Publicado el

¿Qué efectos tiene el CBD? Todo lo que necesitas saber

Descubre el CBD y sus efectos

El CBD es un cannabinoide que se encuentra de forma natural en el cannabis y que no produce los efectos psicoactivos del THC. Esto significa que el CBD no te «coloca», sino que sus propiedades sobre el cuerpo y la mente son diferentes. Repasamos los efectos del CBD en el organismo y sus usos actuales en tratamientos médicos, así como sus posibles efectos adversos.

¿Qué es el CBD o cannabidiol?

El CBD, o cannabidiol, es uno de los componentes mayoritarios del cáñamo (Cannabis spp), y que también se encuentra en las plantas de marihuana. Se clasifica dentro del grupo de los cannabinoides, que son un tipo de moléculas características del cannabis. Existen más de 70 tipos de cannabinoides diferentes (1), que aparecen en distintas proporciones en cada planta de cannabis.

Los dos cannabinoides naturales más representativos del cannabis son el THC (o tetrahidrocannabinol), mayoritario en la marihuana, y el CBD. El THC es el responsable de los efectos psicoactivos (“colocón”) más conocidos o característicos de fumar hierba o hachís. En cambio, el CBD no produce este tipo de efectos mentales. Es más, de forma natural, el CBD interacciona con el THC y atenúa sus efectos psicoactivos, lo cual explica los diferentes efectos de distintas variedades de marihuana o hachís. Así, plantas de cannabis con mucho THC y poco CBD producirán efectos psicoactivos potentes. Por el contrario, el cannabis con mucho CBD y poco THC son más sedantes o tranquilizantes.

¿Cómo actúa el CBD en el organismo?

Los mecanismos de acción de los cannabinoides eran un misterio hasta la década de los 90 del siglo pasado. Entonces, se descubrió que el THC y el CBD eran capaces de unirse a unos receptores celulares específicos ejerciendo efectos en el organismo, descubriéndose así la existencia del sistema endocannabinoide en todos los vertebrados (SEC).

El descubrimiento del SEC planteaba una incógnita: se observó que los pingüinos, las sardinas y los zorros del desierto, todos ellos vertebrados, también presentaban receptores cannabinoides. Pero era imposible que esos animales tuvieran contacto con la planta del cannabis. Entonces, ¿Qué sentido biológico tenía la presencia de receptores cannabinoides en esos animales? A partir de ese razonamiento, los científicos se dieron cuenta de que todos los animales sintetizan, de forma natural, moléculas similares a las del cannabis, llamados endocannabinoides o cannabinoides endógenos. En este punto, se abrió una puerta sobre el estudio de qué funciones biológicas específicas cumplía el CBD, que no se había investigado hasta aquel momento.

El CBD es un componente del cannabis de efectos sutiles, que inicialmente pasó inadvertido por los investigadores. Actualmente se conoce su uso para diversas afecciones.

Efectos del CBD sobre el sistema endocannabinoide

Los estudios sobre el potencial terapéutico del cannabis comenzaron hacia 1970 y se centraron en el THC. En aquel momento, el CBD se consideraba un compuesto inerte y sin efectos terapéuticos. El descubrimiento de la acción específica del CBD sobre el sistema endocannabinoide, reactivó el interés de la comunidad científica por esta sustancia. Así, sólo recientemente se ha comenzado a estudiar las propiedades y aplicaciones medicinales del CBD, con sorprendentes resultados.

¿Qué efectos beneficiosos tiene el CBD?

Los estudios in vitro (en tejidos, órganos o cultivos celulares) y en animales de experimentación, muestran que el CBD tiene propiedades específicas como:

  • Antioxidantes.
  • Anticonvulsivante (antiepiléptico).
  • Neuroprotector.
  • Antiinflamatorio y analgésico.
  • Antibiótico (antibacteriano).
  • Inmunomodulador.
  • Ansiolítico, antidepresivo y antipsicótico.
Infografía sobre efectos del CBD
Posibles usos terapéuticos del CBD (infografía)

Posibles usos del CBD en tratamientos médicos

La investigación sobre las propiedades del CBD en humanos es muy reciente. Las enfermedades neurológicas como la epilepsia, la enfermedad de Parkinson y el Alzheimer (2-4) son las más estudiadas. También hay otras áreas en las que el CBD se está ensayando ya en humanos. Estos son algunos de los principales campos de investigación:

  • Problemas de Salud Mental: CBD para la ansiedad, psicosis, abuso de sustancias, trastorno obsesivo compulsivo, estrés postraumático (5)
  • Enfermedades de la piel: eczema, CBD para la psoriasis, picor y otras enfermedades inflamatorias cutáneas (6)
  • Dolor crónico (7)
  • Tratamiento de los síntomas asociados al cáncer (8)
  • Tratamiento de algunos tipos de cáncer (9)
  • Obesidad, diabetes y control de la glucemia (azúcar en sangre) (10)

La mayoría de los estudios en humanos han utilizado aceites de CBD y, en algunos casos, con CBD vaporizado.

