Hachís: La guía más completa sobre el hachís

Hachís tamizado

Te contamos todo sobre el hash: ¿Qué es? Tipos, composición, legalidad, métodos de elaboración y mucho más con la guía sobre el hachís de Cannactiva.

¿Qué es el hachís o hash?

El hachís, o hash, es un producto derivado del cannabis, que se obtiene extrayendo los tricomas llenos de resina de la marihuana, prensándolos y modelándolos, comúnmente en forma de tableta.

En términos de potencia, el hachís es superior a la marihuana, ya que contiene un porcentaje notablemente mayor de compuestos cannabinoides (el doble o más).

El hachís es una droga muy popular en ciertas zonas de India, Pakistán, Afganistán, Nepal o Marruecos. En España, hasta no hace tanto, el hash se consumía más que la propia marihuana, procedente principalmente de Marruecos. 

Coloquialmente el hachís recibe diversos nombres: costo, chocolate, grifa, hash, polen, hueva, bellota, apaleao (o apaleado), jachís o hueva, entre muchos otros.

Ver todas las resinas y hash de cannabis Cannactiva

Composición del hachís

El hachís se compone principalmente de la resina o tricomas de la flor de marihuana. Por lo tanto, cuando lo analizamos, en su composición encontramos altas concentraciones de cannabinoides como el tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD) y otros menores, como el cannabigerol (CBG), cannabicromeno (CBC)…; así como terpenos, como el alfa y beta pineno, beta cariofileno, el limoneno, el mirceno o el linalool (entre otros cientos).

Tipos de hachís

A grandes rasgos, nos encontramos en que, dependiendo de su procedencia y del tipo de prensado, podemos encontrar varios tipos de hachís, estos son sólo algunos de los más conocidos:

  • Polen
  • Bellota
  • Hachís en placa
  • Rubio
  • Afgano
  • Marroquí
  • Libanés
  • Pakistaní
  • Turco

Ver todos los tipos de hachís

¿Qué es el hachís legal?

Actualmente, con el desarrollo de nuevas variedades de marihuana bajas en THC, es posible elaborar hash tradicional totalmente legal. Cannactiva te ofrece hachís de CBD de la más alta calidad, que se produce utilizando nuestras mejores variedades de cannabis CBD y sin THC. Ya puedes disfrutar de todo el sabor de un buen hash de cannabis, sin los efectos adversos que produce a veces el THC. Sin duda, la mejor opción para el día a día.

La venta legal permite garantizar que el hachís es producido de forma óptima, sin contaminantes y de forma segura, sin dejar de proporcionar los aromas tan deseados que muchos han llegado a asociar con este preparado tradicional.

¿Qué hachís legal puedo comprar en Cannactiva?

¿Qué diferencia hay entre el hachís y la marihuana?

El hachís y la marihuana proceden de la misma planta Cannabis sativa, de la cual se obtiene tanto la marihuana como el cáñamo. Cuando hacemos referencia a la marihuana, hablamos de la planta de cannabis entera o, más específicamente, de sus flores (los cogollos), que se han consumido desde hace milenios, por sus efectos relajantes y psicoactivos. El hachís se consigue a partir de la extracción y prensado de las flores de marihuana, a partir de la resina que las recubre. 

El hachís tiene mayor concentración en THC que la marihuana, porque es un tipo de extracción de cannabis y concentra los cannabinoides.

A nivel de efectos, como droga, la principal diferencia entre los cogollos de marihuana y el hash es que el hachís es mucho más fuerte que la marihuana, ya que concentra toda la resina de la planta.

Quizá te interese: Las 3 Mejores Resinas de CBD de 2024

Contenido en THC del hachís y de la marihuana

El contenido en THC es muy superior en el hachís, en comparación con los cogollos de marihuana. Así como la marihuana suele contener entre 15 y 35 % de THC, el hachís puede contener entre 40 y hasta un 60% de pureza o incluso más, dependiendo del tipo de extracto. En el caso del hachís CBD, el cannabinoide más abundante es el CBD en lugar del THC.

También, a diferencia de la marihuana, el hachís es pobre en fibras y restos vegetales.

