Anandamida: el THC que produce nuestro cuerpo - Cannactiva

Anandamida: el THC que produce nuestro cuerpo

Anandamida, el THC del cuerpo

La anandamida es una molécula fascinante que nuestro cuerpo produce y que tiene una sorprendente similitud con el tetrahidrocannabinol (THC), el principal compuesto psicoactivo del cannabis. En el blog de Cannactiva, te explicamos qué es la anandamida, su función y sus beneficios, así como su relación con el cannabis.

¿Qué es la anandamida?

La anandamida es un neurotransmisor con una estructura molecular similar al THC. Su nombre proviene del sánscrito “ananda”, que significa “felicidad interna”, lo que refleja su papel en la modulación del estado de ánimo y las sensaciones de felicidad.

Descubierta en 1992 en el cerebro de los cerdos, la anandamida fue el primer endocannabinoide identificado de la historia, revelando que nuestro cuerpo produce sustancias similares a los cannabinoides del cannabis.

Su nombre técnico es N-araquidonoiletanolamina (AEA), y es un neurotransmisor lipídico que potencialmente podría formarse en cualquier célula del cuerpo, aunque se encuentra sobre todo en el cerebro.

¿Dónde se produce la anandamida?

Aunque técnicamente cualquier célula de nuestro cuerpo puede producir anandamida, se sintetiza en mayor cantidad en diferentes áreas del cerebro. Además, también se produce artificialmente en laboratorios, especialmente para su estudio en modelos experimentales para entender su potencial acción en el cuerpo humano.

Anandamida y el sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide (SEC) es un sistema de comunicación único en el cerebro y el cuerpo que afecta muchas funciones cruciales del cuerpo, y tiene como objetivo mantener su equilibrio. Dentro de este sistema endocannabinoide se encuentran los endocannabinoides como la anandamida, que son sustancias que produce el cuerpo con capacidad para unirse y activar los receptores cannabinoides y otras dianas celulares (1, 4).

La anandamida es un endocannabinoide que se une a los receptores cannabinoides CB1 del cerebro de manera similar al THC, influyendo en la memoria, el apetito, el estrés, la ansiedad y la inflamación.

La anandamida se une a los receptores cannabinoides CB1, distribuidos en distintas zonas del cerebro (5), de una forma muy similar a cómo lo hace el THC del cannabis.

¿Qué Efectos tiene la Anandamida en el Cuerpo?

Los endocannabinoides como la anandamida están relacionados con una gran variedad de procesos cerebrales, como la formación de la memoria, inducción del apetito, el estrés, la ansiedad y la inflamación (7-10).

Diferencias y similitudes entre anandamida, el CBD y el THC

La anandamida, el CBD (cannabidiol) y el THC pertenecen a la familia de los cannabinoides, pero difieren significativamente en su origen, función y efectos en el cuerpo humano.

La primera diferencia se encuentra en su origen. La anandamida se produce de forma natural en nuestro cuerpo, sobre todo en el cerebro, mientras que el CBD y el THC son producidos en los tricomas de la planta del cannabis. 

El THC y la anandamida se parecen en sus efectos. El componente psicoactivo de la marihuana y la anandamida son similares en que ambos se unen a los mismos receptores del cerebro (CB1), pero el THC lo hace de manera más directa y potente, lo que le permite tener un efecto psicoactivo (3, 6).

El CBD puede aumentar los niveles de anandamida en nuestro cuerpo.

El CBD, a diferencia de la anandamida y del THC, no se une directamente a los receptores cannabinoides, sino que actúa indirectamente mejorando los efectos de otras sustancias químicas del cerebro, incluyendo la serotonina y la anandamida.

Además, el CBD incrementa los niveles de anandamida en nuestro cuerpo, ya que inhibe la enzima que descompone la anandamida (24). De esta manera, el CBD, a través de la acción de la anandamida, puede actuar de forma indirecta en los receptores CB1.

Propiedades de la anandamida

La anandamida está vinculada a múltiples procesos cerebrales. Cuando existen enfermedades, el sistema endocannabinoide se encuentra en desequilibrio y alterado, con sobreexpresión de algunos receptores y de endocannabinoides como la anandamida. Por ello, que se encuentre más anandamida en caso de determinadas afecciones, o más receptores endocannabinoides, es resultado de la enfermedad, pero no viceversa.

