CBD para la Hipertensión: ¿Cómo afecta el cannabidiol a la presión arterial?

CBD hipertensión

En Motivo del Día Mundial del Corazón, te traemos este post sobre el CBD y la Hipertensión.

Con sus potenciales beneficios en el centro de atención, en los últimos años el CBD ha conquistado un espacio propio dentro de los productos para el bienestar. En relación a su uso, una de las dudas que pueden surgir al comprar CBD online es su impacto sobre la presión arterial y la hipertensión.

¿Cómo afecta el CBD a la presión arterial? ¿Puede bajar la tensión? ¿Interacciona con los medicamentos de la hipertensión? Si te interesa el tema, te contamos las investigaciones científicas actuales sobre el CBD y la hipertensión, resolviendo todas estas dudas. 

Nota: Te recordamos que este es un artículo informativo que no pretende prevenir, diagnosticar ni tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca sustituir, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Consulta con tu médico antes de usar CBD.

Introducción al CBD y la hipertensión

El CBD o cannabidiol es un compuesto natural que se encuentra en la planta de cannabis. A diferencia del tetrahidrocannabinol (THC), el cannabinoide responsable de los efectos de la marihuana, el CBD no es psicoactivo. Este compuesto está siendo ampliamente investigado por sus posibles beneficios para la salud, entre los que se incluyen el control de la hipertensión. 

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión aparece cuando la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes de las arterias es demasiado alta de forma mantenida en el tiempo. Es un problema de salud importante y frecuente: en España, hasta el 75% de los mayores de 60 años presentan cifras de tensión arterial elevadas (1).

Si bien técnicamente no es una enfermedad, sino un factor de riesgo cardiovascular, la hipertensión (junto a otros factores de riesgo cardiovascular como la edad, obesidad, tabaquismo, diabetes…) puede dañar progresivamente el interior de las arterias, reduciendo su diámetro y obstaculizando el flujo sanguíneo normal. A largo plazo, esto puede desencadenar problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Las causas de la hipertensión son genéticas y ambientales: algunas personas nacen con mayor predisposición a desarrollar este problema. Las dietas ricas en sal, la obesidad, el estrés y la falta de actividad física, son factores modificables que también influyen en su desarrollo. 

El diagnóstico se realiza con mediciones regulares de la presión arterial. Muchos problemas de hipertensión se pueden controlar con cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, medicamentos.

El sistema endocannabinoide y la hipertensión

El sistema endocannabinoide y el sistema circulatorio están interconectados y tienen una influencia mutua en varios aspectos. Una muestra de ello es la presencia de receptores endocannabinoides en distintas partes del sistema cardiovascular. 

Los receptores CB1 se hallan en:

  • Células endoteliales que recubren el interior de los vasos sanguíneos (venas, arterias y capilares).
  • Células musculares lisas que regulan la vasodilatación y constricción vascular.. 
  • Células musculares del corazón, donde contribuyen a regular la función cardiaca (frecuencia, fuerza de la contracción…) 

Los receptores CB2 se encuentran en células del sistema inmunológico, interactuando con la respuesta inflamatoria y la función inmunológica en trastornos cardiovasculares. Algunas de estas células como los leucocitos, interactúan de forma directa con el sistema circulatorio. La activación de los receptores CB2 afecta a la respuesta inflamatoria y la función inmunológica en el contexto de enfermedades cardiovasculares y otros trastornos.

Además, el sistema endocannabinoide interactúa con receptores huérfanos, canales iónicos y receptores nucleares, contribuyendo a una amplia gama de funciones fisiológicas y patológicas en el sistema cardiovascular. Su complejidad y ubicuidad hacen del sistema endocannabinoide un actor clave en diversos estados fisiológicos y patológicos (13).

Cuando se administra marihuana con THC de manera aislada, es decir, sin tener en cuenta otros factores o condiciones, el efecto que se observa es el de hipotensión ortostática y taquicardia refleja. En palabras simples, si fumas porros te mareas porque te baja la tensión. Se produce una disminución brusca de la presión arterial como consecuencia de la dilatación de los vasos sanguíneos, la presión arterial baja repentinamente cuando cambias de posición, y tu corazón intenta compensar acelerando los latidos para aumentar la presión.

Dudas frecuentes sobre el CBD y la hipertensión

¿Puedo usar CBD si soy hipertenso?

