CBD para dejar el THC: Estudios actuales - Cannactiva

CBD Para Dejar El THC: Investigación Actual

CBD para dejar el THC: Investigación actual

El cannabidiol (CBD), el componente principal de las plantas de cáñamo, ha surgido como una posible ayuda para el síndrome de abstinencia para aquellas personas que han decidido eliminar el consumo de marihuana. Pero, ¿es esto cierto? ¿Realmente el CBD puede ayudar a dejar el THC? ¿Ayuda con el síndrome de abstinencia del THC? 

En esta entrada resolveremos estas dudas y te explicaremos lo que dice la ciencia sobre el uso de CBD para dejar el consumo de marihuana o cannabis rico en THC.

Diferencias entre CBD y THC

CBD y THC son dos de los principales cannabinoides o sustancias activas encontradas en la planta de cannabis. Aunque ambos derivan de la misma planta, sus efectos sobre el organismo son muy distintos:

  • El CBD o cannabidiol no es psicoactivo, no tiene potencial adictivo, y se ha estudiado para el tratamiento del dolor, la ansiedad y trastornos del sueño, entre otras afecciones. 
  • El THC o tetrahidrocannabinol sí es psicoactivo y tiene potencial adictivo. Es el componente del cannabis responsable de los efectos de euforia y de alteración de la percepción al consumir marihuana. El consumo crónico, especialmente en la juventud, puede producir problemas de ansiedad, paranoia y memoria. También tiene usos medicinales aprobados. 

Diferencias entre CBD y marihuana

El THC se encuentra en la marihuana, o cannabis de tipo psicoactivo, en concentraciones de 15-30% de THC o más, dependiendo de la variedad. Las variedades de cannabis legal, el cáñamo o flores de CBD, presentan un contenido inferior al 0,3% de THC

¿Cómo utilizar el CBD para dejar el THC? 

La evidencia científica sugiere que el CBD podría ser beneficioso para dejar el THC, especialmente cuando se utiliza por vía inhalatoria. Fumar o vaporizar CBD puede prevenir la aparición de los síntomas que aparecen al dejar los porros de THC. Sin embargo, si ya se presentan síntomas, el aceite de CBD administrado por vía oral puede ser un gran aliado.

Fumar CBD para dejar el THC

El cannabis rico en CBD, o flores de CBD, es una variedad de cannabis que presenta un contenido inferior al 0,3% de THC (en el cannabis rico en THC, la concentración es del 10-30% de THC, o superior). Aunque algunos países ya han regulado las flores de CBD como producto para fumar, en la mayoría de países europeos estas flores de cáñamo no son un producto autorizado para el consumo. 

El estudio “¿Un buen humo? El uso no autorizado de CBD para reducir el consumo de cannabis” (15) recoge una encuesta realizada en Francia sobre 1.556 participantes, en 2023, donde se buscó ver la realidad de aquellas personas que fuman cannabis CBD para reducir su consumo de cannabis con alto contenido de THC. 

Según la encuesta, el 83% de las personas fumaban flores de CBD para reducir el consumo de cannabis con alto contenido de THC. De este grupo, el 59% reportó una gran reducción en su consumo de marihuana, debido a la disminución de los síntomas de abstinencia. El uso diario de CBD se asoció significativamente con una mayor reducción del consumo de THC. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos.

Actualmente, fumar CBD para dejar de fumar marihuana o cannabis con THC es una realidad de muchos usuarios, pero no es una terapia aceptada y por ello no se disponen de estudios bien diseñados, sino sólo de encuestas. Fumar, independientemente de la sustancia, es perjudicial para la salud. Los datos disponibles son escasos, y no hay estudios que evalúen completamente y validen la eficacia de fumar cannabis CBD en la reducción del consumo de THC. Los productos de Cannactiva no están autorizados para su consumo. 

Vapear CBD para dejar el THC

Un estudio realizado en Estados Unidos sugiere que el uso de CBD inhalado tiene una respuesta particularmente mejorada en la disminución de los síntomas de abstinencia y el antojo de consumo de marihuana (10).

Para aquellas personas que tenían adicción al tabaco, la cual estaba relacionada con la adicción a la marihuana, se añadió nicotina al vaporizador de CBD para abordar y evitar el síndrome de abstinencia del tabaco.

En este estudio, cada persona redujo el consumo de THC al 50% en un periodo de 12 semanas con la ayuda del consumo de CBD vapeado, sin ningún síntoma de síndrome de abstinencia de la marihuana. La dosis reportada de CBD es de 285 mg/día por vía inhalada, pero el CBD tiene un amplio margen de seguridad. Esto indica que el CBD puede ayudar a dejar la marihuana sin presentar ningún síntoma característico del síndrome de abstinencia.

Aceite de CBD para dejar el THC

Para tratar el síndrome de abstinencia de la marihuana, se han reportado dosis efectivas de 400 a 600 mg de CBD en cápsulas diariamente (17) o de 18 a 24 mg de CBD en forma de aceite de CBD cada vez que se era necesario mientras se estaba bajo un tratamiento médico para afrontar el síndrome de abstinencia de la marihuana (11).Por otro lado, para dar alivio a síntomas específicos del síndrome de abstinencia de THC como la ansiedad, se han sugerido dosis desde 300 a 600 mg de CBD administrado en forma de cápsulas de aceite de CBD (12-14), o desde 150 hasta 1500 mg al día para tratar trastornos psicóticos (12-14).