¿Se utiliza ya el CBD en humanos para tratar alguna enfermedad?

Desde 2017, las propiedades antiepilépticas del CBD se han probado en dos síndromes epilépticos infantiles resistentes a otros tratamientos. La eficacia del CBD en el Síndrome de Dravet y de Lennox-Gastaut (11) ha sido tan evidente que, tanto en Europa como en EE.UU., se autorizó su uso médico mediante un procedimiento urgente. Epidiolex ® es el nombre comercial de un extracto purificado de aceite de cannabis sin THC y cantidades estables de CBD. Los resultados provisionales en otros tipos de epilepsia son prometedores (12).

¿Qué efectos adversos tiene el CBD?

Los efectos secundarios del CBD son, en la mayoría de los casos, poco frecuentes y leves. Estos datos proceden de ensayos clínicos a voluntarios sanos, en los que se ha llegado a administrar 6 gramos diarios de CBD durante una semana o 200-300 mg de CBD durante 4 meses (13-14) y de investigaciones en las que se ha evaluado como fármaco.

Los efectos secundarios del CBD son poco frecuentes y leves.

Los efectos secundarios descritos son diarrea, náuseas, disminución del apetito o cansancio. Este tipo de problemas suele aparecer al administrar dosis altas o en personas particularmente susceptibles a sus efectos.

¿Qué riesgos tiene a largo plazo el uso de CBD?

Los modelos animales de estudio que se suelen utilizar para estimar estos riesgos no indican que el CBD produzca daños o problemas significativos a largo plazo (15). Además, los estudios más antiguos con CBD en humanos tienen ya cuarenta años sin que se hayan comunicado efectos negativos a largo plazo.

Algunos consumidores habituales de dosis altas de cannabis pueden mostrar alteraciones moderadas en la memoria ejecutiva (la que se utiliza para aprender nuevos conceptos). Pero esta alteración neurológica desaparece tras unas semanas de abstinencia y guardan relación con los efectos del THC. El CBD, por el contrario, parece tener un efecto protector contra estos problemas (16).

¿Es posible intoxicarse con CBD?

El CBD es una sustancia muy segura incluso cuando se consume en dosis muy elevadas, de forma accidental o intencionada. Entre los pacientes en tratamiento con CBD monitorizados en ensayos clínicos a largo plazo no se ha comunicado ninguna incidencia de sobredosis o intoxicación en este sentido.

En los últimos 40 años, solo se ha notificado en todo el mundo un único caso de intoxicación aguda por CBD. Fue en 2020, cuando una mujer estadounidense acudió a un servicio de urgencias tras comerse dos paquetes enteros de gominolas de CBD, y fue dada de alta a las pocas horas (17).

¿Pueden tomar CBD las personas con problemas de hígado y riñón?

El hígado y el riñón transforman y eliminan del organismo los fármacos y otras sustancias. La insuficiencia hepática y la insuficiencia renal aparecen en algunas personas cuando esta función está disminuida por causas muy distintas (edad, infecciones, diabetes…). En estos casos, a veces es necesario modificar la dosis de CBD.

Los estudios disponibles nos indican que no es necesario modificar la dosis en pacientes con insuficiencia renal que utilizan CBD, incluso en casos muy graves (18). En el caso de insuficiencia hepática, este ajuste de dosis es necesario en los casos moderados y graves (19).

¿Se puede mezclar CBD con otros medicamentos?

Se sabe que los efectos de un antiepiléptico concreto, el clobazam, se potencian con el uso de CBD, facilitando la aparición de somnolencia excesiva en aquellos pacientes que utilizan ambos fármacos de forma simultánea. Es probable que este efecto sea extensivo a otros fármacos de la familia de las benzodiacepinas (fármacos utilizados en el tratamiento de la ansiedad como el diazepam, lorazepam, alprazolam…).

