CBD como neuroprotector: ¿Qué es esta propiedad del cannabidiol?

CBD Neuroprotector

El CBD como neuroprotector ha sido estudiado por distintos grupos de investigación. En este post explicaremos estas propiedades del CBD en el cerebro y las posibles aplicaciones para las que se está estudiando. Te recordamos que este es un artículo informativo que no pretende prevenir, diagnosticar ni tratar ninguna enfermedad.

Efecto neuroprotector del CBD

El cannabidiol (CBD) es uno de los fitocannabinoides presentes en la planta de cannabis, conocido por sus múltiples beneficios para la salud y por sus propiedades no psicoactivas. Entre su vasto rango de usos terapéuticos, estudios recientes han demostrado que el CBD también puede actuar como un neuroprotector. 

¿Qué significa que el CBD es neuroprotector?

El CBD es un fitocannabinoide que tiene la capacidad de proteger a las células cerebrales del daño, degeneración o mal funcionamiento. Esta protección la realiza a través de diferentes efectos que ejerce el cannabidiol en las neuronas:

Antiinflamatorio

El CBD protege el sistema nervioso debido a su potente acción antiinflamatoria, ya que una de las características más comunes de las afecciones neurológicas es la inflamación crónica. El CBD reduce la inflamación del organismo al disminuir la respuesta inmune local, tener una acción antioxidante y aminorar la liberación de citocinas proinflamatorias que perpetúan el proceso inflamatorio (1, 2, 3, 4). Así mismo, el CBD ha demostrado proteger a las células del cerebro de la apoptosis o muerte celular por inflamación, al disminuir el estrés celular (5, 6). Lee más en nuestro post sobre el CBD como antiinflamatorio.

Neurogénesis

La neurogénesis es el proceso mediante el cual se generan nuevas neuronas funcionales en el cerebro. Este proceso se ve interrumpido por distintas enfermedades neurológicas. En estudios con animales de laboratorio, el CBD ha demostrado estimular la formación de nuevas neuronas en el hipocampo (7, 8) sitio cerebral que está vinculado a la memoria y el aprendizaje. La neurogénesis es parte de la plasticidad cerebral, característica que se refiere a que las redes neuronales pueden cambiar, adaptarse o reorganizarse; ya sea como resultado del desarrollo, por el cambio de entorno, el envejecimiento o la enfermedad. 

La plasticidad neuronal se ve afectada en enfermedades como la demencia, la esquizofrenia y la epilepsia (9, 10). Y dado que el sistema endocannabinoide contribuye parcialmente al control de la neurogénesis, el tratamiento paliativo de CBD como neuroprotector podría ser de gran ayuda.

Antioxidante

El CBD tiene la capacidad de interrumpir la acción de radicales libres al capturarlos o transformarlos en radicales menos dañinos (11) e incluso puede reducir la producción de estos (12, 13, 14). El CBD como neuroprotector puede disminuir el impacto del estrés oxidativo consecuente de enfermedades neurodegenerativas, traumatismo craneoencefálico, estrés crónico, y otras afecciones neuronales. 

¿Qué es el estrés oxidativo? En nuestros tejidos, existen radicales libres (o agentes oxidantes) que son formados a partir de procesos celulares normales. Estos radicales generalmente se encuentran en equilibrio gracias a la acción de compuestos antioxidantes. En muchas enfermedades o patologías cerebrales, este balance se rompe produciendo un estrés oxidativo. Así, cuando los radicales libres superan la cantidad de antioxidantes en el cerebro, estos empiezan a ocasionar daño al ADN y a las proteínas de los tejidos neuronales. El efecto antioxidante del CBD ayuda a neutralizar los agentes oxidantes, disminuyendo el daño en el cerebro por estrés oxidativo. 

Por otro lado, el CBD puede ayudar a la función mitocondrial. Las mitocondrias son los organelos de las células encargados de producir energía. La investigación ha sugerido que el CBD ayudaría a reparar las lesiones mitocondriales favoreciendo a la salud celular (15).