El CBD, en general, es bien tolerado y representa una opción segura para el tratamiento del síndrome de abstinencia del THC. Generalmente, los efectos secundarios del CBD son de poca gravedad y poco frecuentes.

CBD para dejar el THC: Investigación actual

Dejar el THC: Síntomas

Cuando se deja de consumir marihuana y el cuerpo deja de recibir las cantidades de THC a las que solía estar expuesto, se producen una serie de cambios en el cuerpo, que se manifiestan con síntomas diversos, pudiendo dar lugar a un síndrome de abstinencia por THC.

El síndrome de abstinencia suele desarrollarse dentro de los 2 a 6 días después de cesar abruptamente el consumo de THC, alcanzando un punto máximo a los 2 a 3 días (1). Los síntomas incluyen la ansiedad, irritabilidad, insomnio y pérdida de apetito

Una vez transcurridos 7 días, la aparición de cambios en el estado de ánimo parece ser frecuente e incluye ira, agresión y depresión, alcanzando su punto máximo a las 2 semanas de haber dejado la marihuana. Por otro lado, los trastornos del sueño pueden persistir por más tiempo (3). 

Dado el desafío que representa la dependencia al THC y los síntomas de abstinencia asociados, se están explorando diversas estrategias para mitigar estos efectos y facilitar el proceso de dejar el consumo de marihuana. Entre estas estrategias se encuentra el uso del CBD.

Mecanismo de acción del CBD

El CBD en sí mismo tiene un amplio rango de propiedades que alivian los síntomas de abstinencia del THC. El CBD reduce la ansiedad, ejerce un efecto neuroprotector y puede ayudar a mejorar el sueño

Además, el CBD puede ayudar, de forma indirecta, a mantener la estimulación de los receptores CB1 que el THC solía activar. Lo hace de forma indirecta, a través del aumento de la anandamida.

La anandamida es una molécula similar al THC que produce nuestro cuerpo. El CBD bloquea los mecanismos por los que el cuerpo degrada la anandamida, incrementando sus cantidades en el cerebro para que esté disponible para activar los receptores CB1. De ese modo, el CBD podría ayudar a disminuir el síndrome de abstinencia por THC (4, 5).

Además, el CBD ha demostrado no ser adictivo y tener un amplio rango de seguridad. No tiene efectos adversos significativos cuando se usa de manera crónica o en dosis altas en humanos (6-8), por lo que puede ser una alternativa segura para dejar la marihuana.

Conclusión

En general, los resultados iniciales sobre el uso de CBD para la deshabituación del consumo de marihuana o cannabis rico en THC son prometedores. La práctica de fumar CBD para disminuir el consumo de cannabis rico en THC es popular, pero no hay estudios que hayan valorado su impacto. En cuanto al uso de líquidos de vapeo con CBD y aceites de CBD para tratar adicciones, existen más estudios y parece que el CBD sería positivo a través de disminuir los síntomas de abstinencia. En cualquier caso, el tratamiento de adicciones debe ser supervisado por un profesional. Se recomienda la consulta al facultativo en caso de dudas. 

Nota: Este es un artículo informativo y no tiene como objetivo prevenir, diagnosticar o tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca debe reemplazar, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Pueden existir nuevas evidencias científicas relevantes desde la fecha de publicación. Consulta con tu médico antes de utilizar CBD. El enfoque terapéutico debe ser siempre personalizado y dependerá de la valoración profesional. Se recomienda acudir a un profesional especializado para tratar la adicción o dependencia al consumo de la marihuana, o si se tienen dudas o preocupaciones sobre su consumo.