Los estudios disponibles indican que otros fármacos de muy distintas familias, como los antidepresivos (bupropión), fármacos para el colesterol (gemfibrozilo) y algunos más, podrían tener cierta interacción con el CBD. Aunque, en la práctica, es probable que su repercusión sea menos relevante. En caso de tomar medicación, se recomienda consultar con el facultativo antes de tomar CBD.

¿Qué dosis y frecuencia son adecuadas?

La dosis de CBD a utilizar es variable dependiendo del objetivo o la patología a tratar y debe ser prescrita por el médico especialista. El CBD puede atenuar ciertos síntomas o tratar determinadas enfermedades, pero es el facultativo quien debe realizar un diagnóstico y pautar el abordaje terapéutico más adecuado, a partir del estudio de cada caso particular.

En la mayoría de los ensayos clínicos en humanos se administran dosis diarias entre 200 y 400 mg de CBD, Este rango de dosis es el utilizado por ejemplo en epilepsia, dolor crónico o control de síntomas asociados a enfermedades tumorales.

Para el tratamiento de otras enfermedades como la esquizofrenia, los investigadores han utilizado dosis elevadas de CBD de hasta 1000 mg al día (1 gramo de CBD diario) durante 7 semanas (20).

Normalmente, se utiliza el aceite CBD sublingual. Para conseguir niveles estables a lo largo del día, suele recomendarse fraccionar la dosis en dos tomas (mañana y noche).

¿Puedo dejar de utilizar CBD de forma brusca?

La existencia de un síndrome de abstinencia asociado al cannabis es un asunto que aún genera controversia a día de hoy. Se considera que una minoría de usuarios habituales de hachís o marihuana fumados puede presentar síntomas leves si dejan de utilizarlo de un día para otro.

En el caso del CBD, se ha comprobado que su uso puede suspenderse en cualquier momento de forma completa sin que aparezca ningún síntoma de abstinencia o rebote (21).

El objetivo de este artículo es divulgativo y busca ofrecer información científica con un lenguaje comprensible para el público general. Su contenido puede complementar, pero nunca sustituir, el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad o síntoma. Antes de comenzar a tomar CBD, consulta con tu médico.

