CBD y Autismo: Estudios Actuales y Experiencia Clínica

Biosintesis de cannabinoides

En motivo del Día Mundial del Autismo, 2 de abril, ofrecemos una visión exhaustiva del potencial terapéutico del cannabidiol (CBD) para el tratamiento del autismo. Está extraído del Manual de Principios de Cannabinología Clínica, un recurso de conocimiento inestimable sobre cannabis medicinal que acompaña los datos científicos de aprendizajes recogidos por la experiencia clínica de médicos y profesionales sanitarios. 

Nota: Este es un artículo informativo y no tiene como objetivo prevenir, diagnosticar o tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca debe reemplazar, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Pueden existir nuevas evidencias científicas relevantes desde la fecha de publicación. Consulta con tu médico antes de utilizar CBD.

CBD y Trastorno del Espectro Autista

El cannabis medicinal, en particular el cannabidiol o CBD, ha surgido como una opción prometedora para las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Las interacciones del CBD con el sistema endocannabinoide, los sistemas neurotransmisores y sus propiedades neuroprotectoras y antiinflamatorias, ofrecen beneficios terapéuticos potenciales para el tratamiento de los síntomas del TEA. 

Es importante aclarar que actualmente el CBD no es un fármaco aprobado para el TEA. Aunque las pruebas y las experiencias individuales son prometedoras, es esencial disponer de pruebas científicas sólidas para la adopción generalizada e integración de las terapias basadas en el CBD en la práctica médica habitual. Veamos qué investigaciones y datos actuales existen sobre CBD y autismo.

¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

El TEA engloba una serie de trastornos neurológicos del desarrollo que suelen manifestarse en una etapa temprana de la vida y que a menudo coinciden con deficiencias cognitivas generales (1). Sus síntomas incluyen dificultades en la comunicación e interacción social, comportamientos repetitivos y, en algunos casos, discapacidad intelectual (2). 

El TEA es aproximadamente cuatro veces más frecuente en varones que en mujeres, y puede estar acompañado de ansiedad, depresión, insomnio, epilepsia, disfunción intestinal y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Relación entre el Autismo y el Entorno: Autismo y contaminación


Estudios recientes sugieren que tanto los factores genéticos como los ambientales podrían contribuir al TEA. (4) Sin embargo, sigue sin estar claro hasta qué punto los factores ambientales han influido en el reciente aumento de casos de TEA. Los datos contradictorios de la bibliografía sobre el papel de los factores ambientales pueden atribuirse a problemas metodológicos, como la selección de contaminantes para el análisis y su cuantificación.

Los estudios europeos no han informado de ninguna asociación entre la exposición materna a la contaminación atmosférica y el TEA en los niños (5,6). En cambio, varios estudios realizados en Estados Unidos y otros países han encontrado relación.

Además, es crucial determinar si existe una ventana temporal crítica de exposición que esté particularmente asociada con la aparición de TEA en niños. Numerosos estudios han investigado la correlación entre el autismo y diversos contaminantes atmosféricos, centrándose en sustancias como el ozono (a nivel del suelo), el plomo, las partículas en suspensión en el aire (PM), el monóxido de carbono (CO), el dióxido de nitrógeno (NO2) o el dióxido de azufre (SO2).

Tratamientos para el Autismo

Existen varias modalidades de tratamiento del autismo, a menudo combinadas. Entre ellas se incluyen: (11)

  • Intervenciones conductuales y de desarrollo
  • Intervenciones educativas
  • Intervenciones socio-relacionales
  • Intervenciones farmacológicas
  • Intervenciones psicológicas
  • Terapias complementarias y alternativas (por ejemplo, dietas especiales, arteterapia, mindfulness).

Tratamiento farmacológico

Los tratamientos farmacológicos no curan el TEA, su objetivo es controlar síntomas específicos. Algunos medicamentos se dirigen a la hiperactividad, las conductas autolesivas o los problemas relacionados con la atención, mientras que otros tratan afecciones comórbidas como la ansiedad, la depresión, la epilepsia y los problemas gastrointestinales, que suponen un reto especial en el tratamiento de los TEA (11).

Potencial del CBD para en el Tratamiento del TEA

En los últimos años, el CBD ha ganado atención como tratamiento potencial para el TEA, y muchos médicos de diversos países lo han incorporado a sus estrategias terapéuticas. No obstante, su uso debe ser cuidadosamente considerado y monitoreado por profesionales de la salud.

Mecanismo de acción

Se cree que el CBD es potencialmente útil en el tratamiento del TEA, debido a su interacción con el sistema endocannabinoide y su influencia en varios sistemas neurotransmisores como el GABA, la serotonina y la dopamina. (12)

El CBD presenta propiedades neuroprotectoras, que pueden ser relevantes en el autismo, donde puede haber alteraciones en el desarrollo y la función cerebral. Además, algunas investigaciones sugieren que la neuroinflamación puede desempeñar un papel en la fisiopatología del TEA. El CBD también tiene propiedades antiinflamatorias y puede modular la respuesta inmunitaria, lo que puede contribuir a reducir la inflamación en el cerebro y aliviar los síntomas asociados. 

