Age Verification

Verificación de edad

Por favor, confirme que es mayor de 18 años para continuar.

Cómo Conservar las Flores de Cannabis CBD

Secado y curado del cannabis

La conservación del cannabis se refiere a ese punto en que ya se ha realizado un correcto proceso de secado y curado, y ahora lo que se desea es mantener las propiedades del cannabis y sus componentes, tanto el color, como los aromas y cannabinoides. Un claro ejemplo de mala conservación es cuando encontramos unas flores olvidadas en un cajón. Los cogollos están secos, quebradizos, con un color oxidado, y han perdido casi todo el olor. Otras veces no es evidente visualmente, pero se nota en el aroma menos complejo de las flores: sigue siendo bueno, pero sólo quedan los terpenos más pesados, mientras que los más volátiles han desaparecido. 

Aquí tienes una guía práctica para conservar correctamente las flores de CBD y mantenerlas tan frescas como te llegaron. 

Cómo Conservar las Flores de Cannabis CBD

Paso 1: Secado y Curado Adecuado

El secado y curado del cannabis es fundamental para mantener su calidad. Los cogollos deben tener una humedad adecuada para evitar moho, pero sin estar demasiado secos. Por otra parte, el proceso de curado es esencial para un buen humo, para muchos, similar al envejecimiento del vino. 

Paso 2: Almacenamiento en un Lugar Fresco y Oscuro

Guarda el cannabis en un lugar fresco y oscuro, como un armario (donde no reciba luz directa), con una temperatura entre 15 y 21°C y una humedad relativa del 60% (ambos se pueden medir con un termohigrómetro). Esto evitará que los cogollos se sequen demasiado o desarrollen moho.

Paso 3: Elección del Recipiente Adecuado

El cristal, el metal y la cerámica son las mejores opciones para conservar el cannabis. Los recipientes de plástico pueden desprender y capturar los aromas, afectando a la calidad del cannabis. Una buena opción es guardar las flores en recipientes de vidrio con cierre hermético, y en un armario cerrado, para protegerlos de la luz directa. Si además son de cristal opaco, dejarán pasar menos luz aún. El cierre hermético evitará la oxidación excesiva. Si no se dispone de ello, usar tapas de rosca. Además, los recipientes no deben ser demasiado grandes, para así poder controlar mejor la humedad. Para conservar flores, también son una buena opción los recipientes de madera, en los que el cannabis puede terminar de curarse y perder el exceso de humedad. La madera es un material que absorbe y elimina la humedad, y puede ayudar a que las flores se conserven de forma óptima hasta el momento de consumo.

Paso 5: Evitar la Exposición a la Luz

Es crucial proteger el cannabis de la luz directa, especialmente de la luz ultravioleta, que puede degradar los cannabinoides y terpenos. Utiliza frascos opacos o almacena los recipientes en un lugar completamente oscuro, como un armario, para garantizar una conservación óptima. 

Paso 6: Evitar Apretar las Flores

Coloca los cogollos en el recipiente los más íntegros posible, sin presionarlos para evitar daños y exceso de humedad. Esto no sólo evitará posibles deterioros, sino que evitará el exceso de humedad y permitirá una buena aireación entre las flores. Además, evitaremos que se rompan los tricomas y el cannabis conservará mejor sus aromas. 

Paso 7: Mantener a Temperatura Óptima

Conserva los recipientes en un lugar fresco, entre 15 y 21°C (idealmente, 15-16ºC). Las temperaturas altas aceleran la degradación de los cannabinoides y terpenos, mientras que las superiores a 25°C pueden favorecer el desarrollo de mohos. Evita lugares donde la temperatura puede elevarse demasiado, como las habitaciones más cálidas y húmedas de la casa. La cocina o un armario donde da el sol, por ejemplo, no son los sitios más adecuados. 

Paso 8: Mantener la Limpieza

Lava y seca bien tus manos antes de manipular el cannabis para evitar transferir suciedad y humedad. Mantén el área de almacenamiento libre de polvo y contaminantes, y asegúrate de que los recipientes estén limpios y completamente secos antes de usarlos.

Paso 9: Ventilación

Es recomendable ventilar el recipiente cada mes. Dejarlo abierto un rato, ayudará a evitar el exceso de humedad.

¿Se recomienda congelar el cannabis para que se conserve mejor?