* Puede interesarte: ¿Cómo afecta el CBD al estado de ánimo? Efectos del CBD sobre los neurotransmisores

Potenciales usos terapéuticos del CBD relacionados con sus propiedades neuroprotectoras

Lesiones cerebrales traumáticas

Se ha demostrado que el CBD como neuroprotector podría utilizarse para el tratamiento de la lesión traumática cerebral. Ya que, a través de su acción antiinflamatoria y su efecto antioxidante, previene la muerte neuronal y evita el desarrollo de convulsiones (16). Por otro lado, también se ha sugerido que puede evitar el desarrollo de dolor crónico posterior a un trauma cerebral (17).

Enfermedades neurodegenerativas

Distintos estudios sugieren que debido a la acción antiinflamatoria y antioxidante del CBD, puede tener efectos benéficos en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington y la esclerosis múltiple.

El CBD como neuroprotector puede ser de gran ayuda para cualquier trastorno neurológico donde esté implicado un proceso inflamatorio o esté involucrada la percepción del dolor. Debido a que el CBD interactúa con los receptores de serotonina 5-HT1A y el receptor vaniloide TRPV1, el CBD tiene la capacidad modular la percepción del dolor y el estado de ánimo (18), lo que representa una oportunidad de dar alivio también a trastornos psiquiátricos.

¿Cómo se usa el CBD para sus efectos neuroprotectores?

La dosis de CBD como neuroprotector no existe tal cual, existen dosis reportadas para distintos padecimientos, donde la neuroprotección es un efecto implicado en el espectro terapéutico del CBD. Por otro lado, hablar de una dosis estándar es complicado, ya que la dosis efectiva varía de persona a persona y del padecimiento para el que se requiera el CBD como tratamiento. Por ejemplo, las dosis de CBD para enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer o Parkinson que se han utilizado varían desde 25 mg/día hasta 400 mg/día en diferentes estudios. Estas dosis son administradas como tratamiento sintomático e implican una acción neuroprotectora del CBD.

Sobre la dosis para la lesión traumática cerebral, el estudio clínico que está evaluando la efectividad en humanos aún está siendo desarrollado por la Universidad de Denver, Colorado (19). Sin embargo, en modelos animales se ha reportado que el CBD como neuroprotector puede restaurar los niveles normales de neurotransmisión evitando daño neuronal a dosis de 100 mg/día (20). Esta dosis, también se ha reportado ser efectiva en la esclerosis múltiple, al ayudar a reducir la severidad de esta enfermedad en pacientes clínicos (21).

Recuerda que cualquier tratamiento con CBD debe iniciarse con dosis más bajas de las terapéuticas y entonces aumentar con base en la respuesta. También se debe tener presente si existen posibles interacciones entre el CBD y los medicamentos.

¿Tomar CBD podría prevenir enfermedades neurodegenerativas?

Lamentablemente, no. El desarrollo de enfermedades neurodegenerativas depende de muchos factores como la predisposición genética, tipo de vida y otros factores de riesgo. La investigación ha logrado dilucidar algunos de los mecanismos de estas enfermedades, pero aún no se tiene ninguna respuesta sobre la prevención.

Consideraciones importantes sobre el CBD como neuroprotector

Este artículo es informativo y resume las evidencias actuales sobre el impacto del CBD sobre el cerebro, así como las principales investigaciones en curso sobre sus potenciales aplicaciones. Estas propiedades del cannabidiol siguen siendo investigadas. Consulta con tu doctor si tienes dudas sobre tu salud y evita usar CBD sin consejo profesional.

Te recordamos que este es un artículo informativo que no pretende prevenir, diagnosticar ni tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca sustituir, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos. Consulta a tu médico para más información y antes de usar CBD.

