Situación política del cannabis en Francia: entrevista a Benjamin-Alexandre Jeanroy

Índice

Entrevista a Benjamin-Alexandre Jeanroy, experto en política de cannabis en Francia

Benjamin-Alexandre Jeanroy es uno de los principales expertos en política de cannabis en Francia y Europa. Estudió Ciencias Políticas en Sciences Po París y Estudios Internacionales para la Paz en la Universidad para la Paz de Costa Rica, dependiente de la ONU. Ha trabajado en la ONU antes de crear su consultoría especializada en cannabis Augur Associates.

¿Por qué te dedicas al sector del cannabis?

Creo que, en primer lugar, siempre me ha apasionado como consumidor. Y luego, creo que es por mi trabajo en relaciones internacionales, estudiando las desigualdades entre el sur y el norte global. Aprendiendo cómo se estableció el marco general sobre el cannabis al principio, y luego cómo se creó, creo que fue lo que inició mi pasión por la política de drogas.

¿Cuál es la situación política del cannabis CBD en Francia?

En el año 2018 empezaron a aparecer las primeras tiendas de CBD en Francia, y desde entonces, ha habido altibajos en cuanto a la normativa que regula la venta de CBD. Históricamente, en Francia tenemos una industria de cáñamo industrial muy fuerte. Originalmente las asociaciones de cultivadores de cáñamo francesas no querían tener nada que ver con la flor de CBD (donde se encuentra el CBD y otros cannabinoides – nota editorial), porque pensaban que su regulación podría poner en peligro su trabajo. Por ello, los agricultores de cáñamo industrial franceses intentaban activamente mantener el status quo. Pero no pudieron detener el cambio, y ahora están muy interesados en la flor de CBD. 

¿El gobierno francés está interesado en legalizar la flor de CBD?

El gobierno es reacio, porque en realidad se trata de no dar la impresión de que están legalizando el cannabis como tal, debido al poder simbólico de la flor o cogollo. También porque Macron no tiene realmente control sobre la policía y tiene que darles beneficios y hacer sólo cosas que no les contradigan demasiado a ellos o a su cultura. Por eso, Francia se muestra reacia a la legalización de la flor de CBD, a pesar de que los cambios que se necesitan podrían ponerse en marcha fácilmente. Tenemos todas las herramientas para que se lleve a cabo dicha regulación del CBD en Francia, porque hace tres años hubo un informe en la Asamblea Nacional, muy influido por un informe de nuestra consultora Augur Associates. Y, en noviembre de este mismo año, 2022, hubo otra resolución aceptada por el Senado francés.

¿Qué aprobó exactamente el Senado francés respecto al cannabis en noviembre de 2022?

La Resolución proponía la legalización completa del CBD en todas sus variedades, el desarrollo y apoyo a un sector agroindustrial innovador y sostenible para los agricultores locales de cáñamo industrial, así como el impulso en el orden público para favorecer al consumidor con productos derivados del cáñamo. El contenido es bastante similar al propuesto en la Asamblea Nacional – nota del editor.

La resolución es estupenda simbólicamente, porque va en la dirección correcta, recogiendo la mayoría de las recomendaciones que ya se incluían en el mencionado informe de la Asamblea Nacional. Pero los políticos en el poder aún están lejos de poner en práctica estas recomendaciones, o incluso de considerar su aplicación.

¿Qué deberían sacar de la resolución del Senado francés los negocios de CBD y sus clientes?

Significa que en Francia seguimos teniendo una situación muy compleja, sobre todo para los productores y los distribuidores de cannabis CBD, porque la venta de cualquier tipo de flores CBD sigue estando oficialmente prohibida. Por ahora, se puede vender CBD en Francia, porque estamos esperando la sentencia del tribunal sobre esta cuestión, que todavía está pendiente. Después del muy seguido caso KanaVape, el gobierno tuvo que reconocer que el CBD era legal. Pero lo que hicieron en realidad fue publicar otro decreto, y esto ayudó en muchos aspectos diferentes. Por ejemplo, pasamos de un límite legal de THC de 0,2 a 0,3 %, y ampliamos la lista de semillas de cannabis disponibles. También se hicieron un par de cosas más, aunque sigue estando prohibido vender flores de CBD directamente a los consumidores. Eso se impugnó ante el tribunal, que dictó una sentencia rápida sobre la forma y dijo: “esto es urgente, así que estamos permitiendo este comportamiento hasta que lleguemos a una decisión final” –lo que aún no ha sucedido. Sí, ahora hay tiendas que venden CBD a clientes finales, pero también están esperando la decisión del tribunal, que se espera para antes de finales de año. Las recomendaciones del rapporteur public iban en el sentido de permitir la venta directa a los consumidores (en Francia , el rapporteur public es un magistrado miembro de una jurisdicción administrativa o del Tribunal de Conflictos que interviene públicamente en la audiencia para analizar la disputa y proponer una solución – nota del editor). Sin embargo, si el veredicto sigue diciendo que no pueden vender CBD, las tiendas de CBD francesas tendrán que volver a cerrar y puede que todo el asunto vaya de nuevo al Tribunal de Justicia Europeo. El proceso aún no ha terminado.

