Historia de la Prohibición de las Drogas - Cannactiva

Historia de la Prohibición de las Drogas: De la Adoración a la Prohibición

Historia de la prohibición de las drogas

La prohibición de las drogas se ha fundamentado desde sus albores en una amalgama de argumentos que van desde preocupaciones morales y religiosas hasta consideraciones de salud pública y seguridad. Poca gente conoce hoy que la rígida legislación existente se consolidó a través de la influencia de movimientos ético-religiosos, respaldados por la prensa y el discurso político norteamericano. 

Como demostró Antonio Escohotado en su Historia General de las Drogas, esto no ha sido siempre así, y a lo largo de los siglos la percepción y regulación de las drogas ha variado enormemente, desde su integración en prácticas religiosas y culturales en épocas antiguas hasta la imposición de leyes prohibitivas en la era moderna. Este cambio de paradigma refleja la evolución de las sociedades y las diferentes interpretaciones sobre el uso de las libertades individuales. En este contexto, explorar las motivaciones detrás de la prohibición y sus consecuencias es fundamental para comprender el complejo entramado de políticas de drogas en la actualidad. 

La represión del consumo de drogas ha llevado a la criminalización de los usuarios y al surgimiento del narcotráfico como un fenómeno global. La legislación prohibicionista genera un mercado negro que no ha sino aumentado la violencia y el crimen organizado en muchos países. A día de hoy, la situación en ciertas zonas como Estados Unidos resulta alarmante, la crisis del fentanilo, derivada de un uso médico irresponsable a la vez que de la adulteración con esta sustancia de otros estupefacientes en el mercado negro, provoca que noticias como la siguiente recuperada del medio BBC sean, por desgracia, una realidad: ‘’La crisis de fentanilo que lleva a una ciudad de EE.UU. a declarar el estado de emergencia’’ (Matza, 2024) 

La adoración: drogas en la antigüedad

Es obligado recordar que en la antigüedad y hasta el inicio del siglo XX, las sustancias ilícitas no estaban sometidas a las restricciones y prohibiciones que a todos nos resultan comunes hoy en día. En muchas culturas antiguas, el consumo de sustancias psicoactivas formaba parte de prácticas religiosas y ceremoniales, considerándose una vía para conectar con lo divino o explorar la conciencia con la ayuda de chamanes.

Grecia 

En la antigua Grecia, por ejemplo, el vino desempeñaba un papel fundamental, era exaltado por sus cualidades sociales y espirituales, siendo considerado un vínculo con lo divino, una herramienta para alcanzar la euforia y la inspiración. Estaba asociado con la celebración y el culto a Dionisio, el dios del vino y la fertilidad. 

En los misterios de Eleusis, los más célebres del mundo antiguo, se hacía uso del kykeon, una bebida sagrada que, contaminada con un precursor del LSD, proporcionaba una experiencia religiosa trascendental en honor a Deméter y Perséfone, una vivencia reservada solo para iniciados, y que acontecía una única vez en la vida. Por este rito, respecto al que se debía guardar estricto secreto, pasaron personalidades de la talla de Sócrates, Aristóteles o Alejandro Magno; “Los aspirantes a iniciación juraban por su vida guardar en absoluto secreto el detalle de la experiencia, y así lo hicieron.’’ (Escohotado, 1998).

Se especula que los iniciados en los misterios de Eleusis consumían drogas para tener experiencias visionarias y extáticas. Este relieve, posiblemente, muestra a Deméter y Perséfone sosteniendo hongos alucinógenos, aunque también podrían ser simplemente flores. Grecia, Tesalia, 470-460 a.C.
Se especula que los iniciados en los misterios de Eleusis consumían drogas para tener experiencias visionarias y extáticas. Relieve de, posiblemente, Deméter y Perséfone sosteniendo hongos alucinógenos. Grecia, Tesalia, 470-460 a.C.

India

Por su parte, en la antigua India el uso del cannabis se enmarcaba en contextos religiosos y medicinales. La planta de cannabis, conocida como “soma” en los textos védicos, era considerada sagrada y se empleaba en rituales religiosos para inducir estados alterados de conciencia. 