Considerando en conjunto los datos disponibles sobre la farmacología de los cannabinoides y su acción sobre el sistema cardiovascular, así como los estudios disponibles, no hay datos que sugieran que el uso de CBD en hipertensos incremente el riesgo cardiovascular o empeore un cuadro de hipertensión arterial. El prospecto del fármaco a base de aceite de cannabis rico en CBD, recientemente aprobado en Europa para el tratamiento de algunos síndromes epilépticos, no se hace ninguna mención ni advertencia a la hipertensión ni ninguna otra patología cardiovascular en sus contraindicaciones. En cualquier caso, la hipertensión incluye un rango muy amplio de manifestaciones, desde cuadros leves que se controlan con dieta hasta otros muy graves. Te recomendamos consultar con el médico antes de usar CBD.

¿El CBD puede bajar la tensión?

El CBD puede bajar la presión arterial a través del sistema endocannabinoide. En estudios de investigación básica, este efecto parece estar relacionado con la interacción directa con los receptores CB1 (2), su efecto antiinflamatorio (3) y su acción sobre el sistema nervioso (5,6). El efecto hipotensivo también se ha demostrado en humanos sanos y en pacientes con hipertensión (11,12). No obstante, aún es necesaria su confirmación en ensayos clínicos a gran escala (miles de pacientes) antes de poder considerarlo como un antihipertensivo más.

¿El CBD puede interaccionar con los medicamentos para la hipertensión?

Algunas fuentes antiguas sugerían una posible interacción entre el CBD y algunos compuestos de algunas de las familias de fármacos utilizados en el tratamiento de la hipertensión (en concreto, betabloqueantes, calcioantagonistas e inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina). Sin embargo, en la ficha técnica del fármaco a base de aceite de cannabis rico en CBD no se hace mención a ninguno de estos fármacos en el apartado sobre interacciones farmacológicas. Ni en la ficha técnica de la FDA (Estados Unidos) ni en la de la EMEA (Europa) hay ningún indicio de que la combinación de CBD con fármacos antihipertensivos sea peligrosa. Los sistemas de farmacovigilancia son un mecanismo que monitoriza especialmente a los fármacos que llevan poco tiempo en el mercado, buscando detectar problemas poco frecuentes o que no se hayan manifestado en los ensayos clínicos previos. En este sentido, tampoco hay comunicaciones sobre cuadros patológicos que pudieran atribuirse a la combinación de antihipertensivos con CBD. Así, en conjunto, los datos disponibles indican que el CBD no interacciona con los fármacos aprobados para el tratamiento de la hipertensión. En cualquier caso, si estás tomando medicamentos antihipertensivos, te aconsejamos consultar con el facultativo antes de usar CBD.

Beneficios adicionales del CBD para la salud cardiovascular

Según todos los estudios procedentes de investigación animal, el efecto del sistema endocannabinoide sobre el sistema cardiovascular es moderado en condiciones normales.

En ausencia de enfermedad, la modulación que ejerce el sistema endocannabinoide tiene consecuencias pequeñas y no da lugar a cambios constantes en el aparato circulatorio. 

Sin embargo, esta interacción es mucho más importante en condiciones de enfermedad. En esta situación, el sistema endocannabinoide se regula de forma muy distinta. Existen estudios in vitro, in vivo y algunos estudios clínicos/epidemiológicos en humanos que sugieren que durante el desarrollo de la patología de las enfermedades cardiovasculares, el sistema endocannabinoide se modifica. Así, la modulación del sistema endocannabinoide (a través de cannabinoides naturales o sintéticos) se ha sugerido como una vía terapéutica para diversos trastornos del sistema cardiovascular. En relación con el CBD, los datos más significativos son: 

  • Infarto de miocardio: En estudios experimentales, el CBD ha demostrado potencial para reducir el daño cardíaco al mejorar la función del corazón e incrementar el flujo sanguíneo (7)
  • Arritmia: la administración de CBD a animales sometidos a un infarto experimental se ha asociado además con una menor incidencia y gravedad de las arritmias cardíacas asociadas (8).
  • Insuficiencia cardíaca: La insuficiencia cardíaca es una enfermedad en la cual el corazón no es capaz de realizar su función a un nivel normal, produciendo distintas afectaciones al resto del organismo. En modelos “in vitro” el CBD ha demostrado ser un tratamiento potencial prometedor, debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes (9).

Estudios científicos sobre el CBD para el control de la hipertensión

Los efectos vasodilatadores del CBD y su influencia en la disminución de la presión arterial están demostrados en estudios en animales y humanos sanos. Pero la clave del asunto está en conocer el efecto del CBD en las personas hipertensas (señalamos al principio que los cannabinoides actúan de forma diferente en estados de salud y enfermedad) y si, a largo plazo, puede contribuir a disminuir la presión arterial de forma mantenida en el tiempo.