Referencias bibliográficas
  1. Andre CM, Hausman JF, Guerriero G. Cannabis sativa: The Plant of the Thousand and One Molecules. Front Plant Sci. 2016 Feb 4;7:19. doi: 10.3389/fpls.2016.00019. PMID: 26870049;
  2. Lattanzi S, Trinka E, Striano P, Rocchi C, Salvemini S, Silvestrini M, Brigo F. Highly Purified Cannabidiol for Epilepsy Treatment: A Systematic Review of Epileptic Conditions Beyond Dravet Syndrome and Lennox-Gastaut Syndrome. CNS Drugs. 2021 Mar;35(3):265-28
  3. Patricio F, Morales-Andrade AA, Patricio-Martínez A, Limón ID. Cannabidiol as a Therapeutic Target: Evidence of its Neuroprotective and Neuromodulatory Function in Parkinson’s Disease. Front Pharmacol. 2020;11:595635. Published 2020 Dec 15. doi:10.3389/fphar.2020.595635
  4. Li H, Liu Y, Tian D, et al. Overview of cannabidiol (CBD) and its analogues: Structures, biological activities, and neuroprotective mechanisms in epilepsy and Alzheimer’s disease. Eur J Med Chem. 2020;192:112163. doi:10.1016/j.ejmech.2020.112163
  5. Bonaccorso S, Ricciardi A, Zangani C, Chiappini S, Schifano F. Cannabidiol (CBD) use in psychiatric disorders: A systematic review. Neurotoxicology. 2019;74:282-298. doi:10.1016/j.neuro.2019.08.002
  6. Baswan SM, Klosner AE, Glynn K, et al. Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD) for Skin Health and Disorders. Clin Cosmet Investig Dermatol. 2020;13:927-942. doi:10.2147/CCID.S286411
  7. Boyaji, S., Merkow, J., Elman, R., Kaye, A. D., Yong, R. J., & Urman, R. D. (2020). The Role of Cannabidiol (CBD) in Chronic Pain Management: An Assessment of Current Evidence. Current pain and headache reports, 24(2), 4. https://doi.org/10.1007/s11916-020-0835-4
  8. Good P, Haywood A, Gogna G, Martin J, Yates P, Greer R, Hardy J. Oral medicinal cannabinoids to relieve symptom burden in the palliative care of patients with advanced cancer: a double-blind, placebo controlled, randomised clinical trial of efficacy and safety of cannabidiol (CBD). BMC Palliat Care. 2019 ;18(1):110. doi: 10.1186/s12904-019-0494-6..
  9. Pellati F, Borgonetti V, Brighenti V, Biagi M, Benvenuti S, Corsi L. Cannabis sativa L. and Nonpsychoactive Cannabinoids: Their Chemistry and Role against Oxidative Stress, Inflammation, and Cancer. Biomed Res Int. 2018 Dec 4;2018:1691428. doi: 10.1155/2018/1691428.
  10. Bielawiec P, Harasim-Symbor E, Chabowski A. Phytocannabinoids: Useful Drugs for the Treatment of Obesity? Special Focus on Cannabidiol. Front Endocrinol (Lausanne). 2020 Mar 4;11:114. doi: 10.3389/fendo.2020.00114.
  11. Talwar A, Estes E, Aparasu R, Reddy DS. Clinical efficacy and safety of cannabidiol for pediatric refractory epilepsy indications: A systematic review and meta-analysis. Exp Neurol. 2022;359:114238. doi:10.1016/j.expneurol.2022.114238
  12. Lattanzi S, Brigo F, Trinka E, Zaccara G, Cagnetti C, Del Giovane C, Silvestrini M. Efficacy and Safety of Cannabidiol in Epilepsy: A Systematic Review and Meta-Analysis. Drugs. 2018 Nov;78(17):1791-1804.
  13. Cunha JM, Carlini EA, Pereira AE, Ramos OL, Pimentel C, Gagliardi R, Sanvito WL, Lander N, Mechoulam R. Chronic administration of cannabidiol to healthy volunteers and epileptic patients. Pharmacology. 1980;21(3):175-85. doi: 10.1159/000137430.
  14. Taylor L, Gidal B, Blakey G, Tayo B, Morrison G. A Phase I, Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled, Single Ascending Dose, Multiple Dose, and Food Effect Trial of the Safety, Tolerability and Pharmacokinetics of Highly Purified Cannabidiol in Healthy Subjects. CNS Drugs. 2018 32:1053-1067. doi: 10.1007/s40263-018-0578-5.
  15. Land MH, Toth ML, MacNair L, Vanapalli SA, Lefever TW, Peters EN, Bonn-Miller MO. Effect of Cannabidiol on the Long-Term Toxicity and Lifespan in the Preclinical Model Caenorhabditis elegans. Cannabis Cannabinoid Res. 2021 Dec;6(6):522-527. doi: 10.1089/can.2020.0103.
  16. Broyd SJ, van Hell HH, Beale C, Yücel M, Solowij N. Acute and Chronic Effects of Cannabinoids on Human Cognition-A Systematic Review. Biol Psychiatry. 2016 Apr 1;79(7):557-67. doi: 10.1016/j.biopsych.2015.12.002.
  17. Bass J, Linz DR. A Case of Toxicity from Cannabidiol Gummy Ingestion. Cureus. 2020 Apr 12:e7688. doi: 10.7759/cureus.7688.
  18. Tayo B, Taylor L, Sahebkar F, Morrison G. A Phase I, Open-Label, Parallel-Group, Single-Dose Trial of the Pharmacokinetics, Safety, and Tolerability of Cannabidiol in Subjects with Mild to Severe Renal Impairment. Clin Pharmacokinet. 2020 ;59:747-755. doi: 10.1007/s40262-019-00841-6.
  19. Taylor L, Crockett J, Tayo B, Morrison G. A Phase 1, Open-Label, Parallel-Group, Single-Dose Trial of the Pharmacokinetics and Safety of Cannabidiol (CBD) in Subjects With Mild to Severe Hepatic Impairment. J Clin Pharmacol. 2019 ;59:1110-1119. doi: 10.1002/jcph.1412.
  20. McGuire P, Robson P, Cubala WJ, Vasile D, Morrison PD, Barron R, Taylor A, Wright S. Cannabidiol (CBD) as an Adjunctive Therapy in Schizophrenia: A Multicenter Randomized Controlled Trial. Am J Psychiatry. 2018 ;175:225-231.
  21. Taylor L, Crockett J, Tayo B, Checketts D, Sommerville K. Abrupt withdrawal of cannabidiol (CBD): A randomized trial. Epilepsy Behav. 2020;104(Pt A):106938. doi: 10.1016/j.yebeh.2020.106938.