¿Cómo saber si un hachís es bueno?

El mayor inconveniente que tiene el hachís, sobre todo si desconocemos su procedencia, es que puede estar mezclado con otras sustancias. El mercado negro, para sacar más rendimiento de las sustancias, siempre ha aprovechado la falta de control sobre los productos para mezclar, o cortar, el hachís con todo tipo de elementos, algunos muy nocivos, como alquitrán, plásticos o hasta neumáticos.

Así que la primera consideración que deberemos tomar a la hora de adquirir hachís es asegurarnos de su procedencia. Dicho esto, hay algunos elementos que serán indicio de su calidad:

Calidad del Hachís

Fijarse en el color

El hachís tiene tonos marrones. Un marrón claro será buen síntoma, ya que significa que está poco prensado y poco mezclado; no obstante, podemos encontrar placas de color marrón oscuro que tienen ese tono porque están muy prensadas, lo cual no es necesariamente malo. Si tiene un color alejado del marrón, como el verde, tendremos que desconfiar (el verde muy probablemente significa que tiene restos vegetales).

Textura

La textura del hachís tiene que ser rígida, pero desmenuzarse con facilidad, sobre todo con el calor (será ideal si tiene una textura terrosa). No debemos ver trozos o restos extraños en la tableta.

Aroma

El olor del hachís es muy característico, resinoso. Si notamos un olor raro o no notamos apenas olor será mala señal. 

Acercar una llama

Si al quemarlo con la llama burbujea, será indicativo de una buena calidad. Además, el humo tiene que ser tirando a claro y aromático, si es muy oscuro será, sin duda, un mal indicio. 

Catarlo

Al catarlo, aunque su sabor dependerá mucho de la variedad, éste no tiene que picar en la garganta en exceso, y, desde luego, no debe tener un sabor industrial, a plástico, gas o a productos ajenos al hachís. 

Esperar las sensaciones que te produce

Por último, sus efectos deben de ser acordes con los característicos del hachís, anteriormente comentados. Si te provoca dolor de cabeza, un efecto raro o, directamente, no notas nada, o muy poco, su calidad será mala.

El hachís de baja calidad puede estar contaminado con una serie de sustancias como suciedad, plástico, aceites y similares que pueden hacerlo peligroso para el consumo. Es importante asegurarse de que el hachís ha sido procesado correctamente para evitar cualquier contaminación. Aunque el hachís puede ser más fuerte que la marihuana, siempre es prudente tener precaución cuando se utilizan diferentes formas de cannabis.

¿Cómo se hace el hachís?

¿De dónde sale el hachís? 

El cannabis está recubierto de pequeñas glándulas de resina, también conocidas como tricomas. Estas glándulas cubren sus flores, tallos e incluso en las hojas de marihuana, y se empiezan a desarrollar durante la etapa de floración, cuando la planta comienza a formar sus cogollos. 

De hecho, el principal síntoma de la maduración de estos cogollos, cuando el cultivador sabe que sus flores están listas para la cosecha, viene determinado por el aspecto y color de la resina. Ésta se va tornando más opaca y ámbar conforme va avanzando la floración. Este cambio de color se debe a que las glándulas o tricomas se van cargando de cannabinoides y terpenos, y es por esto que esta resina “coloca”, es decir, provoca los mismos efectos que las flores de cannabis (o mayores, como luego veremos). 

El hachís es mucho más potente que la marihuana, debido a su alta concentración de THC. Efectos que, lógicamente, variarán en función del tipo de marihuana de la que provenga esta resina y de su porcentaje de cannabinoides, como el CBD o el THC. Así que, extrayendo y tratando esta resina, obtendremos nuestro hachís.

Métodos de elaboración del hachís

Hay diversos métodos tradicionales para obtener hachís. Se puede extraer de la propia planta viva, en su sustrato, antes de la cosecha, o de las flores ya secas y curadas. Y aunque los métodos de extracción y manipulación pueden ser diversos, el resultado siempre será el mismo: compactar la resina en una placa de hachís. Si quieres saber más, te lo contamos en Cómo se hace el hachís de CBD.

resinas CBD

 ¿Qué efectos produce el hachís? 