¿Cómo está regulado el consumo recreativo de cannabis en Francia?

Esta cuestión es lo que llamamos una serpiente electoral: siempre vuelve, pero nunca se resuelve. Antes de que Macron fuera elegido por primera vez, parecía no oponerse a la cuestión de la legalización del cannabis recreativo en Francia. Luego, progresivamente, a medida que se desarrollaba la primera campaña, fue cambiando de postura. Finalmente, presentó un proyecto, que es una forma de despenalización, pero que en realidad sólo empeoró el proceso actual.

¿Por qué comentas que empeoró la situación del cannabis en Francia?

El proyecto de ley de Macron no eliminó la posibilidad de que alguien fuera detenido o encarcelado por fumar un porro, o por la simple posesión de unos gramos de marihuana. En Francia, es la policía gendarmerie la que decide si te multa o te detiene. Y obviamente, a los que pillan en público es a gente que no puede consumir en casa. Suelen ser jóvenes con antecedentes de inmigración, que viven en zonas económicamente empobrecidas. Esto creó un nuevo problema, en términos de grave endeudamiento de la gente y sus familias. Es un poco una cuestión de justicia social.

¿Hay algún cambio sobre la política del cannabis en Francia en el horizonte?

Por ahora, la perspectiva de cambio en materia de política sobre cannabis francesa es extremadamente lejana. Incluso diría que, si ahora se produjera algún cambio, probablemente sería terrible, porque el nivel de conocimiento de esa cuestión entre nuestra clase política es extremadamente pobre. Incluso las personas que abogan por la legalización en el lado izquierdo del espectro político suelen quedarse estancadas en el vocabulario y la forma de pensar de los viejos tiempos. Por ejemplo, abogan por el monopolio de la producción o por límites arbitrarios de THC. El hecho de que las reformas del cannabis se estén produciendo en otros lugares y que podamos observar cómo se desarrollan, es de esperar que sirva de lección a Francia y entonces avanzaremos. No creo que ahora estemos preparados para el cambio debido a la falta de conocimiento de la clase política. Sin embargo, hay un empuje creciente, procedente de los actores del derecho penal (policías, justicia), así como de los cargos electos locales.

El nivel de conocimiento sobre cannabis entre la clase política francesa es extremadamente pobre. Incluso quienes son de izquierdas y abogan por la legalización del cannabis suelen quedarse en el vocabulario y la forma de pensar de los viejos tiempos. Por ejemplo, abogan por el monopolio de la producción o por límites arbitrarios de THC.

¿Significa que hoy en día no hay políticos importantes en Francia que digan: “Estoy a favor de la legalización del cannabis”?

No, muy pocos. Los únicos que han adoptado esa posición en su programa están en la izquierda, como La France Insoumise (LFI) o los Verdes. Los socialistas pasan de puntillas, como en Alemania, donde los socialdemócratas tampoco eran muy partidarios. En el centro derecha suele haber políticos, por ejemplo funcionarios locales como alcaldes o tenientes de alcalde, que apoyan la legalización del cannabis, si no les perjudica demasiado políticamente. Y ahí es donde tenemos más compromiso, porque los políticos locales se enfrentan a la realidad de las cosas en sus ciudades. Viendo el daño que la represión de las drogas causa en ciertos barrios, la gente muere. Tenemos una ciudad llamada Grenoble en Francia, que está cerca de los Alpes, y hay mucha gente asesinada. O miremos Marsella, donde hay muchas personas importantes y visibles en el negocio de la droga. Obviamente, algunos alcaldes están a favor de la legalización porque entienden que es la única manera de salir de este lío. Sin embargo, los políticos nacionales no les escuchan ni les toman en serio. Yo diría que las cosas en Francia han cambiado en los últimos cinco, seis o siete años. Si antes alguien hubiera hablado de esto en las noticias, los periodistas habrían sonreído y no se lo habrían tomado en serio. Esto ha cambiado. Ahora podemos mantener una conversación seria. Sigue dependiendo de dónde y de depende de con quién, pero definitivamente ha cambiado.

¿Cuál es la situación del cannabis medicinal en Francia?