Referencias
  1. Barichello, T., Ceretta, R. A., Generoso, J. S., Moreira, A. P., Simões, L. R., Comim, C. M., Quevedo, J., Vilela, M. C., Zuardi, A. W., Crippa, J. A., & Teixeira, A. L. (2012). Cannabidiol reduces host immune response and prevents cognitive impairments in Wistar rats submitted to pneumococcal meningitis. European journal of pharmacology, 697(1-3), 158–164. https://doi.org/10.1016/j.ejphar.2012.09.053
  2. McHugh, D., Tanner, C., Mechoulam, R., Pertwee, R. G., & Ross, R. A. (2008). Inhibition of human neutrophil chemotaxis by endogenous cannabinoids and phytocannabinoids: evidence for a site distinct from CB1 and CB2. Molecular pharmacology, 73(2), 441–450. https://doi.org/10.1124/mol.107.041863.
  3. Kozela, E., Pietr, M., Juknat, A., Rimmerman, N., Levy, R., & Vogel, Z. (2010). Cannabinoids Delta(9)-tetrahydrocannabinol and cannabidiol differentially inhibit the lipopolysaccharide-activated NF-kappaB and interferon-beta/STAT proinflammatory pathways in BV-2 microglial cells. The Journal of biological chemistry, 285(3), 1616–1626. https://doi.org/10.1074/jbc.M109.069294
  4. Couch, D. G., Tasker, C., Theophilidou, E., Lund, J. N., & O’Sullivan, S. E. (2017). Cannabidiol and palmitoylethanolamide are anti-inflammatory in the acutely inflamed human colon. Clinical science (London, England : 1979), 131(21), 2611–2626. https://doi.org/10.1042/CS20171288
  5. Mecha, M., Torrao, A. S., Mestre, L., Carrillo-Salinas, F. J., Mechoulam, R., & Guaza, C. (2012). Cannabidiol protects oligodendrocyte progenitor cells from inflammation-induced apoptosis by attenuating endoplasmic reticulum stress. Cell death & disease, 3(6), e331. https://doi.org/10.1038/cddis.2012.71
  6. Scuderi, C., Steardo, L., & Esposito, G. (2014). Cannabidiol promotes amyloid precursor protein ubiquitination and reduction of beta amyloid expression in SHSY5YAPP+ cells through PPARγ involvement. Phytotherapy research : PTR, 28(7), 1007–1013. https://doi.org/10.1002/ptr.5095
  7. Wolf, S. A., Bick-Sander, A., Fabel, K., Leal-Galicia, P., Tauber, S., Ramirez-Rodriguez, G., Müller, A., Melnik, A., Waltinger, T. P., Ullrich, O., & Kempermann, G. (2010). Cannabinoid receptor CB1 mediates baseline and activity-induced survival of new neurons in adult hippocampal neurogenesis. Cell communication and signaling : CCS, 8, 12. https://doi.org/10.1186/1478-811X-8-12
  8. Campos, A. C., Ortega, Z., Palazuelos, J., Fogaça, M. V., Aguiar, D. C., Díaz-Alonso, J., Ortega-Gutiérrez, S., Vázquez-Villa, H., Moreira, F. A., Guzmán, M., Galve-Roperh, I., & Guimarães, F. S. (2013). The anxiolytic effect of cannabidiol on chronically stressed mice depends on hippocampal neurogenesis: involvement of the endocannabinoid system. The international journal of neuropsychopharmacology, 16(6), 1407–1419. https://doi.org/10.1017/S1461145712001502
  9. Kempermann, G., & Kronenberg, G. (2003). Depressed new neurons–adult hippocampal neurogenesis and a cellular plasticity hypothesis of major depression. Biological psychiatry, 54(5), 499–503. https://doi.org/10.1016/s0006-3223(03)00319-6
  10. Reif, A., Fritzen, S., Finger, M., Strobel, A., Lauer, M., Schmitt, A., & Lesch, K. P. (2006). Neural stem cell proliferation is decreased in schizophrenia, but not in depression. Molecular psychiatry, 11(5), 514–522. https://doi.org/10.1038/sj.mp.4001791
