Bob Marley Y Su Conexión Con La Marihuana - Cannactiva

Bob Marley y la Marihuana: Canción de redención

Bob Marley, el icónico músico jamaicano, no solo dejó una huella indeleble en la historia de la música reggae, sino que también se convirtió en un defensor apasionado de la planta de cannabis y de la libertad. A través de sus canciones y de sus palabras, Marley propagó el pensamiento libre y sin prejuicios sobre esta planta en todo el mundo.

Para conmemorar el próximo aniversario de Bob Marley el día 6 de febrero, hoy en blog de Cannactiva, repasamos la biografía de Bob Marley: su relación con la marihuana, sus canciones y su influencia en la percepción del cannabis en la sociedad.

Bob Marley: La semilla del pensamiento libre y sin prejuicios sobre el cannabis

Con una campera Adidas roja y con sus rastas acomodadas para la posteridad, Bob Marley reflexiona mientras sobre su voz se escucha el canto de un grupo de pájaros. Por lo que se ve en la imagen de tv, es un día nublado, de fondo hay un río y árboles de gran altura. 

“Lo comprendes en un sentido, y de repente dices: marihuana, ¡la marihuana es una planta! Quiero decir, las plantas son buenas para todo. ¿Por qué esta gente que ‘quiere hacer el bien’ a todos, a cada uno, que se dice ‘gobernantes’ y que esto y que lo otro, por qué dicen que no debemos usar la planta?”.

Está en Nueva Zelanda, corre el año 1979 y el músico más importante de la historia de Jamaica, el hombre que globalizó y convirtió en moda universal el ritmo de una pequeña isla del Caribe, patea el globo contra el silencio que se forma sobre el tema tabú de una planta que es considerada droga. Ocho años antes, el presidente de Estados Unidos Richard Nixon declaraba que las drogas, incluyendo la marihuana, eran el Enemigo Número 1. Marley remata su idea: “Lo tengo siempre en mente y los escuchas decir ‘no debes fumar porque te convierte en un rebelde’. ¿Un rebelde contra qué?”

Bob Marley en Western Springs, Auckland, Nueva Zelanda, Abril 1979. Crédito: Bill Fairs
Bob Marley en Western Springs, Auckland, Nueva Zelanda, Abril 1979. Crédito: Bill Fairs

6 de febrero: Aniversario de Bob Marley

Robert Nesta Marley, que este 6 de febrero de 2024 hubiera cumplido 79 años de no haber sido arrasado por un cáncer a los 36, fue una especie de chamán cultural. Con la difusión fantástica de sus canciones reggae, con la llegada de su mítica personalidad a Europa, con el furor que causaron sus canciones en Norteamérica, el músico regó el mundo –como los vientos sobre el desierto– con la semilla del pensamiento libre y sin prejuicios sobre el cannabis.

Conexión religiosa de Marley con la marihuana y el rastafarismo

La de Marley con la planta es una experiencia religiosa, derivada de su fe en el rastafarismo, un movimiento espiritual originado en los barrios conurbanos de Kingstown, la capital jamaicana, a principios del siglo XX, con el centro de la creencia en África. Básicamente, este movimiento se basa en la idea de que el líder etíope Haile Salasi (conocido como Ra’s Tafari antes de subir al trono), quien se decía pertenecía a una dinastía descendiente del rey bíblico Salomón, era considerado el Mesías.

Uso sacramental del cannabis en la creencia rastafari

El uso sacramental de la planta de cannabis tiene miles de años. Religiones de las zonas de la India y China la incorporaron en su creencia mística por sus capacidades medicinales (desconocidas en esa época pre científica) y de ahí, de sus influencias hinduistas y panafricanas, se desprende el vínculo de los rastafaris con la marihuana, quienes sostienen el mito de que fue encontrada en el lugar de la tumba del Rey Salomón. Si bien no hay pruebas de esta creencia, para ellos el efecto del THC abre sus conciencias, mejora la conexión interna y te acerca a “Jah”, su dios.