Resumidamente, no se recomienda congelar el cannabis, es como tirar el producto a la basura. Congelar el cannabis no mejora su conservación y puede presentar varios inconvenientes, principalmente perder toda su calidad. Aunque la congelación frena el desarrollo de mohos, también destruye las estructuras vegetales, es decir, hace que los tricomas se vuelvan frágiles y se rompan con facilidad, reduciendo la potencia y el aroma de los cogollos. Además, al descongelar se promueve el crecimiento de moho y otros contaminantes, además de afectar a la apariencia y consistencia de las flores. Por estos motivos, no es aconsejable la congelación para el almacenamiento a largo plazo del cannabis destinado al consumo directo​. Sólo se congela el cannabis cuando se quiere hacer extracciones, tipo ice-o-lator, y para hacerlo se necesitan congelar kilos de cannabis. Así que no, no recomendamos la congelación para consumo directo.

¿Qué son las bolsas de control de humedad del cannabis?

Las bolsas de control de humedad para cannabis son sobres especiales que ayudan a mantener la calidad y la frescura del cannabis durante su almacenamiento. Estas bolsas funcionan regulando la humedad dentro del envase para asegurar que el cannabis se mantenga en el nivel de humedad de entre el 55% y el 62%, para prevenir el moho.

¿Cómo funcionan las bolsas de control de humedad del cannabis?

Simplemente, las bolsas de control de humedad se sitúan dentro del recipiente donde se guardan las flores. En su interior contienen una solución de sales y agua dentro de un gel, que absorbe o libera humedad según sea el ambiente. Si la humedad dentro del envase es demasiado alta, la bolsa absorberá el exceso de humedad, y si es demasiado baja, la bolsa liberará humedad para alcanzar el nivel deseado.

Cambios en el cannabis durante el envejecimiento

Las flores de cannabis envejecen durante la conservación, y en este proceso pueden experimentar distintos cambios. En general, tanto los cannabinoides como los terpenos son sensibles a la luz, la humedad y el calor, que aceleran su degradación. 

A temperaturas de 20ºC, la degradación de los cannabinoides es lenta, por lo que no habrá cambios significativos en el contenido en CBD y THC por tener las flores almacenadas un tiempo, ni siquiera unos meses. Sin embargo, aunque 25 o 30ºC no son temperaturas extremadamente altas, son suficientes para aumentar la tasa de degradación en comparación con temperaturas más bajas, como 20ºC o menos. Entre estos cambios, se produce la lenta transformación del tetrahidrocannabinol (THC), que se convierte en cannabinol (CBN), de efectos psicoactivos más leves, a través de un proceso de oxidación que es acelerado por el calor.

En cambio, los terpenos, que son los compuestos responsables del aroma y sabor, son mucho más volátiles que los cannabinoides. Los terpenos más volátiles son los primeros en degradarse y evaporarse durante el almacenamiento. Si las condiciones no son adecuadas, desaparecerán progresivamente, empezando por aquellos aromas terrosos, frutales, los cítricos, a pino, florales y herbales, debido a la alta volatilidad de terpenos como el mirceno, limoneno, pineno, linalool y el terpinoleno. Por eso, en el aroma del cannabis que no se ha conservado bien podemos notar cambios notables, observando una pérdida de sabor, menor intensidad y complejidad aromática, y un humo más áspero. 

Otro punto de preocupación son los hongos y mohos que, bajo condiciones favorables de humedad y temperatura, pueden proliferar y producir micotoxinas tóxicas. Estos microorganismos no son exclusivos del cannabis, sino que se encuentran en toda clase de alimentos también. En la industria del cannabis, estos contaminantes son una gran preocupación para la seguridad y calidad del producto, similar a los pesticidas y metales pesados. Si las condiciones de almacenamiento no son adecuadas, la proliferación de estos microorganismos aumenta con el tiempo. Para evitarlo, lo primero es revisar bien el material antes de conservarlo (si dentro de las flores hay motas o signos de infección), mantener una temperatura baja, sin luz directa, evitar la humedad excesiva y una manipulación higiénica.

Conclusión

Como has visto, la conservación del cannabis no tiene mucho secreto, sólo son indicaciones básicas, que se pueden realizar perfectamente en casa. Con los métodos adecuados y un poco de paciencia, podrás disfrutar de tus cogollos de la mejor calidad, frescos y por mucho más tiempo. ¡Feliz conservación!

Cannactiva
En Cannactiva queremos cambiar la perspectiva sobre el cannabis. Te traemos lo mejor de la planta a través de nuestros productos y de los posts que puedes leer en nuestro [...]

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)