Referencias
  1. Budney, A. J., & Hughes, J. R. (2006). The cannabis withdrawal syndrome. Current opinion in psychiatry, 19(3), 233–238. https://doi.org/10.1097/01.yco.0000218592.00689.e5
  2. González, S., Cebeira, M., & Fernández-Ruiz, J. (2005). Cannabinoid tolerance and dependence: a review of studies in laboratory animals. Pharmacology, biochemistry, and behavior, 81(2), 300–318. https://doi.org/10.1016/j.pbb.2005.01.028
  3. Connor, J. P., Stjepanović, D., Budney, A. J., Le Foll, B., & Hall, W. D. (2022). Clinical management of cannabis withdrawal. Addiction (Abingdon, England), 117(7), 2075–2095. https://doi.org/10.1111/add.15743
  4. Bisogno, T., Hanus, L., De Petrocellis, L., Tchilibon, S., Ponde, D. E., Brandi, I., Moriello, A. S., Davis, J. B., Mechoulam, R., & Di Marzo, V. (2001). Molecular targets for cannabidiol and its synthetic analogues: effect on vanilloid VR1 receptors and on the cellular uptake and enzymatic hydrolysis of anandamide. British journal of pharmacology, 134(4), 845–852. https://doi.org/10.1038/sj.bjp.0704327
  5. Leweke, F. M., Piomelli, D., Pahlisch, F., Muhl, D., Gerth, C. W., Hoyer, C., Klosterkötter, J., Hellmich, M., & Koethe, D. (2012). Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia. Translational psychiatry, 2(3), e94. https://doi.org/10.1038/tp.2012.15
  6. Bergamaschi, M. M., Queiroz, R. H., Zuardi, A. W., & Crippa, J. A. (2011). Safety and side effects of cannabidiol, a Cannabis sativa constituent. Current drug safety, 6(4), 237–249. https://doi.org/10.2174/157488611798280924
  7. Zuardi A. W. (2008). Cannabidiol: from an inactive cannabinoid to a drug with a wide spectrum of action. Revista brasileira de psiquiatria (Sao Paulo, Brazil : 1999), 30(3), 271–280. https://doi.org/10.1590/s1516-44462008000300015
  8. Stempliuk, V.deA., Barroso, L. P., Andrade, A. G., Nicastri, S., & Malbergier, A. (2005). Comparative study of drug use among undergraduate students at the University of São Paulo, São Paulo campus in 1996 and 2001. Revista brasileira de psiquiatria (Sao Paulo, Brazil : 1999), 27(3), 185–193. https://doi.org/10.1590/s1516-44462005000300006
  9. Peters, E. N., Budney, A. J., & Carroll, K. M. (2012). Clinical correlates of co-occurring cannabis and tobacco use: a systematic review. Addiction (Abingdon, England), 107(8), 1404–1417. https://doi.org/10.1111/j.1360-0443.2012.03843.x
  10. Cleirec, G., Desmier, E., Lacatus, C., Lesgourgues, S., Braun, A., Peloso, C., & Obadia, C. (2022). Efficiency of Inhaled Cannabidiol in Cannabis Use Disorder: The Pilot Study Cannavap. Frontiers in psychiatry, 13, 899221. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2022.899221
  11. Shannon, S., & Opila-Lehman, J. (2015). Cannabidiol Oil for Decreasing Addictive Use of Marijuana: A Case Report. Integrative medicine (Encinitas, Calif.), 14(6), 31–35.
  12. Mandolini, G. M., Lazzaretti, M., Pigoni, A., Oldani, L., Delvecchio, G., & Brambilla, P. (2018). Pharmacological properties of cannabidiol in the treatment of psychiatric disorders: a critical overview. Epidemiology and psychiatric sciences, 27(4), 327–335. https://doi.org/10.1017/S2045796018000239
  13. Crippa, J. A., Derenusson, G. N., Ferrari, T. B., Wichert-Ana, L., Duran, F. L., Martin-Santos, R., Simões, M. V., Bhattacharyya, S., Fusar-Poli, P., Atakan, Z., Santos Filho, A., Freitas-Ferrari, M. C., McGuire, P. K., Zuardi, A. W., Busatto, G. F., & Hallak, J. E. (2011). Neural basis of anxiolytic effects of cannabidiol (CBD) in generalized social anxiety disorder: a preliminary report. Journal of psychopharmacology (Oxford, England), 25(1), 121–130. https://doi.org/10.1177/0269881110379283
  14. Linares, I. M., Zuardi, A. W., Pereira, L. C., Queiroz, R. H., Mechoulam, R., Guimarães, F. S., & Crippa, J. A. (2019). Cannabidiol presents an inverted U-shaped dose-response curve in a simulated public speaking test. Revista brasileira de psiquiatria (Sao Paulo, Brazil : 1999), 41(1), 9–14. https://doi.org/10.1590/1516-4446-2017-0015
  15. Fortin D, Di Beo V, Massin S, Bisiou Y, Carrieri P, Barré T. A Good Smoke? The Off-Label Use of Cannabidiol to Reduce Cannabis Use. Front Psychiatry. 2022 Mar 17;13:829944. doi: 10.3389/fpsyt.2022.829944. PMID: 35370865; PMCID: PMC8968154.
  16. Rømer Thomsen K, Thylstrup B, Kenyon EA, Lees R, Baandrup L, Feldstein Ewing SW, Freeman TP. Cannabinoids for the treatment of cannabis use disorder: New avenues for reaching and helping youth? Neurosci Biobehav Rev. 2022 Jan;132:169-180. doi: 10.1016/j.neubiorev.2021.11.033. Epub 2021 Nov 22. PMID: 34822876.
  17. Freeman, T. P., Hindocha, C., Baio, G., Shaban, N. D. C., Thomas, E. M., Astbury, D., Freeman, A. M., Lees, R., Craft, S., Morrison, P. D., Bloomfield, M. A. P., O’Ryan, D., Kinghorn, J., Morgan, C. J. A., Mofeez, A., & Curran, H. V. (2020). Cannabidiol for the treatment of cannabis use disorder: a phase 2a, double-blind, placebo-controlled, randomised, adaptive Bayesian trial. The lancet. Psychiatry, 7(10), 865–874. https://doi.org/10.1016/S2215-0366(20)30290-X

Masha Burelo
Investigadora en cannabinoides | Doctoranda en Neurociencia

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)