga, antes de que se ponga en marcha la legalización? 

Por qué Praga es un destino popular para los amantes del cannabis y el CBD

Leyes de la República Checa con respecto al cannabis y el CBD 

Como probablemente ya habrás oído, Chequia elevó el límite de THC en cualquier tipo de cannabis y productos derivados al 1 % en enero de 2022. Desde entonces, puedes comprar flores de CBD más potentes (porque cuanto más THC contiene una cepa, más CBD y terpenos están presentes también), aceites de CBD de primera calidad, CBD vape pens o incluso cremas de cannabidiol y ungüentos con un perfil de terpenos más rico. 

Dónde comprar cannabis en Praga

Cómo los turistas pueden obtener acceso legal a estos los productos de CBD en Praga

Hay docenas de las llamadas tiendas CBD en el centro de Praga y es fácil buscarlas en Google y comprobar las reseñas de los productos y la calidad del servicio. Por supuesto, es totalmente legal comprar y consumir cannabis y productos CBD en Chequia, sin embargo, debido a los problemas con las autoridades y a las dudas sobre el CBD como “alimento”, la gran mayoría de los vendedores no dicen que sus productos estén destinados al consumo directo. Esto incluye las flores, los aceites y otros productos como las gominolas (cada vez más populares).

Se trata de una zona legal gris y, de hecho, hace poco el Ministerio de Agricultura anunció que empezará a perseguir a todos los vendedores de CBD que afirman que los productos de CBD son para consumo directo. A menudo llaman a los productos de CBD “artículos de coleccionista” o dicen, por ejemplo, que los aceites deben utilizarse para engrasar las puertas chirriantes. Lo cual es, obviamente, una tontería porque nadie pagaría decenas de cientos de euros por una botellita de aceite para lubricar sus puertas.

Mejorando la calidad del mercado de cannabidiol europeo

Las primeras tiendas de CBD abrieron en Praga hace unos siete años, y durante los primeros años dependían de la importación de flores de CBD de países como Suiza e Italia. Sin embargo, la calidad del producto era bastante mala al principio, sobre todo porque las flores se cultivaban con más THC del permitido en Chequia por aquel entonces, lo que significaba que los distribuidores tenían que “lavar” el THC y en ese proceso también se perdían muchos terpenos. Además, el producto final tenía un aspecto extraño (viejo), estaba demasiado seco y el sabor solía ser bastante horrible.

Por suerte, esto empezó a cambiar hace unos tres años, cuando empezaron a surgir algunas cepas de CBD de gran calidad que cumplían con el límite legal de THC, por lo que no era necesario lavarlas. Además, aparecieron los primeros cultivadores nacionales que entraron en el mercado del CBD y, finalmente, cuando se permitió el 1% de THC, el problema del cannabis CBD lavado desapareció por completo. Desde entonces, puedes estar seguro de que la mayor parte del cannabis rico en CBD que se ofrece en Praga tiene buen aspecto y un sabor estupendo.

Formas ilegales 

Aun así, tenemos que admitir que la mayoría de los turistas de Praga buscan el “auténtico” (es decir, cannabis rico en THC o marihuana). En ese caso, tienen que recurrir al mercado negro, porque todo lo que tenga más de un 1 % de THC sigue siendo ilegal. Bueno, es ilegal comprarlo, venderlo o poseerlo, pero el consumo en sí es legal, como en la mayoría de los países europeos, porque se respeta el derecho humano básico a meterse en el cuerpo lo que uno quiera. Sin embargo, es obvio que cuando uno quiere consumir una determinada sustancia, primero tiene que estar en posesión de ella –y la posesión de más de 10 gramos de marihuana (o 1 gramo de THC puro) todavía se considera un delito en Chequia. La posesión de cantidades menores tampoco es legal, pero se considera una infracción (con hasta 600 euros de multa). 

Praga es conocida por muchos pubs y bares donde el personal vende cannabis con cantidades ilegales de THC. Suelen vender o bien sólo a lugareños que conocen personalmente, o simplemente a cualquiera que lo pida (de vez en cuando, estos lugares acaban cerrados y sus dueños procesados tras ser descubiertos por la policía). Si no quieres buscar hierba en los innumerables bares de Praga, puedes simplemente pasear por la magnífica plaza de Wenceslao y esperar a los omnipresentes tipos con capucha que tarde o temprano se te acercarán diciendo las palabras mágicas “chceš trávu nebo hašiš?” – que significan “¿quieres comprar hierba o hachís?”. 

El problema de comprar a estos traficantes suele ser el precio excesivo de los productos y la falta de control de calidad. Esto significa que nunca puedes estar seguro (hasta que realmente lo consumes) de si lo que acabas de comprar en la calle es realmente hachís o más bien un trozo de asfalto. La situación en bares y pubs suele ser mejor en términos de calidad, porque estos lugares se abastecen en la mayoría de los casos de cultivadores locales de interior que saben cómo producir cannabis de primera calidad con mucho THC. Pero tampoco hay garantías debido a la naturaleza ilegal de todo el negocio.