Marley como figura espiritual y líder natural

Marley hizo de su arte una búsqueda religiosa. En su época, Jamaica experimentaba tensiones políticas y sociales, con fuertes desigualdades económicas, pobreza y violencia política. Marley se convirtió al rastafarismo, un movimiento religioso jamaicano que promovía la igualdad racial y el uso sacramental de la marihuana.

Se convirtió en la voz de los marginados de una pequeña isla y luego esa voz se expandió por el planeta. De hecho, el periodista y coleccionista estadounidense Roger Steffens, quizá su mejor biógrafo, explica el fenómeno basado en una teoría espiritual. 

En su libro “So Much Things to Say” (Tantas cosas por decir), muchos de los entrevistados que lo conocieron, lo retratan como una figura arquetípica del mito cristiano: un niño nacido pobre, hijo de un hombre blanco y una mujer negra, y discriminado, entonces, por los blancos y por los negros, que se convierte en una persona profundamente espiritual, un líder natural y, también, por qué no, en un profeta. “Sus shows en vivo comenzaron a parecerse a las reuniones de gospel con un predicador y su coro (femenino)”, escribe Steffens.

La evolución de Bob Marley & The Wailers

En 1963 cuando tenía 18 años, Marley se alió con Bunny Wailer y Peter Tosh para formar el grupo Wailing Wailers, al que se sumaron Junior BraithWaite y las coristas Beverly Kelso y Cherry Smith. Editaron el simple Simmer Down, una canción ska que retrataba a las bandas callejeras de Kingston. Poco después pasaron a llamarse The Wailers y un par de años más tarde, se convirtieron en Bob Marley & The Wailers

Con ese proyecto Bob llegó, en 1972, a Inglaterra y fue contratado por el pequeño sello Island Records, propiedad de un melómano jamaicano que vivía en Londres, Chris Blackwell. El empresario asegura que le dio 4.000 libras para que grabara un disco. “Nunca pensé que sacaría algo de aquello, pero a los cuatro meses volvió con Catch a fire”, explicó, sobre lo que sería el primer disco de Bob Marley & The Wailers en Europa, el big bang de la leyenda. 

El impacto de “Catch a Fire” en Europa

Las primeras 20.000 copias del vinilo original de 1973 fueron diseñadas por los artistas Rod Dyer y Bob Weiner para revestir mecheros Zippo. La parte superior del encendedor se abría y se podía extraer el disco. Pero la tecnología de la época no permitía fabricarlo a esta escala masiva, ya que iba a incrementar sensiblemente el precio, por lo que finalmente se eligió una foto para una portada más simple: un retrato de Marley fumando un porro

Los años 60 y 70 fueron una época de movimientos sociales, protestas y cambios políticos. Marley se convirtió en un símbolo de la lucha por la igualdad y la libertad, especialmente en relación con la lucha contra la opresión racial y la desigualdad económica.

La música de Bob Marley se convirtió en un símbolo de resistencia y lucha por la justicia social en todo el mundo, cambiando la percepción del cannabis como una planta asociada a la paz, la igualdad y la espiritualidad, en un momento en que ésta estaba fuertemente criminalizada como una droga ilegal y fuertemente prohibida.

El intento de asesinato de Marley y su llamamiento a la paz

En 1976 Marley sobrevivió increíblemente a brutal un intento de asesinato contra él y su banda (se presume que como consecuencia de su posición política pacifista en una Jamaica convulsionada). Una de las 86 balas que se dispararon rozó su pecho y se incrustó en su brazo. 

Dos días después del tiroteo, con las heridas abiertas, Bob apareció junto a su banda en el festival Smile Jamaica desde donde intentó, nuevamente, llamar a la paz. El concierto pasó a la historia y lo obligó a exiliarse primero en Nassau, Bahamas, y más tarde en Londres, donde se instaló durante un año y medio. Suficiente para cambiar su carrera y su vida, porque allí compuso y grabó dos discos esenciales en su obra descomunal: Exodus (1977), que narra justamente su exilio, y Kaya (1978), escrito al amor y (al amor por) la marihuana.