Ampliar información: Enfermedades que se relacionan con desregulación de la anandamida

Los problemas en la regulación de la anandamida están relacionados con procesos patológicos, entre los cuales se encuentran:

Obesidad

La anandamida suele estar elevada en personas con obesidad y se relaciona con un aumento de apetito y falta de saciedad (11), lo cual no indica que la anandamida se pueda utilizar para incrementar el apetito, sino que es un biomarcador para la detección de obesidad. En el futuro, quizá se desarrolle alguna estrategia para reducir la anandamida en el organismo y combatir la obesidad.

Cáncer

Niveles elevados de anandamida se han encontrado en diferentes tipos de cáncer, como el cáncer de hígado, vejiga urinaria y cáncer de endometrio en humanos (12-15). En estudios preliminares, se ha observado que interrumpir la unión de la anandamida a los receptores CB1 y otros objetivos celulares puede reducir el desarrollo tumoral (15), pero aún se necesitan más estudios para afrontar este potencial terapéutico de la anandamida.

Cirrosis hepática

Los niveles de anandamida parecen estar elevados en la cirrosis hepática, ya que en esta condición médica existe una sobreexpresión de receptores CB1 en el hígado, lo cual no es normal. El bloqueo de los receptores CB1 a la unión de anandamida ha demostrado disminuir fibrosis y la hipertensión hepática, representando una estrategia potencial para el tratamiento de esta enfermedad (16, 17).

Neuroprotección

La anandamida parece encontrarse en cantidades elevadas en procesos neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple, en los cuales parece tener un efecto neuroprotector a través de la activación de los receptores cannabinoides CB1 y CB2 (18, 19) y de otras rutas involucradas en la inflamación neuronal (20). Aunque esto está en controversia, ya que el antagonismo del receptor CB1 puede reducir el daño cerebral, al menos en casos de isquemia cerebral (21).

Es importante aclarar que no por aumentar la anandamida a través de sustancias externas se provoca una enfermedad.

¿Se puede tomar anandamida?

Aunque la anandamida no está disponible como suplemento, ciertos alimentos y compuestos pueden aumentar sus niveles.

Se ha observado que el chocolate puede potenciar los efectos del cannabis debido a su naturaleza lipídica, incrementando los niveles de anandamida en nuestro cuerpo y quizás activando receptores cannabinoides (22).

El consumo de alimentos como el chocolate se asocia con efectos positivos, como la neuroprotección y la sensación de bienestar, ya que técnicamente la anandamida es como el THC del cerebro. 

El chocolate es rico en anandamida, el componente parecido al THC del cannabis que nos aporta felicidad.
El chocolate es rico en anandamida, el componente parecido a los cannabinoides, que nos aporta felicidad.

Además del chocolate, la leche contiene endocannabinoides, aunque no en cantidades suficientes para producir un efecto visible (23).

Otras sustancias pueden incrementar los niveles de anandamida en nuestro cuerpo, como el ya mencionado CBD o cannabidiol. El CBD inhibe la enzima que descompone la anandamida, que es la enzima endocannabinoide FAAH. De esta manera, el CBD, a través de la acción de la anandamida, puede actuar de forma indirecta sobre los receptores CB1.

Efectos secundarios de la anandamida

Al ser un compuesto natural, la anandamida en sí misma no suele provocar efectos secundarios adversos. Sin embargo, manipular los niveles de anandamida a través de sustancias externas (como el CBD) podría causar efectos inherentes a esas sustancias externas.

Conclusión

La anandamida desempeña un papel fundamental en nuestra sensación de bienestar y se está investigando para comprender mejor cómo aumentar naturalmente los niveles de la anandamida a través de componentes como el CBD, podría resultar en efectos beneficiosos para el organismo. ¡Seguiremos informando!