La importancia de esta vía de investigación es elevada. El CBD es un fármaco seguro, con pocos efectos adversos. Actúa por mecanismos distintos a los del resto de medicamentos que se utilizan para controlar la tensión. En principio, sería un buen candidato para utilizar en combinación con otros fármacos y conseguir una mayor eficacia. 

Los resultados de las primeras investigaciones sobre CBD en pacientes hipertensos están ya disponibles e invitan al optimismo.

En un estudio publicado este mismo verano, se investigó cómo el CBD afecta a personas con hipertensión no tratada (10). Dieciséis voluntarios con hipertensión participaron, recibiendo cannabidiol (150 mg por vía oral cada 8 horas o un placebo) durante 24 horas. Se midieron diferentes aspectos, como la presión arterial durante todo el día y la rigidez de las arterias. Los resultados mostraron que el cannabidiol redujo la rigidez de las arterias y las medidas de presión arterial, especialmente durante el sueño. 

Un ensayo más amplio, ha estudiado el efecto del CBD durante más tiempo. 70 pacientes con hipertensión leve o moderada que no recibían tratamiento o estaban en terapia estándar, fueron asignados aleatoriamente para recibir 5 semanas de CBD oral o un placebo. Algunos de los pacientes estaban sin tratamiento, pero la mayoría utilizaban fármacos, que siguieron tomando durante el periodo del estudio. Los resultados mostraron que el CBD redujo la presión arterial media medida cada 24 horas, así como la presión sistólica (“la alta”) y diastólica (“la baja”). El efecto se hizo más notable 2 semanas tras comenzar el tratamiento (11). Los resultados fueron refrendados por otro análisis estadístico diferente en un subgrupo de estos pacientes, que fue publicado de forma separada (12). En conclusión, la administración crónica de CBD redujo la presión arterial en pacientes con hipertensión no tratada y tratada. La ausencia de eventos adversos graves sugiere la seguridad y tolerabilidad del CBD. 

La investigación actual arroja resultados prometedores sobre el impacto del CBD en la hipertensión. Aunque aún está en desarrollo, el CBD podría ser una opción segura y efectiva en combinación con otros tratamientos.

Estos resultados no significan que el CBD baje la tensión. Recuerda que, como se mencionó anteriormente, el CBD afecta de forma distinta a las personas sin patología y a las personas con hipertensión. 

Dosis de CBD utilizadas en el estudio de la hipertensión

Las dosis utilizadas en estos ensayos clínicos oscilaron entre los 225-300 mg/día durante las 2 primeras semanas y 300-450 mg durante el resto del estudio. El máximo efecto se produjo en el rango de los 300 mg, sin que el incremento posterior en la dosis implicara un efecto mayor. 

Los investigadores utilizaron una formulación especial de CBD patentado (DaHydraTECH–CBD), que utiliza un sistema particular para deshidratar el CBD y conseguir mayores concentraciones en el cuerpo.

Consideraciones antes de usar CBD

El post pretende aclarar dudas sobre el CBD y su relación con la hipertensión. Si bien la investigación en este campo aún está en desarrollo, los resultados hasta ahora son prometedores. Sin embargo, es esencial recordar que el CBD no debe considerarse como un reemplazo para el tratamiento médico convencional, y que actualmente no hay suficientes datos como para poder considerarlo una opción de tratamiento.

Nota: Te recordamos que este es un artículo informativo que no pretende prevenir, diagnosticar ni tratar ninguna enfermedad o síntoma. Su contenido puede complementar, pero nunca sustituir, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Consulta con tu médico para obtener más información y asesoramiento personalizado sobre el tratamiento de la hipertensión antes de utilizar CBD. 