Kaya: Un álbum sobre la importancia del cannabis para los rastafaris

El ambiente musical de Kaya refleja un estado mental más pacífico y armonioso, más fácil de emparentar con los efectos marihuanos. Justamente porque estaba todo el día fumando porros, la policía arrestó a Marley durante sus días en Londres. El Tribunal de Magistrados de Marylebone lo declaró culpable de posesión el 4 de junio de 1977 y lo castigaron con una multa de 50 libras esterlinas. 

Kaya fue, sin dudas, una respuesta luminosa a las fuerzas de seguridad represivas del Reino Unido. “Discúlpame mientras enciendo mi porro / Dios mío, tengo que tomar impulso”, canta “Easy Skanking”, el tema de apertura de Kaya, de una cadencia tan suave que, de solo escucharlo, uno parece entrar en el viaje cannábico. 

En la canción que da título al álbum, “Kaya”, Marley dice que el porro le da un subidón  “que incluso toco el cielo”. Fue grabada originalmente en 1971, con producción del mago Lee Scratch Perry, cuando Marley aún no era la gran estrella que luego iba a ser. 

No se trata de una canción sobre la legalización sino más bien sobre la importancia que tiene “kaya” para los rastafaris: “Despertar y relajarse / la lluvia está cayendo / tiene que haber kaya ahora, tiene que haber kaya ahora, de la lluvia está cayendo / estoy muy colocado / Incluso toco el cielo por encima de la lluvia que cae / Me siento muy bien en mi barrio, por eso estoy aquí”.

“El cannabis era una parte importante de la espiritualidad de mi padre y su música. Lo veía como una herramienta para conectarse con lo divino y para promover la paz y la igualdad.”

Ziggy Marley, músico de reggae jamaicano e hijo de Bob Marley 

Kaya se convirtió en el álbum de temas originales de Marley que más alto llegó en las listas del Reino Unido, al alcanzar el puesto número 4. Algunos críticos en aquel momento sugirieron que Marley, de alguna manera, había canjeado sus convicciones políticas, supuestamente incondicionales, por la producción de un álbum emocionalmente más blando, con el fin de convertirse en popular. 

“Bob siempre defendió el derecho de las personas a usar la hierba. Creía que te hacía libre y que permitía ver las cosas desde una perspectiva más elevada.”

Peter Tosh, músico y compañero de Bob Marley en The Wailers

Sin embargo, Bob declaró a la revista Hot Press en el momento del lanzamiento del álbum, allá por 1978: “Nunca me gustó lo que realmente representa la política”, y agregó que las nuevas canciones “realmente no se alejan de nada, es música, no puede ser político todo el tiempo”.

La cuestión es que, aunque lo disimulara, Bob Marley siempre fue un hombre político. Por algo su rostro se convirtió en un ícono de la lucha de los pueblos, como el del Che Guevara.

“¿Un rebelde contra qué?”, se pregunta Bob en 1979. Más político que nunca, responde y da en la tecla: “Ellos tienen cosas materiales y quieren cautivar tu mente hasta que te dicen: ‘andá a trabajar y te daremos una pensión’. Y ellos se lo quedan todo. Entonces, la hierba te hace mirarte, y en vez de querer trabajar para un jefe, quieres ser el jefe, en plan ‘¿por qué tengo que rendirme ante esto?’ La planta te hace ver que eres tu propio jefe, eres dueño de ti mismo por primera vez. Haces lo que quieres, no te importa lo que la gente diga de ti”. Amén.

Bob Marley murió el 11 de mayo de 1981 en Miami, Florida. Tenía 36 años y sufría cáncer, un melanoma maligno que se originó en su pie izquierdo. A pesar de su diagnóstico en 1977, Marley no quiso someterse a una amputación, ya que eso era contrario a sus creencias rastafaris. Fue enterrado en su lugar de nacimiento, Nine Mile, en Jamaica. Su cuerpo fue colocado en un mausoleo con una guitarra Gibson Les Paul y una biblia. La ubicación exacta de su tumba es un secreto, quizás alguien le lleve, cada día, una flor de marihuana para celebrar su paso por el mundo de los vivos.

Fero Soriano
Periodista especializado en la historia del cannabis. Autor del libro "Marihuana, la historia. De Manuel Belgrano a las copas cannábicas". En poco más de dos décadas de periodismo, fue distinguido [...]

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)