¿Cómo afecta el CBD al hígado?

Mujer tomando gotas de aceite de CBD

¿Qué efectos tiene el CBD en el hígado? ¿Puede ser perjudicial? ¿Cómo asegurarnos de que nuestro hígado está perfecto? Hoy en el post de Cannactiva resolvemos estas y más dudas con la doctoranda e investigadora Masha Burelo, que hace un repaso a los estudios científicos sobre los efectos del CBD en el hígado.

¿Qué efectos tiene el CBD en el hígado?

El CBD o cannabidiol es un compuesto no psicoactivo extraído del cannabis que ha ganado gran popularidad en los últimos años por sus beneficios, entre los que se encuentran sus propiedades para el dolor, la ansiedad y para mejorar el sueño. 

Como es natural, a raíz del auge de este componente, han surgido dudas sobre su seguridad, concretamente sobre sus efectos sobre el hígado.

En general, los estudios actuales muestran que el CBD es seguro en dosis bajas, con efectos adversos poco frecuentes y de poca gravedad, entre los que se incluyen la disminución del apetito y somnolencia. 

Cuando supone mayor riesgo para el hígado es cuando se utiliza el CBD en dosis altas, o cuando se combina con ciertos medicamentos. Según los estudios, se consideran dosis altas a partir de 1000mg de CBD al día (lo equivalente a dos botellitas de 10ml de aceite de CBD del 5%) o más de 20mg de CBD por kg al día (ej. para una persona de 40 kg, equivaldría a 800 mg de cannabidiol al día).

Nota: Este es un artículo informativo y no tiene como objetivo prevenir, diagnosticar o tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca debe reemplazar, ningún diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados para uso externo. Ten en cuenta que pueden haber nuevas evidencias científicas. Por todo ello, consulta a tu médico antes de usar CBD.

Efectos del CBD sobre el hígado

El impacto del cannabidiol en la salud del hígado ha sido objeto de numerosos estudios e investigaciones científicas. 

El hígado es un órgano vital que realiza numerosas funciones esenciales, como regular los niveles químicos de diferentes compuestos en la sangre, por ello se encarga del metabolismo de muchas sustancias, incluido el CBD. También se encarga de desintoxicar sustancias nocivas, metabolizar fármacos, filtrar la sangre proveniente del tracto digestivo y sintetizar proteínas importantes para la coagulación de la sangre, entre otras funciones.

Algunos estudios sugieren que el CBD puede ofrecer efectos protectores en ciertas lesiones hepáticas, reduciendo inflamación y estrés oxidativo. Sin embargo, el uso de cannabidiol a dosis altas se ha asociado con un aumento en enzimas hepáticas, un indicador de inflamación o daño en el hígado.

Aquí es importante señalar que la mayoría de los riesgos asociados al CBD se presentan en dosis muy altas, o en uso concomitante con ciertos medicamentos.

Esto es de gran interés en los países donde está permitido el uso oral de CBD, ya que tiende a utilizarse sin una orientación médica y generalmente a dosis muy altas.

Más detalles: Estudios científicos sobre el CBD para el hígado 

En estudios preclínicos (es decir, sobre animales o células aisladas, no en humanos), se ha demostrado que el CBD tiene efectos hepatoprotectores potenciales contra diversas lesiones del hígado, incluida la reducción de la inflamación, el estrés oxidativo y la mejora de la desregulación metabólica en las enfermedades hepáticas.

En cuanto a los efectos del cannabidiol sobre el hígado en humanos, en algunos estudios, se ha demostrado que el CBD puede ayudar a mejorar la salud del hígado que ha sido dañado por alguna condición médica generada por el consumo de alcohol y asociada a la inflamación del hígado, al estrés oxidativo y esteatosis. Si quieres profundizar sobre el tema, consulta el post sobre combinar CBD con alcohol (1). 

Otras investigaciones apuntan que el sistema endocannabinoide hepático podría tener potencial terapéutico para enfermedades hepáticas crónicas (EHC) como la hepatitis C. Los beneficios terapéuticos del CBD en estas afecciones aún no están completamente validados. Se necesita más investigación en esta área, centrándose específicamente en el modo de acción del cannabidiol sobre el metabolismo hepático.

Por otro lado, el uso de CBD a dosis altas se ha vinculado con un aumento de las concentraciones de enzimas hepáticas en la sangre. Generalmente, el aumento de estas enzimas se debe a que son liberadas en mayores cantidades cuando las células hepáticas se encuentran en un proceso inflamatorio.

También se ha observado que, en algunos casos, las personas que reciben altas dosis de CBD diariamente pueden desarrollar anomalías en las enzimas del hígado, evaluadas en los análisis de sangre, compatibles con toxicidad hepática.

¿El CBD puede dañar el hígado?

En general, en dosis normales y en personas sanas, el riesgo de daño hepático por el uso de CBD es bajo, siempre que no existan contraindicaciones. 

Dosis gotas de aceite de CBD
Las gotas de aceite de aceite de CBD se han hecho populares para reducir el estrés.

No obstante, el cannabidiol en dosis altas puede dañar el hígado, especialmente cuando se combina con ciertos medicamentos. Se consideran dosis altas, según los datos analizados, a partir de 1000mg (= 1 gramo) de CBD al día (lo equivalente a media botella de 10ml de aceite de CBD del 20%) o más de 20mg de CBD por kg al día. Por otro lado, una revisión científica sugiere que el riesgo del CBD a dosis bajas es bajo, aunque no insignificante.

Por todo ello, es importante consultar con un médico antes de usar CBD, especialmente si se están tomando otros medicamentos.