Hace dos años comenzó un experimento sobre cannabis medicinal en el que se observó a 3.000 pacientes que padecían cinco enfermedades diferentes. Se suponía que el seguimiento iba a ser evaluado en abril de 2023, pero parece que va a tardar un año más. Esto es malo por dos razones. Primero, seguimos poniendo a los pacientes en una situación muy difícil. Los pacientes que no están incluidos en el experimento siguen siendo considerados delincuentes. En segundo lugar, es una cuestión presupuestaria. El gobierno no tiene dinero para los pacientes, o decide no destinarlo a ellos. Las cinco afecciones actualmente permitidas en el experimento son todas enfermedades de larga duración, lo que significa que los pacientes que las padecen suelen ser reembolsados al 100% por la Seguridad Social francesa. Pero el gobierno no quiere pagar la medicina del cannabis. Tampoco han averiguado cómo se reembolsará no sólo en esas dolencias de larga duración, sino también en otras afecciones que no son necesariamente potencialmente mortales, como el dolor crónico. No saben dónde colocar el cannabis en el sistema médico.

¿Está usted personalmente involucrado en la regulación del cannabis medicinal en Francia?

Hace unos tres años, redactamos un decálogo para las autoridades sanitarias sobre las posibles situaciones administrativas de los productos con cannabis medicinal con autorización de comercialización. Así que tienen las soluciones o, al menos, las opciones para regularlo. Simplemente han decidido no seguir adelante porque no lo consideran prioritario. Lo que también nos falta en Francia es la participación de los pacientes y su influencia. Tenemos organizaciones bastante débiles en ese ámbito, sin apoyo público y con muy poco apoyo privado de la industria del cannabis.

A menudo oímos que la República Checa es el país de Europa con más consumidores per cápita, pero otras fuentes mencionan que Francia es el líder. ¿Cómo es la prevalencia del uso recreativo del cannabis en Francia?

Oigo lo mismo. A menudo es una cosa o la otra. Creo que esto nos demuestra que la política que elegimos a menudo tiene muy poco impacto en la prevalencia del consumo de cannabis. Donde sí influye es en el tipo de consumo. ¿Reduce la prohibición del consumo problemático? ¿Reduce el número de consumidores primerizos? Ahí es donde podemos ver la diferencia en las políticas. En Francia tenemos una alta prevalencia de consumo de cannabis, porque forma parte de la cultura francesa. El cannabis es algo que consumimos desde hace tiempo. Empezó en la época napoleónica, pero se convirtió en algo masivo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Francia trajo a mucha gente del Magreb (noroeste de África – nota editorial) para ayudar a reconstruir el país, y esa gente trajo consigo la cultura del hachís. Y el hachís ha seguido dominando en Francia durante mucho tiempo, hasta hace poco.

¿Qué pasa con los jóvenes y el cannabis en Francia?

El problema está realmente en los adolescentes, que no se toman en serio a las autoridades porque les han dicho que si fumas hierba una vez, te vas a volver loco y vas a arruinar tu vida. Luego, cuando fuman marihuana por primera vez y se dan cuenta de que no es así, por lo que no siguen ningún otro consejo ni información. En Francia, el consumo de alcohol es mucho más consciente y responsable que el de cannabis.

Consumo de cannabis en Francia
Consumo de cannabis en Francia

Hay una cosa que sigo sin entender: Si hay tantos ciudadanos franceses que consumen cannabis, ¿por qué es tan impopular entre los políticos?

Es sólo una elección política. Los políticos piensan que el cannabis no les ayudará a ganar votos, al contrario, creen que los perderían. Creen que parecen más fuertes cuando apoyan la prohibición del cannabis. Nuestro actual ministro del Interior realmente está recuperando el vocabulario de la guerra contra las drogas. En la televisión lo llaman literalmente “mierda de cannabis”. Es terrible. Y vemos posturas similares en otras áreas de las políticas de drogas.

He oído que ni siquiera se puede llevar una camiseta con una hoja de cannabis en Francia. ¿Es eso cierto?

Nuestras leyes sobre drogas son arbitrarias por definición. Eso lo sabemos. Están hechas para controlar, no para proteger. En cuanto a lo que está escrito precisamente en la ley, está prohibido mostrar cualquier estupefaciente “con buena cara”. De hecho, te pueden detener si llevas una hoja de cannabis en la camiseta. ¿Sucede a menudo? No lo creo. ¿Pero podrían hacerlo los policías? Sí, tienen ese poder, y pueden utilizarlo si no les gusta tu cara o tu comportamiento.

Sobre el experto entrevistado

Benjamin-Alexandre Jeanroy es uno de los líderes del movimiento cannábico en Francia. Estudió Ciencias Políticas en Sciences Po Paris y Estudios Internacionales sobre la Paz en la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Gracias a su experiencia en las Naciones Unidas, fundó Augur Associates para aportar sus conocimientos sobre la evolución de la política del cannabis, haciendo hincapié en el entendimiento entre las partes interesadas del sector y los legisladores.

Nota editorial: Una vez terminada y editada la entrevista, llegó noticia de que el CBD es legal en Francia en todas sus formas.

* Artículo adaptado de la entrevista original por Cannactiva.

Lukas Hurt
Activista del cannabis | Periodista centrado en temas relacionados con el cannabis en Europa Central

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)