Referencias
  1. De Petrocellis, L., & Di Marzo, V. (2009). An introduction to the endocannabinoid system: from the early to the latest concepts. Best practice & research. Clinical endocrinology & metabolism, 23(1), 1–15. https://doi.org/10.1016/j.beem.2008.10.013
  2. Di Marzo, V., Fontana, A., Cadas, H., Schinelli, S., Cimino, G., Schwartz, J. C., & Piomelli, D. (1994). Formation and inactivation of endogenous cannabinoid anandamide in central neurons. Nature, 372(6507), 686–691. https://doi.org/10.1038/372686a0
  3. Devane, W. A., Hanus, L., Breuer, A., Pertwee, R. G., Stevenson, L. A., Griffin, G., Gibson, D., Mandelbaum, A., Etinger, A., & Mechoulam, R. (1992). Isolation and structure of a brain constituent that binds to the cannabinoid receptor. Science (New York, N.Y.), 258(5090), 1946–1949. https://doi.org/10.1126/science.1470919
  4. Pertwee R. G. (2008). Ligands that target cannabinoid receptors in the brain: from THC to anandamide and beyond. Addiction biology, 13(2), 147–159. https://doi.org/10.1111/j.1369-1600.2008.00108.x
  5. Mackie K. (2005). Distribution of cannabinoid receptors in the central and peripheral nervous system. Handbook of experimental pharmacology, (168), 299–325. https://doi.org/10.1007/3-540-26573-2_10
  6. Justinova, Z., Solinas, M., Tanda, G., Redhi, G. H., & Goldberg, S. R. (2005). The endogenous cannabinoid anandamide (AEA) and its synthetic analog R(+)-methanandamide are intravenously self-administered by squirrel monkeys. The Journal of neuroscience : the official journal of the Society for Neuroscience, 25(23), 5645–5650. https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.0951-05.2005
  7. Mizuno, I., & Matsuda, S. (2021). The role of endocannabinoids in consolidation, retrieval, reconsolidation, and extinction of fear memory. Pharmacological reports : PR, 73(4), 984–1003. https://doi.org/10.1007/s43440-021-00246-y
  8. Calignano, A., La Rana, G., Giuffrida, A., & Piomelli, D. (1998). Control of pain initiation by endogenous cannabinoids. Nature, 394(6690), 277–281. https://doi.org/10.1038/28393
  9. Williams, C. M., & Kirkham, T. C. (1999). Anandamide induces overeating: mediation by central cannabinoid (CB1) receptors. Psychopharmacology, 143(3), 315–317. https://doi.org/10.1007/s002130050953
  10. Lutz, B., Marsicano, G., Maldonado, R., & Hillard, C. J. (2015). The endocannabinoid system in guarding against fear, anxiety and stress. Nature reviews. Neuroscience, 16(12), 705–718. https://doi.org/10.1038/nrn4036
  11. Fanelli, F., Mezzullo, M., Repaci, A., Belluomo, I., Ibarra Gasparini, D., Di Dalmazi, G., Mastroroberto, M., Vicennati, V., Gambineri, A., Morselli-Labate, A. M., Pasquali, R., & Pagotto, U. (2018). Profiling plasma N-Acylethanolamine levels and their ratios as a biomarker of obesity and dysmetabolism. Molecular metabolism, 14, 82–94. https://doi.org/10.1016/j.molmet.2018.06.002
  12. Schmid, P. C., Wold, L. E., Krebsbach, R. J., Berdyshev, E. V., & Schmid, H. H. (2002). Anandamide and other N-acylethanolamines in human tumors. Lipids, 37(9), 907–912. https://doi.org/10.1007/s11745-002-0978-z
  13. Vago, R., Ravelli, A., Bettiga, A., Casati, S., Lavorgna, G., Benigni, F., Salonia, A., Montorsi, F., Orioli, M., Ciuffreda, P., & Ottria, R. (2020). Urine Endocannabinoids as Novel Non-Invasive Biomarkers for Bladder Cancer at Early Stage. Cancers, 12(4), 870. https://doi.org/10.3390/cancers12040870