La cuestión del HHC

Desde hace un año, también existe otra opción para colocarse legalmente en Praga, cuando empezaron a aparecer docenas de tiendas que ofrecían el nuevo cannabinoide HHC. El HHC o hexahidrocannabinol es un derivado semisintético del CBD o THC que se supone que tiene efectos más suaves, pero aún así psicoactivos, en comparación con el THC. Y debido a que las autoridades estatales fueron sorprendidas en baja guardia, el mercado de esta sustancia con efectos desconocidos a largo plazo y contaminaciones potencialmente peligrosas literalmente explotó en Praga. 

Muchas tiendas de CBD pasaron de vender productos naturales de CBD a vender cientos de gramos de cannabis CBD rociado con HHC, incluso a niños y adolescentes, debido a la total falta de regulación. Finalmente, el Ministerio de Sanidad intervino y emitió un decreto que prohibirá el HHC a partir del 1 de julio de 2023. Sin embargo, esto es sólo una solución parcial, porque, como saben los expertos en cannabis, hay más de 30 cannabinoides sintéticos, nuevos derivados semisintéticos del CBD que llegan a Chequia y a toda Europa desde EE.UU., y algunos de ellos también son psicoactivos. 

La solución a esto es bastante simple – simplemente legalizar el THC natural y ya nadie estaría interesado en los cannabinoides semisintéticos. La gente sólo quiere colocarse y, al prohibir el THC, las autoridades sólo están empujando a los consumidores a utilizar sustitutos potencialmente peligrosos. El otro inconveniente de la moda del HHC es que las empresas de CBD que no se subieron a este tren semisintético ahora están luchando por sobrevivir, porque muchos de sus clientes se pasaron al HHC. Esperemos que esto cambie pronto y Praga cuente sólo con tiendas de CBD o dispensarios de THC.

Lugares para fumar en Praga

Hay muchos lugares preciosos donde disfrutar del cannabis y el CBD en Praga. Da un paseo en barco por el impresionante río Moldava, con muchos puentes históricos, magníficas vistas del Castillo de Praga y otras piezas de arquitectura asombrosa. O simplemente, pasea por Strahovský klášter (el monasterio de Strahov) y Petřínské zahrady (los jardines de Petřín) con su alta torre de vigilancia, desde donde podrás admirar unas vistas estupendas de la Ciudad Vieja. 

Siempre me han gustado las zonas a ambas orillas del río Moldava; por ejemplo, el castillo de Vyšehrad y los parques que lo rodean ofrecen lugares para relajarse tranquilamente, con puestas de sol increíblemente agradables y pintorescas y buenos restaurantes con cerveza checa perfecta y sabrosa cocina. En general, en Praga hay algo para todo el mundo: si te gusta la arquitectura tradicional, toda Praga te dejará boquiabierto; si prefieres los animales, hay un enorme zoológico, y, si prefieres las plantas, hay un asombroso Jardín Botánico en el barrio de Troja.

Consejos adicionales

Aunque la actitud general hacia el cannabis y el CBD es amistosa, no se recomienda fumar porros en público porque si te encuentras con la policía, no son capaces de reconocer si es CBD o THC y pueden confiscar todo el cannabis que lleves encima. O a veces (sobre todo durante los partidos de fútbol) te puedes encontrar con grupos de neonazis que odian todas las drogas y en particular el cannabis y a sus consumidores. Y no les importa en absoluto si es CBD o THC. Pero este tipo de accidentes eran escasos hace años y hoy en día ocurren muy raramente.

Actividades relacionadas con el cannabis

En Praga no hay clubes sociales de cannabis, pero hay docenas y docenas de bares y pubs amigos del cannabis, aunque debido a la ley, no lo anuncian. El legendario Cross Club de Holešovice es conocido por su agradable ambiente cannábico. 

En cuanto a los eventos cannábicos, todos los años se celebra la Million Marijuana March, una marcha pacífica por el centro de Praga con eventos y conciertos al final. Suele tener lugar el primer sábado de mayo. 

En noviembre se celebra una de las mayores ferias de cannabis del mundo: Cannafest de Praga. La expo solía estar en la admirable ubicación de Výstaviště Holešovice (Prague Exhibition Grounds), pero hace un par de años se trasladó a las afueras de la ciudad a un lugar más grande – Výstaviště PVA Letňany (Prague Exhibition Centre Letnany). El evento se celebra siempre el primer fin de semana de noviembre.

En conclusión…

Praga se ha convertido en un destino turístico popular para los entusiastas del cannabis y el CBD. La ciudad ofrece una amplia variedad de opciones, desde tiendas de CBD hasta bares y festivales internacionales. 

Es importante recordar que, aunque el cannabis está despenalizado en la República Checa y hay esfuerzos para poner fin a la prohibición pronto, hoy en día sigue siendo ilegal y manejarlo puede tener consecuencias legales. Pero, en general, Praga es un lugar emocionante para explorar con o sin cannabis!

Lukas Hurt
Activista del cannabis | Periodista centrado en temas relacionados con el cannabis en Europa Central

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)