Roma

Incluso en el Imperio Romano, el consumo de drogas como el opio y el cannabis no estaba sujeto a las mismas restricciones legales que en la actualidad. Estas sustancias se utilizaban con fines medicinales y recreativos, formando parte integral de la vida cotidiana de muchas personas. Se conoce a ciencia cierta que existían tiendas de opio de acceso libre para cualquier ciudadano, además, era una de las mercancías sobre la que estaba prohibido especular. Es curioso, como nos cuenta Antonio Escohotado en Historia General de las Drogas (1998), que no exista una palabra en latín para referirse a un adicto al opio. 

A su vez, resulta interesante observar que, mientras el opio era común, algo tan ampliamente consumido hoy en día como es el alcohol, era utilizado en cantidades mucho menores en la antigua Roma. A todos nos viene a la cabeza la imagen del emperador romano con las uvas y el vino, o la de los gladiadores bebiendo antes de la batalla, pero no todos saben que el vino que bebían estaba enormemente rebajado con agua, lo que contrasta significativamente con nuestros hábitos actuales de consumo de bebidas alcohólicas. 

A Bacchanalian Revel de William Etty captura una celebración antigua donde el vino y otras drogas eran centrales en la comunión social y ritual. Esta obra refleja la larga historia del uso de sustancias para alterar la mente y fomentar la interacción social y el éxtasis comunitario.
“A Bacchanalian Revel” de William Etty muestra una celebración antigua donde el vino y las drogas eran centrales en la comunión social y ritual en honor a Bacus, dios del vino y la festividad, reflejando el uso histórico de sustancias para alterar la mente y fomentar el éxtasis comunitario. Vía Sothebys.

La Prohibición: Surgimiento de la Cruzada

Legislación

El relato prohibicionista comienza, históricamente, con el surgimiento de movimientos morales y religiosos en los Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX, que abogaban por la abstinencia del alcohol y cualquier otra sustancia psicoactiva. Este movimiento, conocido como el Movimiento de la Templanza, ganó fuerza y derivó en la Ley Seca en 1919, que prohibía la fabricación, distribución y venta de alcohol en los Estados Unidos. Esta medida no tardó en demostrar ser un experimento fallido. En lugar de reducir el consumo de alcohol, impulsó la creación de un mercado negro controlado por bandas criminales y aumentó la violencia relacionada con el tráfico ilegal de bebidas. Además, la prohibición de los licores tuvo efectos económicos devastadores, especialmente durante la Gran Depresión. 

Protesta en cotra de la Prohibición, en Nueva York. En las pancartas se puede leer: "4,000,000 soldados americanos lucharon por la libertad y fueron recompensados con la Prohibición. ¿Cómo es eso?", "La Prohibición está arruinando nuestra marina mercante. 600 buques americanos están atados a los muelles."
Protesta en contra de la Prohibición, en Nueva York. En las pancartas se puede leer: “4,000,000 soldados americanos lucharon por la libertad y fueron recompensados con la Prohibición. ¿Cómo es eso?”, “La Prohibición está arruinando nuestra marina mercante. 600 buques americanos están atados a los muelles”, “¡Al Congreso! Ustedes cuiden de nuestros soldados mutilados. ¡Nuestra moral se cuidará sola!”
El Comisionado Adjunto de Policía de la Ciudad de Nueva York, John A. Leach (derecha), observando a los agentes verter licor en la alcantarilla tras una redada (1920). Colección de Fotografías del New York World-Telegram y el Sun Newspaper, Library of Congress, Washington, D.C.
El Comisionado Adjunto de Policía de la Ciudad de Nueva York, John A. Leach (derecha), observando a los agentes verter licor en la alcantarilla tras una redada (1920). Colección de Fotografías del New York World-Telegram y el Sun Newspaper, Library of Congress, Washington, D.C.

A medida que la Ley Seca llegaba a su fin en 1933, el enfoque prohibicionista se desplazó hacia otras drogas, como la marihuana, la cocaína y el opio. La marihuana en particular, fue objeto de una campaña de demonización liderada por figuras como Harry Anslinger o los presidentes Nixon y Reagan, quienes la asociaron con la violencia y el crimen, así como con estereotipos racistas. 

La preocupación internacional por el tráfico de drogas llevó a la Convención Única de Estupefacientes de 1961, firmada en Nueva York, que estableció por primera vez un marco global para el control internacional de drogas. Estas convenciones, impulsadas en parte por los Estados Unidos, establecieron el corpus de la cruzada prohibicionista, centrándose en la reducción de la oferta y la criminalización del consumo, llenando así las cárceles de presos sin delitos de sangre.