  14. Ayakannu, T., Taylor, A. H., Marczylo, T. H., Maccarrone, M., & Konje, J. C. (2019). Identification of Novel Predictive Biomarkers for Endometrial Malignancies: N-Acylethanolamines. Frontiers in oncology, 9, 430. https://doi.org/10.3389/fonc.2019.00430
  15. 15.   Mukhopadhyay, B., Schuebel, K., Mukhopadhyay, P., Cinar, R., Godlewski, G., Xiong, K., Mackie, K., Lizak, M., Yuan, Q., Goldman, D., & Kunos, G. (2015). Cannabinoid receptor 1 promotes hepatocellular carcinoma initiation and progression through multiple mechanisms. Hepatology (Baltimore, Md.), 61(5), 1615–1626. https://doi.org/10.1002/hep.27686
  16. Teixeira-Clerc, F., Julien, B., Grenard, P., Tran Van Nhieu, J., Deveaux, V., Li, L., Serriere-Lanneau, V., Ledent, C., Mallat, A., & Lotersztajn, S. (2006). CB1 cannabinoid receptor antagonism: a new strategy for the treatment of liver fibrosis. Nature medicine, 12(6), 671–676. https://doi.org/10.1038/nm1421
  17. Domenicali, M., Ros, J., Fernández-Varo, G., Cejudo-Martín, P., Crespo, M., Morales-Ruiz, M., Briones, A. M., Campistol, J. M., Arroyo, V., Vila, E., Rodés, J., & Jiménez, W. (2005). Increased anandamide induced relaxation in mesenteric arteries of cirrhotic rats: role of cannabinoid and vanilloid receptors. Gut, 54(4), 522–527. https://doi.org/10.1136/gut.2004.051599
  18. Chiurchiù, V., van der Stelt, M., Centonze, D., & Maccarrone, M. (2018). The endocannabinoid system and its therapeutic exploitation in multiple sclerosis: Clues for other neuroinflammatory diseases. Progress in neurobiology, 160, 82–100. https://doi.org/10.1016/j.pneurobio.2017.10.007
  19. Gowran, A., Noonan, J., & Campbell, V. A. (2011). The multiplicity of action of cannabinoids: implications for treating neurodegeneration. CNS neuroscience & therapeutics, 17(6), 637–644. https://doi.org/10.1111/j.1755-5949.2010.00195.x
  20. Eljaschewitsch, E., Witting, A., Mawrin, C., Lee, T., Schmidt, P. M., Wolf, S., Hoertnagl, H., Raine, C. S., Schneider-Stock, R., Nitsch, R., & Ullrich, O. (2006). The endocannabinoid anandamide protects neurons during CNS inflammation by induction of MKP-1 in microglial cells. Neuron, 49(1), 67–79. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2005.11.027
  21. Zhang, M., Martin, B. R., Adler, M. W., Razdan, R. K., Ganea, D., & Tuma, R. F. (2008). Modulation of the balance between cannabinoid CB(1) and CB(2) receptor activation during cerebral ischemic/reperfusion injury. Neuroscience, 152(3), 753–760. https://doi.org/10.1016/j.neuroscience.2008.01.022
  22. di Tomaso, E., Beltramo, M., & Piomelli, D. (1996). Brain cannabinoids in chocolate. Nature, 382(6593), 677–678. https://doi.org/10.1038/382677a0
  23. Di Marzo, V., Sepe, N., De Petrocellis, L., Berger, A., Crozier, G., Fride, E., & Mechoulam, R. (1998). Trick or treat from food endocannabinoids?Nature, 396(6712), 636–637. https://doi.org/10.1038/25267
  24. Bisogno, T., Hanus, L., De Petrocellis, L., Tchilibon, S., Ponde, D. E., Brandi, I., Moriello, A. S., Davis, J. B., Mechoulam, R., & Di Marzo, V. (2001). Molecular targets for cannabidiol and its synthetic analogues: effect on vanilloid VR1 receptors and on the cellular uptake and enzymatic hydrolysis of anandamide. British journal of pharmacology, 134(4), 845–852. https://doi.org/10.1038/sj.bjp.0704327

Masha Burelo
Investigadora en cannabinoides | Doctoranda en Neurociencia

Mi Cesta0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
Podemos ayudarte?
Atención de Whatsapp (Lunes-Viernes/ 11am-18pm)