  11. Atalay, S., Jarocka-Karpowicz, I., & Skrzydlewska, E. (2019). Antioxidative and Anti-Inflammatory Properties of Cannabidiol. Antioxidants (Basel, Switzerland), 9(1), 21. https://doi.org/10.3390/antiox9010021
  12. Baron-Flores, V., Diaz-Ruiz, A., Manzanares, J., Rios, C., Burelo, M., Jardon-Guadarrama, G., Martínez-Cárdenas, M. L. Á., & Mata-Bermudez, A. (2022). Cannabidiol attenuates hypersensitivity and oxidative stress after traumatic spinal cord injury in rats. Neuroscience letters, 788, 136855. https://doi.org/10.1016/j.neulet.2022.136855
  13. Esposito, G., Scuderi, C., Savani, C., Steardo, L., Jr, De Filippis, D., Cottone, P., Iuvone, T., Cuomo, V., & Steardo, L. (2007). Cannabidiol in vivo blunts beta-amyloid induced neuroinflammation by suppressing IL-1beta and iNOS expression. British journal of pharmacology, 151(8), 1272–1279. https://doi.org/10.1038/sj.bjp.0707337
  14. Ben-Shabat, S., Hanus, L. O., Katzavian, G., & Gallily, R. (2006). New cannabidiol derivatives: synthesis, binding to cannabinoid receptor, and evaluation of their antiinflammatory activity. Journal of medicinal chemistry, 49(3), 1113–1117. https://doi.org/10.1021/jm050709m
  15. Ramirez, A., Old, W., Selwood, D. L., & Liu, X. (2022). Cannabidiol activates PINK1-Parkin-dependent mitophagy and mitochondrial-derived vesicles. European journal of cell biology, 101(1), 151185. https://doi.org/10.1016/j.ejcb.2021.151185
  16. Aychman, M. M., Goldman, D. L., & Kaplan, J. S. (2023). Cannabidiol’s neuroprotective properties and potential treatment of traumatic brain injuries. Frontiers in neurology, 14, 1087011. https://doi.org/10.3389/fneur.2023.1087011
  17. Belardo, C., Iannotta, M., Boccella, S., Rubino, R. C., Ricciardi, F., Infantino, R., Pieretti, G., Stella, L., Paino, S., Marabese, I., Maisto, R., Luongo, L., Maione, S., & Guida, F. (2019). Oral Cannabidiol Prevents Allodynia and Neurological Dysfunctions in a Mouse Model of Mild Traumatic Brain Injury. Frontiers in pharmacology, 10, 352. https://doi.org/10.3389/fphar.2019.00352
  18. García-Gutiérrez, M. S., Navarrete, F., Gasparyan, A., Austrich-Olivares, A., Sala, F., & Manzanares, J. (2020). Cannabidiol: A Potential New Alternative for the Treatment of Anxiety, Depression, and Psychotic Disorders. Biomolecules, 10(11), 1575. https://doi.org/10.3390/biom10111575
  19. Colorado State University (2023). Cannabinoids and Traumatic Brain Injury: A Randomized, Placebo Controlled Trial. U.S. National Library of Medicine. Available at: https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT05632627
  20. Santiago-Castañeda, C., Huerta de la Cruz, S., Martínez-Aguirre, C., Orozco-Suárez, S. A., & Rocha, L. (2022). Cannabidiol Reduces Short- and Long-Term High Glutamate Release after Severe Traumatic Brain Injury and Improves Functional Recovery. Pharmaceutics, 14(8), 1609. https://doi.org/10.3390/pharmaceutics14081609
  21. Katona, S., Kaminski, E., Sanders, H., & Zajicek, J. (2005). Cannabinoid influence on cytokine profile in multiple sclerosis. Clinical and experimental immunology, 140(3), 580–585. https://doi.org/10.1111/j.1365-2249.2005.02803.x

Masha Burelo
Investigadora en cannabinoides | Doctoranda en Neurociencia

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)