La contracultura del siglo XX

Durante el siglo XX surgieron movimientos que desafiaron las políticas de drogas existentes, especialmente en los años 60 y 70. Este período fue testigo de un resurgimiento en el uso de sustancias psicoactivas que empezaron a formar parte de movimientos de contracultura y protesta social. Estas sustancias se convirtieron en símbolos de rebelión contra las normas establecidas y en vehículos para explorar la conciencia y la espiritualidad. 

La oposición a la guerra de Vietnam fue un catalizador importante para el movimiento hippie en Estados Unidos. Los jóvenes se opusieron tajantemente a la guerra, viendo en ella una manifestación del marcado autoritarismo de su gobierno. Las drogas, particularmente el LSD y la marihuana, fueron adoptadas como herramientas para la rebeldía y la desobediencia civil, promoviendo un mensaje de paz y amor en contraste con la violencia y el conflicto armado. 

Foto histórica del evento Human Be-In (1967), un evento emblemático que tuvo lugar el 14 de enero de 1967 en el Parque Golden Gate de San Francisco. Este evento reunió a miles de personas, incluyendo figuras prominentes de la generación beat y la contracultura hippie, para celebrar y promover la paz, el amor y la exploración de la conciencia. Se considera uno de los eventos precursores del Verano del Amor de 1967, que marcó el auge del movimiento hippie​. Expuesta en el National American Museum of American History, Washington DC.
Foto histórica del Human Be-In (1967) en el Parque Golden Gate de San Francisco. Este evento reunió a miles de personas, incluyendo figuras prominentes de la generación beat y la contracultura hippie, para celebrar y promover la paz, el amor y la exploración de la conciencia. Se considera uno de los eventos precursores del Verano del Amor de 1967, que marcó el auge del movimiento hippie​. Los beatniks fueron una subcultura que surgió en los años 50 y que precedió al movimiento hippie de los 60. Fueron conocidos por su rechazo a los valores convencionales, su estilo de vida bohemio y su interés en la espiritualidad y la experimentación con sustancias psicoactivas. Expuesta en el National American Museum of American History, Washington DC.
Reunión del Partido Internacional de la Juventud (Yippies) con el activista destacado Dana Beal (segundo desde la derecha) en el escenario frente a la Casa Blanca, organizado para protestar contra las políticas de drogas y promover la legalización del cannabis, vía el Museo del Mundo del Cannabis.
Reunión del Partido Internacional de la Juventud (Yippies) con el activista destacado Dana Beal (segundo desde la derecha) en el escenario frente a la Casa Blanca, organizado para protestar contra las políticas de drogas y promover la legalización del cannabis, vía el Museo del Mundo del Cannabis.

El movimiento pacifista abrazó un estilo de vida alternativo que rechazaba los valores tradicionales y abogaba por la paz, la libertad individual y la conexión con la naturaleza. Festivales emblemáticos como Woodstock en 1969 se convirtieron en epicentros de esta nueva cultura, donde la música, el arte y las drogas psicodélicas se fundían para crear experiencias lisérgicas únicas y multitudinarias. 

Foto del Festival de Música y Arte de Woodstock de 1969 en Bethel, Nueva York, un evento icónico de la contracultura. Expuesta en la Universidad de Georgia.
Foto del Festival de Música y Arte de Woodstock de 1969 en Bethel, Nueva York, un evento icónico de la contracultura. Expuesta en la Universidad de Georgia.
Historia de la prohibición de las Drogas. La furgoneta muestra un cartel que dice "Legalize Marijuana" (Legalicen la marihuana). La imagen es representativa del movimiento de contracultura de los años 60 y 70 en los Estados Unidos, cuando muchos jóvenes y activistas comenzaron a cuestionar y desafiar las leyes restrictivas sobre el uso de drogas.
Furgoneta con un cartel que dice “Legalize Marijuana” (Legalicen la marihuana). La imagen es representativa del movimiento de contracultura de los años 60 y 70 de los Estados Unidos, cuando muchos jóvenes y activistas comenzaron a cuestionar las leyes restrictivas sobre el uso de drogas.

A medida que las drogas psicoactivas se volvieron más prominentes en la cultura popular, también atrajeron la atención de los legisladores y las autoridades. Los experimentos con LSD financiados por el gobierno de Estados Unidos, como el Proyecto MK-Ultra de la CIA –desarrollado entre 1950 y 1973–, fueron un intento por comprender y controlar los efectos de la droga con fines militares y de inteligencia. Estos ensayos, que incluían la administración de fármacos alucinógenos como LSD o MDMA a individuos sin su consentimiento, no obtuvieron ningún éxito y llevaron a la sustancia a ser injustamente estigmatizada por la comunidad científica como carente de valor médico alguno.