Potenciales Beneficios del CBD en el Autismo

El CBD puede ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad y estrés que suelen experimentar las personas con TEA y también puede ayudar a controlar los comportamientos problemáticos asociados al autismo, como la agresividad, la agitación y la irritabilidad. Sus efectos calmantes pueden reducir los comportamientos perturbadores y mejorar la estabilidad general del estado de ánimo

Además, muchas personas con TEA sufren trastornos del sueño y se ha demostrado que el CBD mejora la calidad del sueño.

Aunque las convulsiones no son un síntoma central del autismo, se producen en mayor proporción en individuos con TEA en comparación con la población general. El CBD ha sido aprobado como tratamiento para ciertos tipos de epilepsia, y sus propiedades anticonvulsivas pueden beneficiar a las personas con autismo que sufren convulsiones como afección comórbida. En este punto también cabe mencionar que el CBD presenta interacciones con ciertos fármacos para la epilepsia, como el Topiramato, Rufinamida, Zonisamida y la Eslicarbazepina. Por ello, se subraya la importancia de la prescripción y supervisión del médico especialista.  

Efectos secundarios del CBD

En cuanto a los efectos secundarios, en comparación con las intervenciones farmacológicas tradicionales, el CBD es generalmente bien tolerado y tiene un perfil de efectos secundarios favorable. Esto lo convierte en una opción potencialmente atractiva para las personas con TEA que pueden ser sensibles a los efectos secundarios de los medicamentos convencionales. No obstante, cabe recordar que el CBD no es un medicamento para el TEA aprobado actualmente, sino que aún se encuentra en fase de investigación. Por ello, consulte con su médico especialista sobre los posibles tratamientos del autismo.

Por otro lado, no es aconsejable el uso de productos de cannabis con THC, como la marihuana o preparados caseros con cannabis. En caso de autismo, es preferible utilizar CBD puro y evitar cualquier traza de THC, especialmente en niños. El THC es psicoactivo y puede producir psicosis y efectos adversos no deseados. El uso de productos con THC debe ser cautelosamente supervisado por el médico especialista, especialmente en menores.

Experiencia Clínica: CBD y Autismo

El Dr. Mauro Cardoso Lins es un médico brasileño con amplia experiencia en el tratamiento de pacientes con TEA y TDAH, especialmente niños y adolescentes. Entrevistado por Cannabiscientia, el Dr. Lins nos cuenta que su experiencia clínica con el CBD para tratar casos de autismo de leves a moderados y graves casos es, hasta el momento, apasionante. 

Según su experiencia y los datos recogidos, el CBD es eficaz para mejorar aspectos del comportamiento, especialmente en los casos iniciales y leves-moderados, pero también en los más graves.

Las mejoras observadas incluyen:

  • Disminución de la agresividad (probablemente el resultado más importante),
  • Aumento de la capacidad de atención,
  • Mayor comunicación y sociabilidad,
  • Mejora en la realización de tareas.

Producto de CBD utilizado, posología, vías de administración y duración del uso de CBD 

El presente apartado presenta las informaciones que el Dr. Lins ha facilitado en su entrevista para Cannabiscientia. Estas informaciones muestran su experiencia clínica y NO SON PRESCRIPTIVAS

El CBD no es un medicamento aprobado para el autismo y se encuentra en fase de investigación. El consejo y supervisión por parte de un médico especialista son esenciales en el tratamiento del autismo. Consulte con su médico especialista antes de utilizar CBD.

Producto de CBD utilizado

El Dr. Lins utiliza aceite de CBD puro aislado y CBD de amplio espectro de calidad farmacéutica. 

Dosis

A la hora de determinar la dosis de CBD, el Dr. Lins se adhiere al principio de empezar poco a poco (“start low and go slow”). En el caso de niños, la dosis inicial que él utiliza, oscila entre 15 y 25 mg al día, administrados en 2 o 3 veces diarias, según los síntomas y la edad del paciente. A continuación, la dosis se aumenta gradualmente hasta conseguir el efecto terapéutico deseado, con efectos secundarios mínimos. 

Duración

Se realizan evaluaciones periódicas de seguimiento cada 2 o 3 meses para evaluar los progresos y ajustar la dosis si es necesario.

Vías de Administración

En cuanto a la administración, el Dr. Lins sugiere el uso de CBD sublingual, en ayunas siempre que sea posible. Alternativamente, el CBD puede incorporarse a los alimentos después de una comida para enmascarar su sabor, dependiendo del nivel de agresividad y cumplimiento del paciente.

¿Qué Controles se Recomiendan en CBD y Autismo?

