¿Es realmente legal el cannabis en Malta?

Es legal el cannabis en Malta

La legalización maltesa: La cruda realidad de los fracasos del gobierno

Malta es el Estado miembro más pequeño de la Unión Europea, con sólo medio millón de habitantes. El pasado diciembre de 2021 se convirtió también en el primer país de la UE en legalizar el cannabis en algunas de sus formas para uso recreativo. ¿Cómo sucedió esto y cuál es la situación ahora, casi un año después de esta audaz medida?

Empecemos con el resumen de lo que ocurrió exactamente en diciembre del año pasado. Se legalizó el cultivo y la posesión de marihuana para uso personal y la posesión de hasta siete gramos en público para los mayores de 18 años. En casa se permitía cultivar hasta cuatro plantas de cannabis por hogar.

Clubes de cannabis legales en lugar de un mercado regulado

Aparte de permitir a la gente cultivar unas pocas plantas de cannabis en casa, se iba a permitir otra forma de actividad no comercial: la existencia de clubes de cannabis legales en los que los miembros pudieran cultivar la hierba para su propio uso y también para otros miembros. El mismo concepto está en marcha en países como España, y otros países han estado experimentando con él también (Bélgica, los Países Bajos), aunque en la mayoría de los lugares, estos clubes todavía operan en la zona legal gris.

La afiliación a los clubes debía limitarse a 500 personas y sólo se permitiría distribuir hasta 7 gramos al día a cada persona, con un máximo de 50 gramos al mes. Las asociaciones, que no deben estar situadas a menos de 250 metros de una escuela, también podían distribuir hasta 20 semillas al mes a cada miembro.

En el proyecto de ley original, no se mencionaba la creación de un mercado regulado con tiendas de cannabis y cultivadores comerciales con licencia como los que conocemos en Canadá, Colorado o California, posiblemente porque el Gobierno no quería provocar demasiado a las instituciones europeas.

Las trampas de los esfuerzos de legalización del cannabis en Malta 

Como sabemos, las cosas sobre el papel suelen tener un aspecto bastante diferente una vez que se aplican en la vida real, especialmente cuando se trata del cannabis. Desgraciadamente, la legalización maltesa resultó ser uno de esos casos.

La realidad golpea fuerte

En primer lugar, poco después de que se aprobara el proyecto de ley de legalización del cannabis, el gobierno maltés creó la Autoridad para el Uso Responsable del Cannabis (ARUC) y nombró a Mariella Dimech como directora. Pero hace apenas unas semanas, fue despedida repentinamente de su puesto porque el primer ministro Robert Abela se sintió frustrado por los retrasos en la creación del marco legal en el que los citados clubes podrían operar. Esto significa que hasta ahora no hay ningún club cannábico en Malta y que tampoco existen directrices de regulación para ellos.

Pero Dimech respondió diciendo que el gobierno la dejó sin recursos y sin personal, por lo que no pudo preparar ninguna de las regulaciones necesarias. Tras su despido, varias ONG maltesas criticaron al gobierno porque “las estructuras citadas en la ley destinadas a regular su uso (del cannabis) brillan por su total ausencia“. Según ellas, el gobierno parecía más interesado en legalizar el cannabis lo antes posible que en crear primero un organismo fuerte que creara normas y reglamentos adecuados para el sector emergente.

Nuevo director de la ARUC y a ver qué pasa ahora

La ARUC tiene ahora un nuevo director – Leonid McKay – que supervisó a las organizaciones que se oponen a las reformas del cannabis. Por ello, grupos locales pro-cannabis como Releaf califican su nombramiento de “insulto directo” a los esfuerzos de legalización y dicen no confiar en él.

El 14 de noviembre, el periódico Malta Independent publicó un mordaz editorial titulado “El fiasco de la legalización del cannabis” en el que criticaba a los diputados del gobierno por apresurar la votación de la legalización poco antes de las elecciones parlamentarias. “La promesa de tener un marco regulatorio en marcha para abril de este año fue rápidamente echada por tierra, y la última promesa es que todo estará en marcha a finales de este año”, se quejan desde la redacción de Malta Independent. “Tal y como están las cosas, al no existir un marco regulatorio, significa que ninguna de las asociaciones que habrían sido autorizadas para vender cannabis legalmente puede abrirse realmente“.

La situación sobre el terreno es, por tanto, bastante absurda: los adultos en Malta pueden consumir cannabis legalmente ahora, pero no tienen forma de obtenerlo legalmente (a menos que cultiven ellos mismos, lo que no todos pueden ni quieren). El objetivo original del gobierno, que era golpear el mercado negro y llevar a más gente a la legalidad, no se puede alcanzar y, en realidad, la inexistencia de regulaciones para los clubes está llevando a más gente al mercado negro.

Futuro de la legalización del cannabis en Malta

Esperemos que el gobierno admita sus errores y los corrija más pronto que tarde, aunque con el nuevo jefe de la Autoridad para el Uso Responsable del Cannabis muchos activistas malteses y expertos en drogas lo dudan. Y también preocupa que las grandes empresas de cannabis y sus grupos de presión presionen al gobierno para que ponga en marcha un mercado regulado aunque la situación de los clubes y el consumo personal no esté resuelta. 

* Nota editorial: Artículo adaptado al español de la versión original por Cannactiva.

¿Voy a encontrar clubes cannábicos si viajo a Malta?

Hasta ahora no hay ningún club cannábico en Malta y tampoco hay directrices de regulación para ellos. Por lo tanto, si estás de turismo en Malta, no te esperes encontrar, ni mucho menos, coffee shops como tiene Ámsterdam.

 

Lukas Hurt
Activista del cannabis | Periodista centrado en temas relacionados con el cannabis en Europa Central

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)