Antonio Escohotado y Albert Hofmann mantuvieron una estrecha relación de amistad durante años. Hofmann es el científico suizo que descubrió el LSD. Escohotado, filósofo español, es el autor de la Historia General de las Drogas, uno de los mejores libros sobre la materia.
Antonio Escohotado y Albert Hofmann mantuvieron una estrecha relación de amistad durante años. Hofmann es el científico suizo que descubrió el LSD. Escohotado, filósofo español, es el autor de la Historia General de las Drogas, uno de los mejores libros sobre la materia.

En este contexto, la creación de la DEA (Drug Enforcement Administration) en 1973 bajo la presidencia de Richard Nixon no fue una mera coincidencia. La agencia fue una respuesta directa a la creciente influencia de la contracultura y al aumento en el uso de drogas que estaba desafiando las políticas prohibicionistas tradicionales. 

El fin de la cruzada: nuevas regulaciones

Por suerte, como ya preveía Antonio Escohotado, parece que la cruzada se ha terminado. Uno de los países a la cabeza del viejo continente como es Alemania, acaba de liberalizar el consumo recreativo de cannabis. En Hispanoamérica, Uruguay fue el país pionero al legalizar la producción y venta de marihuana en 2014, desafiando los acuerdos internacionales. A modo de efecto contagio, otros países de la región como Chile y Argentina, han seguido su ejemplo al autorizar el uso medicinal del cannabis y rebajar la presión sobre el consumo y tenencia de otras drogas. En Estados Unidos, aunque a nivel federal sigue siendo ilegal, lo que genera inevitables tensiones, varios estados han avanzado hacia la legalización del cannabis recreativo, contradiciendo las políticas federales y estableciendo sus propias regulaciones. Estados como Colorado, Washington, Oregón, California y Alaska han legalizado ya la venta y posesión de cannabis tanto para uso medicinal como lúdico, lo que ha generado una nueva vía de ingresos para las arcas del Estado. 

La nueva legislación europea en materia de drogas está permitiendo la realización de ensayos clínicos con sustancias como el MDMA y la psilocibina para el tratamiento de trastornos mentales como la depresión y el estrés postraumático, entre otras patologías. 

Pero más llamativo es el caso canadiense, donde en la provincia de la Columbia Británica se ha puesto en marcha un proyecto piloto de tres años de duración y a través del cual, si bien las drogas duras seguirán siendo ilegales, no se incautará ni serán acusados ni arrestados aquellos adultos que se encuentren en posesión de menos de 2,5 gramos de cualquiera de las sustancias vigiladas. 

Estos movimientos reflejan un cambio hacia un enfoque más científico y menos punitivo en la política de drogas. A pesar de los avances hacia políticas más flexibles e innovadoras, persisten preocupaciones sobre el aumento del consumo en países como China y Rusia, que siguen ejerciendo una presión prohibicionista a nivel internacional. 

Conclusión

En resumen, la evolución de las políticas de drogas desde la antigüedad hasta nuestros días revela un cambio drástico en la percepción y regulación de las sustancias psicoactivas. Mientras que en el pasado se integraban en prácticas culturales y religiosas, el siglo XX ha sido testigo de un auge prohibicionista que criminalizó su uso y alimentó el narcotráfico y la violencia. 

Hoy, sin embargo, estamos presenciando un cambio de paradigma, con varios países avanzando hacia la legalización y regulación, cuestionando las políticas restrictivas del pasado y buscando un enfoque más equilibrado y humano para el futuro.

Jorge Melero y Jorge Escohotado (Los Emboscados)

Para profundizar en la materia, se recomienda la lectura de Antonio Escohotado:

Escohotado saló a la fama por su documentada triología sobre las drogas.
Antonio Escohotado escribió una documentada triología sobre las drogas, entre otras obras de interés, de venta disponible en La Emboscadura.

 

Bibliografía
  • Escohotado, A., (1998) Historia general de las drogas, Madrid: Espasa. 
  • Matza, M. (2024) La crisis de fentanilo que lleva a una ciudad de EE.UU. a declarar el estado de emergencia, Seattle: BBC
Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)