El Dr. Lins recomienda controlar las enzimas hepáticas mediante análisis de sangre al inicio del tratamiento y periódicamente cada 6 meses. Además, la evaluación de las alergias alimentarias y los problemas gastrointestinales puede aportar información valiosa para el tratamiento de ciertos casos.

Conclusiones

El TEA (Trastorno del Espectro Autista) es un trastorno complejo con una etiología poco clara, probablemente derivado de una combinación de factores genéticos, ambientales y psicológicos. Los tratamientos actuales se centran principalmente en mejorar el comportamiento, la sociabilidad y la integración en los niños afectados. Las intervenciones farmacológicas a menudo están limitadas por efectos secundarios, y se centran típicamente en el manejo de comorbilidades.

Con la aprobación del cannabis medicinal, particularmente los productos basados en CBD (cannabidiol), en muchos países, el CBD ha surgido como una opción de tratamiento prometedora en numerosos casos, respaldada por las experiencias de primera mano de médicos como el Dr. Lins. Desafortunadamente, la falta de estudios clínicos en un número mayor de pacientes significa que, hasta la fecha, no es posible llegar a conclusiones definitivas para recomendar el CBD en casos de TEA.

Perspectivas de futuro

Aunque las pruebas anecdóticas y las experiencias individuales son prometedoras, es esencial disponer de pruebas científicas sólidas para la adopción generalizada y la integración de las terapias basadas en el CBD en la práctica médica habitual. 

El Manual de Principios de Cannabinología Clínica –del que se ha extraído este artículo– es un recurso en esta tarea, ya que ofrece una visión exhaustiva del potencial terapéutico de los cannabinoides. Tanto si eres un profesional de la salud en busca de conocimientos sobre el potencial terapéutico de los cannabinoides, este manual ofrece herramientas necesarias para una atención al paciente integral.

Nota: Este es un artículo informativo en base a las últimas investigaciones científicas. No tiene como objetivo prevenir, diagnosticar o tratar ninguna enfermedad. Su contenido puede complementar, pero nunca debe reemplazar, ningún diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Los productos de Cannactiva no son medicamentos y están destinados a uso externo. Los autores y Cannactiva no se hacen responsables del uso indebido de estas informaciones. Ten en cuenta que pueden existir nuevas evidencias científicas desde la fecha de publicación. Por todo ello, consulta a tu médico antes de usar CBD o si tienes dudas al respecto.

Referencias y más información
  1. Zamberletti, E., Gabaglio, M., Parolaro, D., 2017. The endocannabinoid system and autism spectrum disorders: insights from animal models. Int. J. Mol. Sci. 18, 1916.
  2. American Psychiatric Association, 2013. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th ed. American Psychiatric Association press, Washington, DC
  3. Jinan Zeidan, Eric Fombonne, Julie Scorah, et al. Global prevalence of autism: A systematic review update. Autism Res. 2022 May;15(5):778-790.
  4. M.C. Flores-Pajot, M. Ofner, M.T. Do, E. Lavigne, P.J. Villeneuve. Childhood autism spectrum disorders and exposure to nitrogen dioxide, and particulate matter air pollution: a review and meta-analysis. Environ. Res., 151 (2016), pp. 763-776
  5. T Gong, C Dalman, S Wicks, et al. Perinatal exposure to traffic-related air pollution and autism spectrum disorders. Environ Health Perspect, 125:119-126
  6. Guxens M, Ghassabian A, Gong T, Garcia-Esteban R, et al. Air pollution exposure during pregnancy and childhood autistic traits in four European population-based cohort studies: the ESCAPE Project. Environ Health Perspect 124:133-140;
  7. HeeKyoung Chun, Cheryl Leung, Shi Wu Wen, Judy McDonald, Hwashin H Shin. Maternal exposure to air pollution and risk of autism in children: A systematic review and meta-analysis. Environmental Pollution. Volume 256, January 2020, 113307
  8. Frédéric Dutheil, Aurélie Comptour, Roxane Morlon, et al. Autism spectrum disorder and air pollution: A systematic review and meta-analysis.Environ Pollut. 2021 Jun 1;278:116856.
  9. F Gorini, F Muratori, MA Morales. The role of heavy metal pollution in neurobehavioral disorders: a focus on autism. Review Journal of Autism and Developmental Disorders volume 1, pages 354-372 (2014)
  10. Adams, J. B., Audhya, T., McDonough-Means, S., Rubin, R. A., Quig, D., Geis, E., et al. (2012). Toxicological status of children with autism vs. neurotypical children and the association with autism severity. Biological Trace Element Research, 151(2), 171-180.
  11. Melissa DeFilippis, Karen Dineen Wagner. Treatment of Autism Spectrum Disorder in Children and Adolescents. Psychopharmacol Bull. 2016 Aug 15; 46(2): 18-41.
  12. Adi Aran, Dalit Cayam Rand. Cannabinoid treatment for the symptoms of autism spectrum disorder. Expert Opin Emerg Drugs. 2024 Jan 16:1-15.

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)