Más información: Dosis óptima de CBD: Mayor cantidad siempre es mejor

Altas dosis de CBD y sus efectos sobre el hígado: Estudios científicos 

Una revisión sistemática y metaanálisis encontró una asociación significativa entre el uso de dosis altas de cannabidiol y enzimas hepáticas elevadas, así como lesión hepática inducida por fármacos (Drug-induced Liver Injury o DILI, por sus siglas en inglés). Específicamente, se observó que las dosis altas de CBD (1000 mg/día o más, o 20 mg/kg/día o más) y el uso concomitante de fármacos antiepilépticos eran factores de riesgo. 

No obstante, no se informaron casos graves de lesión hepática y no se observaron casos en adultos que usaron dosis inferiores a 300 mg de CBD al día (4).

Más detalles: Estudios científicos sobre Dosis altas de CBD y sus efectos sobre el hígado

Un estudio utilizó un enfoque novedoso llamado “Toxicología de sistemas cuantitativos” para comprender cómo el CBD podría causar toxicidad hepática. Este enfoque identificó las formas en que el cannabidiol podría causar toxicidad hepática, especialmente en dosis altas. 

Concluyó que la combinación de CBD con un medicamento para las convulsiones, el valproato (VPA), tuvo las mismas alteraciones de enzimas hepáticas que el tomar CBD solo en altas cantidades diariamente (3). Por ello, se debe tener especial precaución con las dosis altas de CBD.

¿El CBD en dosis normales puede producir daño al hígado?

Un estudio que se centró en el consumo a largo plazo de CBD y su impacto en la función hepática en adultos sanos no encontró una asociación significativa entre la dosis de cannabidiol y los valores de las pruebas hepáticas.

Además, la mayoría de las elevaciones observadas en las pruebas hepáticas fueron leves y probablemente estaban relacionadas con las afecciones o medicamentos para los cuales las personas tomaban CBD, más que con el cannabidiol en sí (5).

Más información: Interacciones del CBD con medicamentos

¿Cómo puedo saber si el CBD está dañando mi hígado?

Lo primero que se debe tener en cuenta es utilizar CBD de forma adecuada, aconsejado por un profesional.  

No hay una forma casera de saber si el hígado está dañado. Algunas afecciones hepáticas cursan sin síntomas evidentes y puede ser difícil de diagnosticar. 

Si te quedan dudas sobre la salud de tu hígado, puedes pedir una analítica de sangre a tu médico para medir las enzimas hepáticas y otros parámetros que, junto con la valoración profesional, te podrán aclarar si la salud de tu hígado está perfecta.

¿Qué efectos secundarios negativos puede tener el CBD?

Los efectos adversos asociados con el CBD incluyen pruebas anormales de la función hepática, disminución del apetito, diarrea, somnolencia y sedación. Estos eventos adversos han sido más prominentes en estudios que involucran otros medicamentos utilizados de forma simultánea, lo que podría estar vinculado con una interacción medicamentosa.

¿Cuánto tiempo permanece el CBD en el hígado?

No se dispone de estudios específicos que detallen cuánto tiempo permanece el CBD en el hígado. No obstante, el CBD se procesa o metaboliza en el hígado, y por este motivo, no está recomendado utilizarlo junto con otros medicamentos que se procesen de la misma forma, porque podría afectar al metabolismo de estos fármacos.

Entonces, ¿el CBD es perjudicial para el hígado?

Generalmente, el cannabidiol se tolera bien en dosis bajas y no se han reportado casos de lesión hepática grave en estudios con dosis bajas de CBD. Sin embargo, el CBD puede asociarse con elevaciones de las enzimas hepáticas y daño hepático, particularmente en dosis altas (a partir de 1 gramo al día, o de 20mg de CBD/ kg/ día) o cuando se usa con ciertos medicamentos. 

Conclusión

En resumen, la complejidad del impacto del CBD en el hígado subraya la necesidad de realizar investigaciones continuas en esta área. Si bien algunos estudios indican que el CBD puede tener efectos hepatoprotectores, otros sugieren que altas dosis de CBD podrían estar asociadas con alteraciones hepáticas. 

Con los datos actuales, lo más seguro es utilizar dosis bajas de CBD, pero, sobre todo, consultar con un médico antes de incluir el CBD en un régimen terapéutico.

Nota: Este es un artículo informativo y no tiene como objetivo prevenir, diagnosticar o tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca debe reemplazar, ningún diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Ten en cuenta que pueden haber nuevas evidencias científicas. Por todo ello, consulta a tu médico antes de usar CBD.

Referencias
  1. Wang, Y., Mukhopadhyay, P., Cao, Z., Wang, H., Feng, D., Haskó, G., Mechoulam, R., Gao, B., & Pacher, P. (2017). Cannabidiol attenuates alcohol-induced liver steatosis, metabolic dysregulation, inflammation and neutrophil-mediated injury. Scientific reports, 7(1), 12064.
  2. Stohs, S., Ray, S. (2020). Is cannabidiol hepatotoxic or hepatoprotective: A review. Toxicology Research and Application, (4).
  3. University of North Carolina (2023, Noviembre 8). CBD effects on the liver. Eshelman School of Pharmacy. Obtenido el 17 de Diciembre, 2024. 
  4. Lo, L. A., Christiansen, A., Eadie, L., Strickland, J. C., Kim, D. D., Boivin, M., Barr, A. M., & MacCallum, C. A. (2023). Cannabidiol-associated hepatotoxicity: A systematic review and meta-analysis. Journal of internal medicine, 293(6), 724–752. 
  5. Kaufmann, R., Aqua, K., Lombardo, J., & Lee, M. (2023). Observed Impact of Long-Term Consumption of Oral Cannabidiol on Liver Function in Healthy Adults. Cannabis and cannabinoid research, 8(1), 148–154. 

Masha Burelo
Investigadora en cannabinoides | Doctoranda en Neurociencia

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)