Como el hash es un concentrado de la marihuana, tiene el mismo tipo de cannabinoides y terpenos, pero en mayor concentración. Por ello, sus efectos son básicamente los mismos, si cabe magnificados, ya que la concentración de cannabinoides en la resina de hachís es mayor que en las flores. Es decir, el hachís es más potente que el cannabis

Los efectos del hash dependen de la variedad de marihuana o cannabis CBD de la que se obtengan, así como la presencia y cantidad de cannabinoides y terpenos:

  • Si la cepa original tiene altos niveles de THC o delta-9-tetrahidrocannabinol, que es el cannabinoide más psicoactivo, el hachís tendrá efectos más cerebrales
  • En cambio, si la cepa tiene una dominancia de CBD o cannabidiol, tendrá unos efectos más corporales, relajantes y ansiolíticos o sedantes

Así, dependiendo de esta dominancia, encontraremos que el hachís puede producir efectos bastante dispares: Relajación, euforia, aumento del apetito, risa, alivio del dolor, somnolencia… 

¿Qué efectos adversos tiene el hachís?

Como se ha mencionado, el hachís es una concentración de la marihuana, por lo que suele ser de efecto más potente. Esto conlleva que en muestras con niveles muy elevados de THC sea más probable que se produzcan efectos adversos, como taquicardia, sequedad bucal, ansiedad, ‘blancazos’, pérdida de memoria a corto plazo, dolor de cabeza o falta de coordinación motriz, paranoias o brotes psicóticos. Estos efectos se producen en su mayoría por la activación de los receptores de cannabinoides CB1, debido al alto contenido en THC. 

El hachís elaborado a partir de cogollos y flores de CBD, como el de Cannactiva, elaborado a partir de las mejores flores de CBD, al no contener THC, carece de los efectos adversos producidos por el THC. Como decimos, los CBD hash potencian los efectos más relajantes y ansiolíticos. 

¿Dónde encontrar un buen hachís?

En la tienda de CBD de Cannactiva tenemos las mejores variedades de flores de CBD y el hachís elaborado con ellas. Es un producto Premium con una alta concentración de resina (con un 45% de CBD y menos del 0,19% de THC), extraído mediante métodos naturales. Al ser un hachís de CBD, obtendremos todos sus beneficios y evitaremos la psicoactividad y las contraindicaciones del THC (mareos, ansiedad, taquicardias, dolor de cabeza…). Aquí lo puedes conseguir:

Información sobre el hachís (preguntas frecuentes)

¿De dónde viene el nombre de Hachís y qué significa?

El nombre de hachís proviene del árabe hashish (حشيش), que significa ‘hierba’. El hachís es un producto obtenido del cannabis a partir de su resina o polen, en bruto o purificada. Se cree que tuvo su origen en el norte de África, específicamente en Marruecos, y se popularizó en culturas como la egipcia, la persa y la hindú.

 ¿Qué diferencia hay entre el hachís y el hash?

Hachís y hash son dos nombres que designan el mismo producto, significan exactamente lo mismo. Hash (o hashish) es el vocablo inglés.

¿Qué tipo de droga es el hachís?  

El hachís, si no está adulterado, es una droga natural, que proviene de la planta del cannabis (o cáñamo). Tradicionalmente se le ha considerado una droga blanda, ya que no produce sobredosis y no hay ninguna muerte asociada directamente a su consumo. Aunque no por ello es inocua y puede generar un consumo problemático y efectos nocivos, como los vistos anteriormente.

 ¿Qué es el dry hachís?

El dry hachís (hachís seco, en inglés) es un tipo de hachís que se obtiene mediante un proceso de tamizado. En este método de extracción, se aísla la resina de las flores de marihuana para posteriormente, una vez extraído, moldearlo en forma de tableta. El dry hash permite utilizar esa concentración de tricoma para su consumo o disfrute. 

Andrea Rezes Esmeraldino
Investigadora en cannabis y formadora | Experta en productos con CBD de Cannactiva. Con amplia experiencia en el mundo del cannabis, Andrea es experta en los productos con CBD de [...]

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)