Referencias
  1. Menéndez E, Delgado E, Fernández-Vega F et al. Prevalencia, diagnóstico, tratamiento y control de la hipertensión arterial en España. Resultados del estudio Diabet.es. Vol. 69, No. 6, pp. 572-578, June 2016. DOI: 10.1016/j.recesp.2015.11.036
  2. Stanley CP, Wheal AJ, Randall MD, O’Sullivan SE. Cannabinoids alter endothelial function in the Zucker rat model of type 2 diabetes. Eur J Pharmacol. 2013 Nov 15;720(1-3):376-82. doi: 10.1016/j.ejphar.2013.10.002. Epub 2013 Oct 8. PMID: 24120371.
  3. Atalay S, Jarocka-Karpowicz I, Skrzydlewska E. Antioxidative and Anti-Inflammatory Properties of Cannabidiol. Antioxidants (Basel). 2019 Dec 25;9(1):21. doi: 10.3390/antiox9010021. PMID: 31881765; PMCID: PMC7023045.
  4. Alfulaij N, Meiners F, Michalek J, Small-Howard AL, Turner HC, Stokes AJ. Cannabinoids, the Heart of the Matter. J Am Heart Assoc. 2018 Jul 13;7(14):e009099. doi: 10.1161/JAHA.118.009099. PMID: 30006489; PMCID: PMC6064852.
  5. Kendall DA, Yudowski GA. Cannabinoid Receptors in the Central Nervous System: Their Signaling and Roles in Disease. Front Cell Neurosci. 2017 Jan 4;10:294. doi: 10.3389/fncel.2016.00294. PMID: 28101004; PMCID: PMC5209363.
  6. Silvestro S, Schepici G, Bramanti P, Mazzon E. Molecular Targets of Cannabidiol in Experimental Models of Neurological Disease. Molecules. 2020 Nov 7;25(21):5186. doi: 10.3390/molecules25215186. PMID: 33171772; PMCID: PMC7664437.
  7. Feng Y, Chen F, Yin T, Xia Q, Liu Y, Huang G, Zhang J, Oyen R, Ni Y. Pharmacologic Effects of Cannabidiol on Acute Reperfused Myocardial Infarction in Rabbits: Evaluated With 3.0T Cardiac Magnetic Resonance Imaging and Histopathology. J Cardiovasc Pharmacol. 2015 Oct;66(4):354-63. doi: 10.1097/FJC.0000000000000287. PMID: 26065843.
  8. Walsh SK, Hepburn CY, Kane KA, Wainwright CL. Acute administration of cannabidiol in vivo suppresses ischaemia-induced cardiac arrhythmias and reduces infarct size when given at reperfusion. Br J Pharmacol. 2010 Jul;160(5):1234-42. doi: 10.1111/j.1476-5381.2010.00755.x. PMID: 20590615; PMCID: PMC2936031.
  9. Lozano O, García-Rivas G, Ramos M, et al. Cannabidiol Therapy For Chronic Heart Failure Prevents Cardiac Pathological Remodelling In A Non-Ischemic Cardiomyopathy Murine Model. J Am Coll Cardiol. 2023 Mar, 81 (8_Supplement) 438. https://doi.org/10.1016/S0735-1097(23)00882-3
  10. Dragun T, Brown CV, Tulppo MP, Obad A, Dujić Ž. The Influence of Oral Cannabidiol on 24-h Ambulatory Blood Pressure and Arterial Stiffness in Untreated Hypertension: A Double-Blind, Placebo-Controlled, Cross-Over Pilot Study. Adv Ther. 2023 Aug;40(8):3495-3511. doi: 10.1007/s12325-023-02560-8. Epub 2023 Jun 8. PMID: 37291376.
  11. Dujic G, Kumric M, Vrdoljak J, Dujic Z, Bozic J. Chronic Effects of Oral Cannabidiol Delivery on 24-h Ambulatory Blood Pressure in Patients with Hypertension (HYPER-H21-4): A Randomized, Placebo-Controlled, and Crossover Study. Cannabis Cannabinoid Res. 2023 Apr 21. doi: 10.1089/can.2022.0320. Epub ahead of print. PMID: 37093160.
  12. Kumric M, Dujic G, Vrdoljak J, Svagusa K, Kurir TT, Supe-Domic D, Dujic Z, Bozic J. CBD supplementation reduces arterial blood pressure via modulation of the sympatho-chromaffin system: A substudy from the HYPER-H21-4 trial. Biomed Pharmacother. 2023 Apr;160:114387. doi: 10.1016/j.biopha.2023.114387. Epub 2023 Feb 11. PMID: 36780785.
  13. Dziemitko S, Harasim-Symbor E, Chabowski A. How do phytocannabinoids affect cardiovascular health? An update on the most common cardiovascular diseases. Ther Adv Chronic Dis. 2023 Jan 6;14:20406223221143239. doi: 10.1177/20406223221143239. PMID: 36636553; PMCID: PMC9830002.

Dr. Fernando Caudevilla
Médico de Familia | Experto en Drogodependencias. Trabaja en diferentes proyectos de asistencia, investigación y formación relacionados con drogas, entre ellos el cannabis terapéutico.

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)